La Fundación Anesvad se desmarca de su presidente y achaca los desajustes contables a una herencia

Con el presidente de Anesvad en la cárcel, la nueva Junta Rectora de la Fundación quiere poner tierra de por medio con respecto al anterior responsable

Foto: La Fundación Anesvad se desmarca de su presidente y achaca los desajustes contables a una herencia
La Fundación Anesvad se desmarca de su presidente y achaca los desajustes contables a una herencia
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    Con el presidente de Anesvad en la cárcel, la nueva Junta Rectora de la Fundación quiere poner tierra de por medio con respecto al anterior responsable y salir al paso de las informaciones en las que les acusaban de irregularidades contables y de utilizar fondos para fines nada solidarios.

    Según Anesvad, la Fundación recibió una herencia a mediados del mes de diciembre de 2005 de 8,4 millones de euros que desajustó el porcentaje destinado a los proyectos de cooperación. Es decir, si la Ley de Fundaciones obliga a destinar el 70% a los fines de la organización, al incluir este legado “se desequilibró ese porcentaje reduciéndolo al 51%”. Esto es lo que explica Anesvad a todos sus socios a través de una carta.

    Desde la organización aseguran que, a pesar de que por ley existen cuatro años para destinar esa partida, “ya está casi totalmente distribuida en los proyectos en los que actualmente tiene en marcha, sobre todo los de explotación infantil y lepra en países del Sur. Esto se verá reflejado en los próximos ejercicios”.

    Asimismo, en la carta a los socios, la organización se desmarca de la detención de su presidente, José Luis Gamarra Aranoa, el pasado 8 de marzo. “Nos ponemos en contacto con usted para informarle de que, en ningún caso, esta acusación pesa sobre nuestra organización, que nada tiene que ver con las acciones personales de Don José Luis Gamarra. Por ese motivo, Anesvad no se responsabiliza de sus actuaciones”.

    “Aunque sea inocente, el daño ya está hecho”

    Desde la sede de Anesvad en Bilbao insisten en que “no tenemos ni idea de por qué lo han detenido, nadie sabe nada y de lo que nos enteramos es por la prensa. Lo que sí nos ha dicho la Ertzaintza es que no tiene nada que ver ni con la organización ni con los empleados”. De momento, como sigue bajo secreto de sumario, aún se desconoce de qué se le acusa.

    En estos momentos, la fundación se organiza a través de una Junta Rectora provisional hasta que se vuelva a elegir otro presidente que, está vez, será sólo del patronato fundacional y no de la organización, como era hasta ahora. “Nuestra idea es que el señor Gamarra no vuelva, porque aunque sea inocente, el daño ya está hecho”, dicen los empleados. Eso sí, tendrá que ser el propio presidente quien dimita.

    España
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    3 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios