SE SUSTRAJERON CIEN KILOS DEL CALABOZO DONDE SE CUSTODIABA

El robo de cocaína en la Comisaría de Sevilla se realizó durante meses sin que nadie se percatara

El policía Lars Sepúlveda Madsen, detenido por el robo de un centenar de kilos cocaína y heroína de las dependencias de la Jefatura Superior de Policía

Foto: El robo de cocaína en la Comisaría de Sevilla se realizó durante meses sin que nadie se percatara
El robo de cocaína en la Comisaría de Sevilla se realizó durante meses sin que nadie se percatara

El policía Lars Sepúlveda Madsen, detenido por el robo de un centenar de kilos cocaína y heroína de las dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Sevilla, sustrajo la droga de decenas de alijos intervenidos por la unidad a la que pertenecía. Durante meses, el agente cambió la droga por polvos de talco y la comercializó con la ayuda de otros dos detenidos. Su mujer fue también detenida el pasado domingo por su presunta implicación en el caso.

La droga robada estaba depositada en un calabozo de la Jefatura Superior de Policía de Sevilla habilitado para tal cometido, al no existir depósito judicial para su custodia. El calabozo en cuestión ha llegado a guardar 15.000 kilos de estupefacientes, producto de numerosos decomisos, a la espera de que los jueces ordenen su destrucción, según han asegurado a este diario fuentes policiales de la capital andaluza. Esta circunstancia facilitó que Lars Sepúlveda sustrajera la droga en pequeñas cantidades y la sustituyera por polvos de talco, con el convencimiento de que nadie se percataría del cambio porque los alijos ya habían sido previamente analizados para conocer su pureza y habían sido tasados a efectos judiciales. Una operación que las fuentes consultadas creen que tuvo que llevar a cabo durante meses para que pasara desapercibida.

Víctima de la casualidad.

La casualidad quiso, sin embargo, que las precauciones tomadas por el detenido se vinieran abajo cuando el abogado defensor de un traficante detenido en 2007 en el aeropuerto de Sevilla con cuatro kilos de cocaína reclamara un contraanálisis de la droga incautada a su cliente. Éste permitió descubrir que el estupefaciente no era tal, sino polvos de talco. A partir de ese momento se realizaron análisis de todos los alijos depositados en las dependencias policiales y se descubrió que alguien había “distraído” en torno a cien kilos de droga.

Las fuentes policiales consultadas aseguran que las sospechas recayeron desde un principio en el agente ahora detenido, que disfrutaba de un elevado nivel para sus discretos ingresos. En marzo del año pasado fue trasladado desde la Unidad de Droga y Crímen Organizado (Udyco) a la Brigada de Seguridad Ciudadana por problemas con sus compañeros, aunque no llegó a incorporarse a su nuevo destino porque solicitó una excedencia para dedicarse a la compraventa de barcos de recreo. Para entonces ya se había descubierto el robo de la droga y la Unidad de Asuntos Internos seguía su pista. Lars llevaba 16 años de servició, los siete últimos en la capital andaluza.

El almacenamiento durante meses en las dependencias de la Jefatura Superior de Sevilla de importantes cantidades de droga es criticada por las fuentes policiales consultadas, para las que una vez incautada, tasada y analizada bastaría con guardar una muestra como prueba y el resto destruirse con autorización judicial.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios