Luis Pizarro será el ‘topo’ de Chaves en el Gobierno andaluz de Griñán
  1. España
EL VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO QUIERE SEGUIR CONTROLANDO LA JUNTA

Luis Pizarro será el ‘topo’ de Chaves en el Gobierno andaluz de Griñán

Es el vicesecretario general del PSOE andaluz. Y el nuevo consejero de Gobernación del Ejecutivo de José Griñán. Luis Pizarro también es quien ha controlado el

placeholder Foto: Luis Pizarro será el ‘topo’ de Chaves en el Gobierno andaluz de Griñán
Luis Pizarro será el ‘topo’ de Chaves en el Gobierno andaluz de Griñán

Es el vicesecretario general del PSOE andaluz. Y el nuevo consejero de Gobernación del Ejecutivo de José Griñán. Luis Pizarro también es quien ha controlado el partido desde su despacho de la calle San Vicente sevillana. Y ahora también otra misión: informar a Manuel Chaves de lo que se cuece en el Gobierno Griñán. Pizarro se convertirá en el topo oficial de Chaves. Hoy, en la celebración del primer Consejo de Gobierno, empezará su trabajo.

“Pizarro tendrá un posición privilegiada y no dudará en contarle a Chaves las claves de las decisiones políticas del Gobierno y lo que no se cuenta públicamente”, cuentan a El Confidencial fuentes socialistas andaluzas.

Y es que a pesar de que es ya bien conocida la íntima amistad de Griñán con Chaves, el nuevo presidente de la Junta de Andalucía está dispuesto a soltar amarras con el pasado, que se visualice con nitidez que es él quien manda y que el aparato político del partido no controla su acción de Gobierno.

La jugada maestra de Griñán, al proponer a Rosa Aguilar entrar en su Ejecutivo como consejera de Obras Públicas y Transportes,  fue consultada con Pizarro. Éste le pidió unos minutos para digerirla. Cuando Aguilar aceptó, el número 2 del PSOE andaluz llamó a Diego Valderas, coordinador de IU en Andalucía, para dejarle muy claro que la idea no había partido del partido, sino de Griñán. “Ha sido una idea de Pepe”, acertó a excusarse Pizarro, que no ve bien las intenciones del presidente de la Junta de incluir a independientes en la segunda línea de poder (viceconsejeros, directores generales).

El consejero de Gobernación (el mismo puesto que ejerció el fallecido Alfonso Perales) ha ejercido en el PSOE andaluz de azote oficial del PP. También ha controlado a los secretarios provinciales del partido y ahora ha logrado laminar, con la ayuda del presidente, todo el poder que había acumulado Gaspar Zarrías en la Junta de Andalucía, con el que vivía una guerra abierta para intentar colocar a sus discípulos políticos al frente del PSOE y/o de las instituciones.

Zarrías, gran derrotado

Zarrías ha perdido todas las batallas. No deseaba abandonar la Junta y no le ha quedado más remedio que hacerlo, aunque en las dos semanas de presidente de la Junta en funciones ha mantenido una activa agenda política. También quería Zarrías que Francisco Vallejo, ex consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, 13 años en el Gobierno de Chaves, continuara en el Ejecutivo y Griñán se negó.

Eso sí, avisa, su llegada a Madrid como secretario de Estado de Cooperación Territorial, junto al núcleo duro de Chaves en la administración andaluza, no tiene qué significar un abandono definitivo de su carrera política en el sur. Zarrías seguirá controlado el PSOE de Jaén, cantera de consejeras (María del Mar Moreno, Micaela Navarro).

El aterrizaje de Pizarro, de escasísima habilidad oratoria, en la Consejería de Gobernación colma una de sus ambiciones: entrar en la pomada de la Junta, en una comunidad con un presupuesto de 30.000 millones de euros y dejar en manos de Rafael Velasco, secretario de organización del PSOE-A, un treintañero político cordobés cada vez con más proyección, la refriega política contra el PP de Javier Arenas, que identifica a Griñán con Chaves.

Pizarro se estrenó como consejero prometiendo el cargo (sin citar cuál sería) no sobre el ejemplar de la Constitución, sino sobre un papel en el que se incluía el texto que debía decir. ¿Y qué hará, al margen de radiar a Chaves el making of de los Consejos de Gobierno? Griñán le ha encargado la descentralización autonómica: dar más cancha a las delegaciones del Gobierno en cada uno de las ocho provincias y propiciar más financiación de los ayuntamientos. Las corporaciones locales no se fían de esos objetivos.

José Antonio Griñán Manuel Chaves