Es noticia
Menú
Roser Clavell, la 'protegida' de Carod, es la clave de las embajadas catalanas
  1. España
EN LA INDIA SE PRESENTÓ COMO MINISTRA DE LA GENERALITAT

Roser Clavell, la 'protegida' de Carod, es la clave de las embajadas catalanas

Hay políticos catalanes que reclaman más protagonismo del que tienen. Éste es el caso de Roser Clavell, viceconsejera de la Vicepresidencia de la Generalitat de Cataluña. Para

Foto: Roser Clavell, la 'protegida' de Carod, es la clave de las embajadas catalanas
Roser Clavell, la 'protegida' de Carod, es la clave de las embajadas catalanas

Hay políticos catalanes que reclaman más protagonismo del que tienen. Éste es el caso de Roser Clavell, viceconsejera de la Vicepresidencia de la Generalitat de Cataluña. Para muestra, un botón: durante su estancia en la India, como representante del Gobierno catalán en el funeral de Vicente Ferrer, Clavell provocó un controvertido episodio al presentarse ante una televisión del país como “ministra de la Generalitat de Cataluña”, unas palabras que dejaron estupefactos a los presentes, ya que de ministra nada de nada. De hecho, este cargo no es posible en una comunidad autónoma.

Más tarde, a su vuelta a Barcelona, se excusaría alegando que “es imposible traducir viceconsejera al inglés”. Roser Clavell, aunque poco conocida por la cámaras, es la mano derecha de Josep Lluís Carod-Rovira en el Departamento de la Vicepresidencia del Gobierno de la Generalitat, junto al secretario general del Departamento, Rafael Niubó. De hecho, cuando Carod declinó la responsabilidad de acudir al funeral en la India del cooperante Vicente Ferrer -lo que le acarreó centenares de críticas dentro y fuera del tripartito por la escasa representación institucional de Cataluña en el sepelio-, confió en Roser Clavell para representar a Cataluña en el extranjero. 

Clavell, sin embargo, tiene un valor añadido que la aupó al cargo que ocupa: es de un marcado carácter independentista y, además, militante de ERC. La viceconsejería fue un sillón creado por el propio Carod a medida para ella. Lo que es incontestable es que es la única viceconsejera que hay en la Generalitat, puesto que los demás departamentos carecen de esta figura. Es más: sólo pueden crear este cargo el propio presidente, José Montilla, o Carod-Rovira. 

Ideóloga de las embajadas catalanas

Carod se apoyó en Clavell, por su exitosa trayectoria en la lucha por colocar a Cataluña en el mundo como país, el objetivo principal del vicepresidente catalán dentro del Tripartito. De hecho, Clavell fue la secretaria de Asuntos Exteriores del Gobierno de la Generalitat antes de viceconsejera y ya por aquel entonces sus prioridades se centraban en trabajar para la internacionalización de la sociedad catalana y en potenciar su presencia y la de sus instituciones en el ámbito internacional. En realidad, su nuevo cargo es el de viceconsejera de Asuntos Exteriores y Cooperación. 

Con Clavell -que carece de cargo dentro de la estructura orgánica de ERC y está considera por sus compañeros de partido como “la protegida” de Carod- se fraguó el plan de abrir embajadas catalanas alrededor del mundo, un proyecto que se ha consolidado con la apertura de oficinas en ciudades tan importantes como París, Londres, Nueva York o Buenos Aires. 

La protegida de Carod compatibiliza también este cargo con la secretaría general del Patronato Catalunya-Món, un consorcio dedicado a la internacionalización de esta comunidad, que cuenta con un presupuesto oficial de la Generalitat de cerca de tres millones de euros para este 2009. Actualmente, dentro del tripartito, Clavell tiene como principales tareas coordinar e impulsar la acción exterior del Gobierno de Cataluña, funciones que para el Departamento de Vicepresidencia son “trascendentales, porque la internacionalización es la clave para el desarrollo social y económico del país”. 

Entre los logros de la viceconsejera, se encuentra la reunión que mantuvo con el ministro irlandés de Asuntos Europeos, Dick Roche, a principios de año. De esta reunión sacó futuras colaboraciones entre ambos gobiernos en materia de salud, inmigración, política lingüística e investigación biomédica, así como el compromiso de trabajar juntos en materia económica y en las relaciones bilaterales entre Cataluña e Irlanda.

Hay políticos catalanes que reclaman más protagonismo del que tienen. Éste es el caso de Roser Clavell, viceconsejera de la Vicepresidencia de la Generalitat de Cataluña. Para muestra, un botón: durante su estancia en la India, como representante del Gobierno catalán en el funeral de Vicente Ferrer, Clavell provocó un controvertido episodio al presentarse ante una televisión del país como “ministra de la Generalitat de Cataluña”, unas palabras que dejaron estupefactos a los presentes, ya que de ministra nada de nada. De hecho, este cargo no es posible en una comunidad autónoma.

Generalitat de Cataluña Josep Lluis Carod-Rovira