La ‘teoría de la cucaracha’, el autismo y las majaderías
  1. España

La ‘teoría de la cucaracha’, el autismo y las majaderías

Ayer hubo ‘leña’ para todo el mundo. Por supuesto, Arenillas fue el gran objetivo de las declaraciones de Conthe, pero tampoco se salvaron de sus diatribas

Foto: La ‘teoría de la cucaracha’, el autismo y las majaderías
La ‘teoría de la cucaracha’, el autismo y las majaderías

Ayer hubo ‘leña’ para todo el mundo. Por supuesto, Arenillas fue el gran objetivo de las declaraciones de Conthe, pero tampoco se salvaron de sus diatribas su sustituto Julio Segura, Polanco (otro de los clásicos de Conthe), ni el mismísimo Solbes, pese a ser su amigo y protector en el Ejecutivo.

Antes de su llegada, los periodistas cruzaban apuestas sobre si Conthe haría declaraciones, y alguno con poca vista preguntaba “qué va a decir que no haya contado ya”. Pues vaya si había más. Conthe tenía ganas de ‘rajar’, como dicen los cronistas deportivos, y en cuanto vio a los informadores, se fue derecho hacia ellos con la excusa de despedirse: “En la rueda de prensa de la semana pasada no pude porque había muchos periodistas de Prisa que me dieron mucha caña”. Pero después de los apretones de manos y los besos, se quedó allí de pie con los brazos cruzados, esperando. Y claro, llegaron las preguntas.

Tras un par de fogueo –“¿A qué se va a dedicar ahora?” “Voy a terminar un libro que ya tenía casi hecho antes de llegar a la CNMV sobre paradojas matemáticas basado en un borrador de un amigo mío diplomático en Belgrado, etc. etc.”-, llegó la primera en la frente para Segura. Cuando le inquirieron por la famosa frase del discurso del nuevo presidente de la CNMV, en que le llamaba implícitamente “majadero” (el texto del discurso fue distribuido antes del acto), Conthe respondió que “es una frase brillante digna de un catedrático”. Y luego añadió que “Segura tiene la gran ventaja de que es amigo personal de Arenillas y tiene un gran influjo sobre él”. “Yo no lo tenía”, añadió con sorna.

Luego vino el bombazo del dossier de FG entregado por Moncloa a Arenillas, ante las caras de estupefacción de los reporteros y la desesperación de los de las cadenas de TV, que llamaban a sus cámaras que se encontraban en el salón donde iba a tomar posesión Segura. Éstos bajaron a la carrera y lo que era un pequeño corrillo se convirtió en un maremágnum digno de la Pantoja en el aeropuerto.

Las cucarachas nunca están solas

Sin duda, lo más gracioso que Conthe dijo sobre Arenillas fue la 'teoría de la cucaracha', desarrollada por alguna escuela de pensamiento norteamericana. Esta teoría consiste en que, "cuando ves una cucaracha, debes pensar que a lo mejor no está sola". Es decir, que si él sabe de un caso de flagrante falta de independencia del vicepresidente, es que seguramente habrá más, aunque reconoció que "es muy difícil tener pruebas tangibles de otros casos de presiones”.

También ironizó sobre los palos que le han llovido desde el Gobierno y la ‘nueva CNMV’ llamándole “autista” por criticar que Arenillas hablara por teléfono con Sebastián y Taguas: “No sé si fui un poco autista y estaba restringiendo la información, y si ir a buscar dossieres a Moncloa forma parte de esa necesidad de contrastar informaciones para tomar decisiones bien fundamentadas, pero yo creo que no”.

Hasta se puso un poco gallito: “En el Congreso, cuando dije lo de la falta de independencia de Arenillas, no hablaba de boquilla”. Respecto a Polanco, no quiso hacer demasiada sangre. Se limitó a decir que, después del ‘asunto FG’, “Prisa no me ha tratado con la imparcialidad que sería deseable”.

Ni siquiera Solbes se salvó de alguna puya. Un periodista le interrumpió para decirle, “señor Conthe, no haga como Solbes, que cuando dice algo interesante baja la voz para que no se le entienda”. Rápido de reflejos, el ex presidente replicó: “Por lo menos yo no me alejo de los micrófonos como él”. Genio y figura...

CNMV