La Junta se enfrenta al Gobierno: exige que los chiringuitos andaluces estén abiertos todo el año

Atención: este puede ser el último verano para que se tome una caña o un tinto de verano a pie de playa. Los chiringuitos continúan con

Foto: La Junta se enfrenta al Gobierno: exige que los chiringuitos andaluces estén abiertos todo el año
La Junta se enfrenta al Gobierno: exige que los chiringuitos andaluces estén abiertos todo el año

Atención: este puede ser el último verano para que se tome una caña o un tinto de verano a pie de playa. Los chiringuitos continúan con la amenaza de cierre. Los empresarios de este sector en Andalucía están inquietos ante su futuro. El Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino (MARM) sigue empeñado en sacar a los chiringuitos fuera de la arena y ubicarlos a 300 metros de la playa. Sólo en la Costa del Sol hay contabilizados 400 chiringuitos que facturan 500 millones de euros y emplean a 20.000 personas. La Costa del Sol absorbe más del 50% de los chiringuitos de Andalucía.

Y la Junta de Andalucía ha dicho basta, hasta aquí puedo permitir, y no ha dudado en plantarle cara al Gobierno Central exigiendo que los chiringuitos andaluces estén abiertos todo el año y sigan en la playa, como así detalla el artículo 60 del reglamento de la Ley de Costas: “Únicamente se podrá permitir la ocupación del dominio público marítimo-terrestre para aquellas actividades o instalaciones que, por su naturaleza, no puedan tener otra ubicación”.

El consejero de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta, Luciano Alonso, exigió que los chiringuitos no sean temporales (entre el 15 de junio y el 15 de octubre, como pretende el Gobierno) y pidió a la Dirección General de Costas que no adoptara “ninguna decisión” hasta después del verano, tras argumentar la “defensa con pasión” de los chiringuitos como elemento indispensable del segmento turístico de sol y playa.

La Consejería de Turismo, que carece de competencias sobre los chiringuitos y las costas, pero que ha tomado este asunto como capital, ofrece también datos que explican la importancia de este sector. De los 26,1 millones de turistas que recibió Andalucía en 2008, 15 millones llegaron a la comunidad andaluz buscando destinos de sol y playa. Las pernoctaciones en el litoral suponen el 70% del total de estancias en Andalucía.

El Gobierno Central está adoptando, según fuentes de la Junta de Andalucía consultadas por El Confidencial, una “interpretación restrictiva de la ley, en vez de adoptar una solución global”. En la provincia de Huelva se han legalizado los chiringuitos de Ayamonte y no los de Punta Umbría. “¿Qué sentido tiene eso?”, señalan estas mismas fuentes.

Quien ha entrado en esta polémica es la diputada popular Celia Villalobos. Para la ex ministra la Dirección General de Costas está "intentando intoxicar" creando una comisión negociadora "para que pase el verano, cuando la presión es mayor, y en invierno seguir cerrando chiringuitos". Añadió: “Están aplicando la Ley y el Reglamento de Costas de manera arbitraria porque no ha habido modificaciones. Es una interpretación suya, ni de otros gobiernos ni del sector ni nuestra”.

El PP había pedido que Costas legalizara los chiringuitos que cumplen con todas las normativas y solicitó que se analizara uno a uno los que no cumplen la normativa para que se adaptaran a la ley. Ayer por la tarde el Gobierno informó que a finales de mes presentará sus propuestas a los empresarios del sector, aunque no precisó en qué consistirían.

Otro asunto, no menor, es la ubicación de las plataformas de hormigón de 2 x 2 metros para cocinar los espetos de sardinas. El Gobierno Central ha exigido una autorización, ahora, cuando la temporada alta turística está a punto de llegar. La Dirección General de Costas ha obligado al Ayuntamiento de Málaga a autorizar a los espeteros sólo hasta el 15 de septiembre.

El presidente de la Asociación de Empresarios de Playa de la provincia de Málaga, Miguel Arrabal, destacó a este diario que un chiringuitos sin sardinas no es chiringuito. “Será que las sardinas nos las conocían cuando entró en vigor la Ley de Costas”, ironizó. Arrabal advirtió que si las medidas que pretenden el Gobierno Central contra el sector se ponen finalmente en marcha 4.000 empleos se podrían perder.

“Nuestro planteamiento”, resaltó Arrabal, “es seguir luchando a muerte para que se den concesiones administrativas, porque si no siempre estaremos con este sinvivir. No queremos estar pendiente del director general de Costas, ni del jefe de Demarcación de Costas de cada provincia. Nos tienen sin dormir y con muchos dolores de cabeza”, reconoció el presidente de los chiringuiteros de la Costa del Sol.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios