Es noticia
Menú
Un fiscal ajeno al caso da carpetazo a la denuncia de irregulares en el servicio de salud de Tarragona
  1. España

Un fiscal ajeno al caso da carpetazo a la denuncia de irregulares en el servicio de salud de Tarragona

La Fiscalía de la Audiencia Provincial de Tarragona determinó la semana pasada archivar la denuncia de subcontrataciones irregulares por parte de altos cargos del Servicio de

La Fiscalía de la Audiencia Provincial de Tarragona determinó la semana pasada archivar la denuncia de subcontrataciones irregulares por parte de altos cargos del Servicio de Salud catalán, de la que se hizo eco este diario (ver noticia). Sin embargo, según funcionarios conocedores del proceso, la decisión no ha venido de la fiscal que en un principio iba a hacerse cargo del caso. El mismo fiscal jefe de dicho tribunal, Xavier Jou, ha sido quien ha dado el carpetazo. “La denuncia fue presentada ante una fiscal que estimó que a priori existían indicios de delito, pero luego el caso pasó a Jou”, argumentan las mencionadas fuentes.

Asimismo, pese a archivar el caso por la vía penal, el auto de la Fiscalía deja la puerta abierta a continuar por la vía administrativa. Pero el sindicato denunciante, CCOO, no va a continuar con la denuncia. Según explica a El Confidencial el secretario general de la Federación de Salud de este sindicato, Jaime Prost, “tuvimos conocimientos de unos hechos, los denunciamos, pero no hay ninguna intención de perseguir a nadie”. Ante esta rendición, Prost ha negado tajantemente que hayan recibido presiones, algo que no creen en el gremio de la salud tarraconense.

El mayor agravio formal ha sido, según miembros del sindicato, que la notificación de desestimación de la denuncia les ha llegado a ellos tres días más tarde de que la prensa local lo anunciara. El documento, al que ha tenido acceso este diario, tiene fecha de salida el día 7 de mayo de 2007 y esa misma mañana los medios tarraconenses airearon la información. A la parte interesada le llegó el 10 de mayo a las 10 de la mañana.

Previamente a la resolución de Xavier Jou, uno de los presuntamente implicados en la trama, Jordi Grifoll i Llorens, envió un correo electrónico a todos los miembros del Institut Catalá de la Salut exponiendo que tenía a disposición de cualquiera las explicaciones o documentación que fuera necesaria. Grifoll i Llorens es coordinador informático de Atención Primaria y dueño de la empresa privada de servicios informáticos Critics contratada por el Hospital público Joan XXIII. Paradójicamente, en el e-mail mencionado, hace alusión a las “calumnias” vertidas por la prensa “sobre su persona y sobre su empresa”, admitiendo así su relación con Critics.

Cae la cabeza de GiPSS

El que no se ha librado de la quema ha sido el gerente de la empresa pública Gestió i Prestació de Serveis de Salut (GiPSS), Lluis Bachs Cases, implicado en la denuncia desestimada por la Fiscalía y otra que sí sigue adelante por sus malas prácticas en el ejercicio de su cargo. Bachs Cases tiene en su haber varias sanciones por inspecciones de trabajo y está denunciado por nombrar a dedo a trabajadores y eludir sus responsabilidades en los problemas de higiene y seguridad laboral.

Oficialmente, Bachs Cases ha pedido un permiso de excedencia mientras que duran las investigaciones judiciales por la querella interpuesta por el Sindicat Agrupació de Metges i Infermeres de Catalunya. Mientras tanto, varios funcionarios del Servei de la Salut en Tarragona manifestaron a este diario su alivio ya que todos los días se levantan preguntándose: “¿Contra quién vamos a tener que trabajar hoy?”.

La Fiscalía de la Audiencia Provincial de Tarragona determinó la semana pasada archivar la denuncia de subcontrataciones irregulares por parte de altos cargos del Servicio de Salud catalán, de la que se hizo eco este diario (ver noticia). Sin embargo, según funcionarios conocedores del proceso, la decisión no ha venido de la fiscal que en un principio iba a hacerse cargo del caso. El mismo fiscal jefe de dicho tribunal, Xavier Jou, ha sido quien ha dado el carpetazo. “La denuncia fue presentada ante una fiscal que estimó que a priori existían indicios de delito, pero luego el caso pasó a Jou”, argumentan las mencionadas fuentes.

Antonio Catalán