Garzón apunta al sindicato abertzale LAB

La detención de la mayoría de los dirigentes abertzales en la sede guipuzcoana del sindicato LAB, donde, según la Policía, se habían celebrado ya varias reuniones,

Foto: Garzón apunta al sindicato abertzale LAB
Garzón apunta al sindicato abertzale LAB

La detención de la mayoría de los dirigentes abertzales en la sede guipuzcoana del sindicato LAB, donde, según la Policía, se habían celebrado ya varias reuniones, abre la duda sobre la disposición del juez Garzón a actuar contra el mismo. Desde que en 1998 iniciara su particular cruzada contra la denominada trama civil de ETA con el cierre del diario Egin, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional ha tenido en el punto de mira al citado sindicato y a su líder, Rafa Díez Usabiaga.

Usabiaga ya fue investigado en 2005 como presunto “cerebro” de la estrategia de “listas blancas” con la que Batasuna intentó esquivar su ilegalización para presentarse a las elecciones autonómicas vascas celebradas ese año.

En octubre de 2007 Garzón dirigió una operación policial en la localidad guipuzcoana de Segura que se saldó con la detención de veinticuatro personas acusados de intentar recomponer la Mesa Nacional de Batasuna. Unos meses más tarde, en febrero de 2008 detuvo a otras catorce personas por el mismo motivo. Entre la documentación incautada en la primera redada figuraba abundante documentación que utilizó para suspender las actividades del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV, EHAK su acrónimo en vasco) y de Acción Nacionalista Vasca (ANV) por sus vínculos con Batasuna. En un informe elaborado entonces por la Comisaría General de Información se apuntaba el vínculo de ambas formaciones con LAB, aunque las pruebas fueron consideradas insuficientes para actuar contra el sindicato.

Las fuentes nacionalistas consultadas creen que abordar la ilegalización de LAB “son palabras mayores”, aunque no la descartan. Según su hipótesis, que no se sustenta en datos reales, sino en un mero análisis de la situación, Etxerat, la organización de ayuda a los presos, puede ser el próximo objetivo judicial. El siguiente paso sería la retirada de la publicidad de Berria y Gara, los medios de comunicación que sirven de plataforma a los comunicados de ETA, y podría concluir  con LAB, aunque ésta última es una apuesta que presenta importantes dificultades legales. “Se trata de un sindicato con afiliación, con un organigrama. Es muy complicado, pero tal y como está la situación todo es posible”, añade un dirigente nacionalista.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios