‘Pinchazo’ de la manifestación por la independencia de Cataluña en Bruselas
  1. España

‘Pinchazo’ de la manifestación por la independencia de Cataluña en Bruselas

La expectativa creada a lo largo de esta última semana por la manifestación en Bruselas a favor de la independencia de Cataluña se ha quedado en

La expectativa creada a lo largo de esta última semana por la manifestación en Bruselas a favor de la independencia de Cataluña se ha quedado en poca cosa. La plataforma Diez mil en Bruselas por la Autodeterminación de la Nación Catalana no ha cumplido sus expectativas de reunir la cifra de 10.000 personas, ya que, según la policía belga, los participantes oscilaban entre los 2.900 y los 5.000. La cifra oficial es falsa, según los promotores de esta iniciativa, que aseguran haber superado con creces los 10.000 participantes.

 

La marcha, que empezó sobre las 9.30 de la mañana y que recorrió las calles bajo el lema “We want a catalan state”, se desarrolló de forma pacífica y festiva. Los manifestantes se armaron con banderas independentistas, alguna que otra ikurriña, banderas flamencas y carteles con efigies de políticos del europarlamento boca abajo, como la del socialista Raimon Obiols, el convergente Ignasi Guardans o el popular Alejo Vidal-Quadras, que a lo largo de la semana han mostrado su desacuerdo con la celebración de esta manifestación. Entre las consignas que se corearon, se pudo escuchar “Catalonia is not Spain” o “Independece for Catalonia”.

 

Presencia política

 

La manifestación tenía el apoyo de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y  de Convergencia Democràtica (CDC). Los republicanos enviaron en su representación a la portavoz parlamentaria en Cataluña, Anna Simó, al diputado Joan Tardà, a la catedrática Elisenda Paluzie y a su candidato a las próximas elecciones europeas, Oriol Junqueras. Los convergentes, sin embargo, estuvieron presentes con el responsable de la sectorial de Inigración, Àngel Colom, el jurista Alfons López Tena, los diputados Jordi Cuminal y Albert Batalla e incluso la cantante Núria Feliu, alineada con las tesis de CDC.

 

Los congregados en Bruselas también contaron con el apoyo de entidades internacionales y con el de distintos grupos sociales flamencos y valones. Pero, sin embargo, las simpatías más destacadas fueron las del Partido Nacionalista Escocés e incluso en el Playd Cymru de Gales.

 

Paralelamente a la manifestación en la capital belga, unas trescientas personas se congregaron con el mismo objetivo en la plaza de Sant Jaume de Barcelona, sede de la Generalitat de Calatuña.

 

Desmarque de Artur Mas

 

A pesar de la nutrida representación convergente, el presidente de CDC, Artur Mas, se desmarcó ayer de la protesta en la capital europea. Mas se limitó a decir que la inicitiva de este acto era de la “sociedad civil” y que la respetaba, pero sus prioridades son, hoy por hoy, conseguir el derecha a decidir temas como las infraestructuras o la financiación.

 

“La autodeterminación o la independencia son temas en los que hay gente que está a favor, y es muy legítimo, y hay gente que está en contra, y también es legítimo”, dijo el político catalán. Y añadió: “Yo defiendo el derecho democrático de toda sociedad, y lacatalana también, a decidir su futuro. Hemos de intentar aplicar este derecho a decidir sobre aquellos temas que más unen al país”.

 

El vicepresidente catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, por su parte, declaró en una visita institucional que “los ciudadanos de Cataluña tienen el derecho de manifestación pacífica aquí y donde sea y han de poder ejercerlo”. El Gobierno autonómico, dijo, “simplemente puede reconocer el derecho y respetarlo”.

 

Por contra la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, criticó la iniciativa de republicanos y convergentes, ya que, en su opinión, la cita de Bruselas manifiesta un claro desentendimiento de los problemas que más preocupan a los catalanes, como el paro o la crisis económica. Sánchez-Camacho fue especialemnte dura con CDC, de quien dijo que se está “radicalizando” y perdiendo “el norte” por haber enviado una representación oficial a la manifestación.