Venezuela acusa a la Casa de Real de "actitud poco seria" por desmentir que el príncipe lleve un mensaje a Chávez

El príncipe Felipe y Hugo Chávez, frente a frente. Es la instantánea más buscada de la toma de posesión de Cristina Fernández de Kirchner como presidenta

Foto: Venezuela acusa a la Casa de Real de actitud poco seria por desmentir que el príncipe lleve un mensaje a Chávez
Venezuela acusa a la Casa de Real de "actitud poco seria" por desmentir que el príncipe lleve un mensaje a Chávez
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    El príncipe Felipe y Hugo Chávez, frente a frente. Es la instantánea más buscada de la toma de posesión de Cristina Fernández de Kirchner como presidenta de Argentina y la que más rumores ha despertado a ambos lados del Atlántico. Sin embargo, desde la Casa Real se insiste en que no se ha programado ninguna reunión entre don Felipe y Chávez, y que el heredero no trasladará ningún mensaje del rey al presidente venezolano. Si hay saludo, será protocolario y fruto de las circunstancias del acto. Y es que don Felipe viaja para representar a España al más alto nivel, pero los asuntos políticos los deberá tratar la delegación del Ministerio de Asuntos Exteriores.

    Venezuela pidió ayer explicaciones a España por la actitud de la Casa Real, a la que acusa en un comunicado de adoptar "una actitud poco seria que resta credibilidad" al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. El Gobierno venezolano insiste en que las referencias a una reunión entre el príncipe don Felipe y Chávez surgieron de "un mensaje transmitido por el Canciller Español al Embajador Venezolano ante el Reino de España". En este sentido, e"cree necesaria una aclaratoria contundente", en vista de que Chávez "saludó públicamente lo que, en su momento, interpretó como un gesto positivo", añade la nota de la Cancillería venezolana.

    Fuentes del entorno de Zarzuela señalaron a El Confidencial que no hay que confundir un encuentro con una reunión, pese a que en ocasiones ambos términos son utilizados como sinónimos. Las mismas fuentes indicaron que el viaje se había preparado con normalidad, al margen de la expectativas creadas, y recordaron que es don Felipe, y no el rey, quien acude a las tomas de posesión en todo el mundo.

    Las hipótesis sobre una posible reunión cobraron vida el pasado miércoles, cuando Miguel Ángel Moratinos, ministro de Exteriores, se comunicó con el embajador de Venezuela en Madrid, Toro Hardy, para felicitarle por la celebración del referéndum en su país, en el que los venezolanos rechazaron la propuesta de reforma constitucional propuesta por el presidente. Los medios de comunicación se hicieron eco de una propuesta de Moratinos para organizar un encuentro informal entre el Príncipe y Chávez, que sirviera para normalizar las relaciones tras el célebre incidente de la última Cumbre Iberoamericana.

    Ese mismo día, Chávez confirmó que asistiría a la toma de posesión de Kirchner, y señaló que recibiría a don Felipe en Buenos Aires para que le entregara un mensaje personal del rey. Chávez ha manifestado en reiteradas ocasiones que don Juan Carlos debería disculparse por el “¿Por qué no te callas?” que le espetó cuando el venezolano se encontraba interrumpiendo a José Luís Rodríguez Zapatero.

    A partir de ese momento, se han sucedido los desmentidos del Gobierno y de la Casa Real. El último llegó de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que tras el consejo de ministros del viernes afirmó que “si el presidente de Venezuela asiste a esos actos puede haber un saludo protocolario, nada más”.

    Pero mientras en España se anunciaba y negaba la propuesta de reunión, Chávez continuó utilizando la polémica para ayudar a digerir su derrota en las urnas. El mandatario venezolano comienza a ver peligrar su posición predominante en la opinión pública después de que los ciudadanos tumbaran su deseo de poder presentarse ilimitadamente a la reelección; la escasez de leche y otros productos básicos continúe en las tiendas; y el general retirado y ex ministro de Defensa venezolano, Raúl Bauel, asegurara el viernes que la insistencia de Chávez en imponer su reforma constitucional “consumaría un golpe de Estado”.

    Desde Lisboa, Moratinos rechazó el sábado que haya diferencias ent

    España
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    16 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios