Es noticia
Menú
La corte española de políticos, empresarios y artistas se rinde a la República francesa
  1. España
PUGNA POR CONSEGUIR UNA PLAZA EN LA CENA DE GALA

La corte española de políticos, empresarios y artistas se rinde a la República francesa

Sólo una visita a España de Barack Obama podría superar la gran expectación que ha desatado la presencia en Madrid de Nicolas Sarkozy y Carla Bruni.

Foto: La corte española de políticos, empresarios y artistas se rinde a la República francesa
La corte española de políticos, empresarios y artistas se rinde a la República francesa

Sólo una visita a España de Barack Obama podría superar la gran expectación que ha desatado la presencia en Madrid de Nicolas Sarkozy y Carla Bruni. La corte española se rindió al presidente de la República francesa y su mujer, que protagonizaron anoche una de las cenas de gala más exclusivas que se recuerdan en la capital. Figuras de la política, el mundo empresarial y cultural acompañaron a los reyes y a los Príncipes de Asturias en el banquete ofrecido a Sarkozy.

Una cena donde tener reservado un cubierto significaba ser alguien en los círculos de poder madrileños. Aunque siempre hay quien está tan seguro de su posición, que no necesita exhibirla, como la financiera Alicia Koplowitz, que renunció a su silla en el banquete. Entre las autoridades, acompañados de sus cónyuges, José Luis Rodríguez Zapatero, Javier Rojo, Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre o Alberto Ruiz-Gallardón. Junto a ellos, la vicepresidente económica, Elena Salgado; y los ministros Miguel Ángel Moratinos, Alfredo Pérez Rubalcaba, Cristina Garmendia y Ángeles González-Sinde.  

Por supuesto, representantes de la banca, como Emilio Botín (Santander) y Francisco González (BBVA), de las grandes empresas españolas, como Ignacio Polanco (Prisa), de las firmas francesas afincadas en España, y el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán. Pese a que era una de las estrellas invitadas, no se vio aparecer a Pedro Almodóvar, que ostenta la Legión de Honor francesa, aunque sí estuvieron el dramaturgo Josep María Flotats, el cocinero Juan Mari Arzak, y los artistas Eduardo Arroyo y Manuel Valdés. Asimismo, acudieron figuras relacionadas con el mundo de los toros, como Curro Romero y su mujer, Carmen Tello; y el matador de origen francés Sebastián Castella.  

El secretismo ensombreció el desarrollo del acto, ya que la Casa Real negó ayer a los medios de comunicación la lista oficial de invitados a la cena, incluso una vez terminada, así como detalles secundarios como el menú preparado para la ocasión. La Zarzuela también restringió el número de periodistas acreditados.

En el brindis, el Rey quiso dejar patente el momento dulce que viven las relaciones hispano-francesas. Pese a que la prensa gala publicó recientemente que Sarkozy había cuestionado la inteligencia de Zapatero, España logró una silla en la cumbre del G-20 gracias a la invitación de Francia, y el presidente español mantiene un profundo agradecimiento por ello.

Agradecimientos por la ‘silla’ del G-20

El rey Juan Carlos, según informó Efe, agradeció el esfuerzo de Sarkozy para que se reconozca el papel que España “puede y debe” desempeñar en la definición del nuevo orden económica mundial. El monarca calificó al presidente galo de “probado amigo de España”; y expresó el “profundo agradecimiento” de los españoles por la “ejemplar cooperación policial y judicial” de Francia, demostrada en los éxitos de la lucha antiterrorista y la delincuencia organizada. El Rey destacó que esta “acción coordinada” también es fundamental para superar la crisis económica y financiera.    

El carisma de Sarkozy, pero sobre todo, de Bruni, eclipsó la figura de Zapatero durante la primera jornada de la visita de Estado. El presidente español ha incrementado su actividad con proyección exterior para contrarrestar la erosión de su imagen, producto de la recesión económica. Tras recibir a Sarkozy, viajará el miércoles a Bruselas y Estrasburgo. Sin embargo, todas las miradas se centraron ayer en Bruni y su duelo estético con la princesa Letizia.

Está previsto que, tras los fastos y la visita al museo del Prado de ayer, este martes se convierta en una jornada con trascendencia política. La oportunidad de Zapatero de comparecer públicamente con Sarkozy, así como de los ministros de Asuntos Exteriores, Defensa, Interior, Fomento y Ciencia.

Sólo una visita a España de Barack Obama podría superar la gran expectación que ha desatado la presencia en Madrid de Nicolas Sarkozy y Carla Bruni. La corte española se rindió al presidente de la República francesa y su mujer, que protagonizaron anoche una de las cenas de gala más exclusivas que se recuerdan en la capital. Figuras de la política, el mundo empresarial y cultural acompañaron a los reyes y a los Príncipes de Asturias en el banquete ofrecido a Sarkozy.

Juan Carlos Escotet