Ciudadano non grato en Marivent

Marejada en Mallorca. Las vacaciones del Rey han empezado muy moviditas en Marivent. El monarca se esperaba un verano tranquilo. Tras bautizar a su nieta Sofía

Foto: Ciudadano non grato en Marivent
Ciudadano non grato en Marivent

Marejada en Mallorca. Las vacaciones del Rey han empezado muy moviditas en Marivent. El monarca se esperaba un verano tranquilo. Tras bautizar a su nieta Sofía en Zarzuela llegaba el momento de sus regatas, su Copa -del Rey- de Vela (del 28 de julio al 5 de agosto), las cenas en el restaurante Flanigan de Puerto Portals y sus encuentros, siempre protocolarios, con Zapatero y el president del Govern. Esto es, un verano normal, como los que suele disfrutar en Mallorca desde hace más de 30 años.

Sin embargo, en apenas una semana, Don Juan Carlos ha visto cómo el verano de 2007 puede convertirse en uno de los más incómodos que recuerda. A la muerte del presidente del grupo Prisa, Jesús de Polanco, no amigo íntimo del monarca, pero muy apreciado por la Casa Real; la derrota en la Copa Brietling de su Bribón y el fallecimiento de su amigo Ignacio ‘Nachi’ Caro, compañero de regatas y puente de mando en el Fortuna, se le ha unido el asunto del secuestro del ejemplar de El Jueves. Y es que la decisión del juez Del Olmo no ha hecho mucha gracia en Marivent.

Pero lo que más ha fastidiado al Rey, mucho más que el affaire de El Jueves o la muerte de Caro o Polanco, han sido las declaraciones de Joan Lladó, líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en Baleares y conseller de Interior del Consell de Mallorca. Fiel a su postulado independentista, nada amigo de los Borbones, Lladó ha reivindicado el uso ciudadano de la residencia veraniega real: “Marivent podría servir para hacer muchas cosas en lugar de utilizarlo como lugar de vacaciones de una persona que no ha sido elegida por el pueblo”.

Marivent no es propiedad de la Familia Real. Tampoco del Estado. Ni siquiera de la comunidad autónoma. La finca era propiedad del pintor Juan de Saridakis, que vivió allí hasta su muerte. La calle Joan de Saridakis, que conduce hasta la Fundaciò Pilar i Joan Miró, se sitúa justo frente a la puerta principal del Palacio. En 1966, su viuda cedió el terreno a la Diputación Provincial con la condición de que allí se creara un museo y estuviera abierta al público.

Así se hizo hasta que en 1973 la Diputación (actual Consell de Mallorca) lo cedió a los entonces príncipes de Asturias (hoy reyes de España) como residencia veraniega. Al parecer, los descendientes de Saridakis llevaron a las autoridades a los tribunales por incumplir las condiciones de su cesión, y se les tuvo que devolver todo lo que había dentro perteneciente a la familia.

Lladó, uno de los famosos asaltantes en agosto de 2005 a la piscina del periodista Pedro J. Ramírez, en plena sintonía con el ideario defendido por los cachorros de ERC en las Islas, no se ha cortado un pelo a la hora de pronunciarse: “Las autoridades rinden vasallaje y sometimiento a la Familia Real que siempre han resultado nefastos para los intereses de los Países Catalanes”.

Tras estas declaraciones, no le ha quedado más remedio a la presidenta del Consell de Mallorca, Francina Armengol, que solicitar una audiencia con el Rey para lamentar las declaraciones de su subordinado en el Govern de la Isla. Por su parte, el president Francesc Antich ha dejado claro su “total respeto” a la institución que representa el Rey. “Es una muy buena noticia que pase un mes al año en Baleares junto a su familia, ya que se trata de un hecho que realza a nuestras Islas”.

Los hoteleros, en boca del presidente del Fomento del Turismo de Mallorca, Álvaro Middelmann, tampoco han tardado en lamentar las declaraciones de Lladó. En suma, se trata de la primera crisis entre los socios del PSOE-PSIB y ERC. Y todo con la Familia Real por medio. Hay quién piensa en la Isla que Don Juan Carlos sabe que no le quedan muchos años de veraneo en su Palacio

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
53 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios