Es noticia
Menú
Pena máxima para el asesino de Tomás y Valiente por la muerte de un empleado de Iberduero
  1. España

Pena máxima para el asesino de Tomás y Valiente por la muerte de un empleado de Iberduero

El juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez ha condenado con la pena máxima al etarra Jon Bienzobas por el asesinato del trabajador de Iberdruero

Foto: Pena máxima para el asesino de Tomás y Valiente por la muerte de un empleado de Iberduero
Pena máxima para el asesino de Tomás y Valiente por la muerte de un empleado de Iberduero

El juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez ha condenado con la pena máxima al etarra Jon Bienzobas por el asesinato del trabajador de Iberdruero Rafael Sebastián Flechoso. Se trata de la segunda condena de las mismas características para Bienzobas en pocas semanas, tras la sentencia por la muerte del catedrático y ex presidente Francisco Tomás y Valiente el pasado 17 de mayo.

El Tribunal dictamina una pena de 30 años de “reclusión mayor, con la accesoria de inhabilitación absoluta durante el tiempo de condena y la prohibición de volver al lugar del delito durante cinco años” tras su puesta en libertad, además de una indemnización para los herederos de San Sebastián Flechoso de 500.000 euros.

Jon Bienzobas abordó a Rafael San Sebastián en una cafetería de la localidad vizcaína de Getxo disparándole en tres ocasiones en la mañana del 10 de junio de 1990, causándole la muerte en el acto. El procesado accedió al establecimiento junto con otros miembros de ETA no identificados y la muerte fue reivindicada por la banda mediante un comunicado publicado en el diario Egin el 26 de junio.

Tal y como reza en la sentencia, fue el 7 de agosto del mismo año cuando Bienzobas, en unión con otros miembros de la organización terrorista, intentó robar en Lejona una furgoneta Nissan Vanette con matrícula BI-5849-AV. En ese momento fueron sorprendidos por la policía municipal que les pidió la identificación. Uno de ellos encañonó a un agente, lo que les permitió darse a la fuga abandonando el citado vehículo. El coche resultó ser propiedad de Miguel Bienzobas Valles, padre del etarra procesado, con documentación de su hijo.

Cerca del lugar de los hechos se halló una mochila con una granada de mano de fabricación casera “tipo ETA” y el revólver con el que se hicieron los disparos que mataron a Rafael San Sebastián Flechoso.

Asesinato de Tomás y Valiente

No iba a ser la última vez que Bienzobas disparaba a bocajarro sobre una víctima. El 14 de febrero de 1996 abordó al ex presidente del Tribunal Constitucional Francisco Tomás y Valiente en su propio despacho de la Universidad Autónoma de Madrid. Un asesinato con el agravando de alevosía porque se buscó el momento en el que la víctima se encontraba “sin posibilidad de defensa”. Según la sentencia del 17 de mayo, Tomás y Valiente se encontraba hablando por teléfono sin mirar a la puerta y al girarse, el etarra le disparó tres tiros en la cabeza.

En la vista oral por este asesinato, el etarra fue condenado igualmente a 30 años de prisión, sin embargo, fue absuelto de los delitos de incendio o estragos terroristas y de cuatro delitos de lesiones por los que también estaba acusado.

El juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez ha condenado con la pena máxima al etarra Jon Bienzobas por el asesinato del trabajador de Iberdruero Rafael Sebastián Flechoso. Se trata de la segunda condena de las mismas características para Bienzobas en pocas semanas, tras la sentencia por la muerte del catedrático y ex presidente Francisco Tomás y Valiente el pasado 17 de mayo.