Es noticia
Menú
Bernardino León quiere “diálogo” y ‘tranquiliza’: “No vamos a invadir Marruecos”
  1. España
EL SECRETARIO GENERAL DE PRESIDENCIA ANALIZA LA GEOESTRATEGIA ESPAÑOLA

Bernardino León quiere “diálogo” y ‘tranquiliza’: “No vamos a invadir Marruecos”

“Tranquilícese, no vamos a invadir Marruecos”. Bernardino León, secretario general de Presidencia del Gobierno, soltó esta frase tras la insistencia de un ex militar de considerar

Foto: Bernardino León quiere “diálogo” y ‘tranquiliza’: “No vamos a invadir Marruecos”
Bernardino León quiere “diálogo” y ‘tranquiliza’: “No vamos a invadir Marruecos”

“Tranquilícese, no vamos a invadir Marruecos”. Bernardino León, secretario general de Presidencia del Gobierno, soltó esta frase tras la insistencia de un ex militar de considerar al país vecino como un enemigo. Este mando recordó cómo las tropas que él dirigía se retiraron del Sáhara español por la Marcha verde marroquí justo cuando Franco agonizaba. “¡Me duele España!”, exclamó el militar. Fue el viernes en la celebración de las III Jornadas de Seguridad y Defensa organizadas por el Real Club Mediterráneo de Málaga.

León tiene muy claro que el enfrentamiento no tiene cabida en la relación bilateral con el reino alauita, un país “con recursos muy limitados”. Y añadió: “Hay que esforzarnos por una política de cooperación común y contribuir a que Marruecos sea una verdadera Democracia”. En el conflicto del Sáhara, “el proceso de diálogo es la única solución” y para ello recordó los contactos entre el Frente Polisario y Marruecos. “Yo siempre he sido un gran defensor del Derecho de Autodeterminación del pueblo saharaui”.

Sobre Ceuta y Melilla subrayó que José Luis Rodríguez Zapatero había sido “el único presidente del Gobierno español” que ha visitado las dos ciudades autónomas. Pero no recordó que Adolfo Suárez sí estuvo en Ceuta, en visita oficial, en diciembre de 1980. Aznar recaló en la ciudad española sólo en acto electoral. González nunca la pisó en sus 14 años de Gobierno.

El ex secretario de Estado de Asuntos Exteriores desglosó los peligros a los que se enfrenta España. “La inmigración no es una amenaza, pero sí los países africanos en descomposición o fallidos de África occidental y que se encuentran en la miseria más absoluta: en Liberia, que conocí a principios de los noventa; la violencia endémica en Guinea-Bissau, Somalia, Sudán, Chad, República Centroafricana y Mauritania. También Mali y Níger que están muy cerca de ser fallidos”.

La lucha por el agua, el clima y la regresión democrática en algunos países también figuran entre las principales amenazas. La crisis más actual es la de los piratas en las aguas del Índico, un mar “tres veces más grande que el Mediterráneo”. “Ahora”, precisó León, “hay 12 barcos secuestrados. Un carguero chino lleno de contenedores y un barco de Reino Unido que lleva más tiempo allí que el Alakrana”.

En relación con este asunto, León también animó al auditorio a que visionara la película de Ridley Scott Black Hawk Derribado. La cinta retrata el grupo de soldados estadounidenses enviado a Mogadiscio, la capital de Somalia, en octubre de 1993, en una misión de Naciones Unidas para expulsar a los tenientes del caudillo somalí Mohamed Farrah Aidid. “Mogadiscio se convirtió en una batalla campal. Miles de personas no tienen nada que perder. Por eso, con el Alakrana no tenga ninguna duda que estamos haciendo todo lo posible. Hay que tratar las cosas con seriedad y nunca con frivolidad”, recordó, tras añadir que las situaciones siempre “son más complicadas de lo que parecen”.

“Tranquilícese, no vamos a invadir Marruecos”. Bernardino León, secretario general de Presidencia del Gobierno, soltó esta frase tras la insistencia de un ex militar de considerar al país vecino como un enemigo. Este mando recordó cómo las tropas que él dirigía se retiraron del Sáhara español por la Marcha verde marroquí justo cuando Franco agonizaba. “¡Me duele España!”, exclamó el militar. Fue el viernes en la celebración de las III Jornadas de Seguridad y Defensa organizadas por el Real Club Mediterráneo de Málaga.

Bernardino León Sáhara