Es noticia
Menú
Banco Sabadell se enfrenta de nuevo a la 'maldición' del euro en bolsa
  1. Empresas
COTIZACIÓN

Banco Sabadell se enfrenta de nuevo a la 'maldición' del euro en bolsa

La entidad tiene cerca la barrera psicológica del euro por acción, que casi superó justo antes del covid y el inicio de la guerra de Ucrania. Su precio objetivo es de 1,1 euros

Foto: César González Bueno, consejero delegado de Banco Sabadell. (EFE/Pedro Puente Hoyos)
César González Bueno, consejero delegado de Banco Sabadell. (EFE/Pedro Puente Hoyos)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Banco Sabadell se acerca a una barrera psicológica en bolsa. Aunque sus directivos no fijen oficialmente ningún objetivo, el euro por acción supone una meta que la entidad intenta superar sin éxito desde hace cuatro años. Lograrlo sería la constatación de que ha funcionado el trabajo que lleva realizando el equipo del consejero delegado, César González Bueno, desde su llegada en marzo de 2021.

El reto se ve incluso con superstición en la entidad, ya que las dos veces que se han acercado recientemente a este umbral fueron en febrero de 2020, justo antes del confinamiento, y en febrero de este año, cuando estaba a punto de iniciarse la invasión de Ucrania por parte de los rusos.

Superado el susto inicial por la guerra, la entidad es la cotizada que mejor se comporta del Ibex 35 en el año, con una subida de casi el 50%, lo que le ha permitido situarse en los últimos días entre los 0,85 y 0,9 euros por acción. Lo que es más importante para el banco es que los analistas le ven recorrido para situarse cómodamente por encima del euro, con un precio objetivo medio de 1,1 euros.

Al margen de que se consiga o no este objetivo, la realidad es que los números del banco reflejan un cambio de 180 grados desde la llegada de González Bueno al puesto de consejero delegado, en marzo de 2021. Desde entonces, la cotización ha subido un 80% y la entidad se ha quitado el estigma de banco en problemas que llegó a tener en 2020, antes de su fusión frustrada con BBVA.

González Bueno ha explicado en más de una ocasión que los buenos resultados de la entidad son, en gran parte, fruto del trabajo sucio que realizaron sus predecesores, en especial el antiguo CEO, Jaime Guardiola, y el ex director financiero, Tomás Varela. Ambos dejaron el grupo catalán a comienzos de 2021, tras años de saneamiento de la cartera inmobiliaria en España y de la filial británica TSB, que fueron una losa en los años anteriores y generaron desconfianza ante inversores y supervisor (BCE). Eso, unido a que en 2020 se esperaba que el golpe del covid fuera especialmente intenso para las pymes, donde Sabadell es uno de los líderes del mercado, hizo casi insostenible la situación al frente de Sabadell.

Reseteo

Por ello, ha sido fundamental el cambio de cara que se ha producido con la llegada del banquero madrileño y el director financiero, Leopoldo Alvear. Ambos han hecho más creíble el trabajo realizado en los últimos años. Además, González Bueno ha llevado a cabo una reorganización interna y unos planes de ajuste que permiten al grupo estar mejor posicionado para las subidas de tipos.

Otro aspecto clave es lo que también suele repetir el consejero delegado: en estos casi dos años, en Sabadell no se ha encontrado nada raro, ningún muerto bajo la alfombra. Gracias a ello, ha podido calmar las aguas bursátiles y ante el BCE, al contrario de lo que ocurrió en Banco Popular a finales de 2016, con la llegada de Emilio Saracho, cuando el banquero de inversión anunció una posible ampliación de capital por la falta de provisiones en la cartera inmobiliaria.

placeholder Jaime Guardiola, ex-CEO de Sabadell (i), Josep Oliu, presidente (c), y César González Bueno, consejero delegado. (Sabadell)
Jaime Guardiola, ex-CEO de Sabadell (i), Josep Oliu, presidente (c), y César González Bueno, consejero delegado. (Sabadell)

Al margen de este giro, la entidad todavía tiene grandes retos en el futuro. Entre ellos, la menor rentabilidad frente a sus comparables, un pay out (porcentaje del beneficio que se distribuye entre los accionistas) más bajo y el temor a que la desaceleración se note más entre las pymes durante 2023. También tendrá que lidiar, como el resto de bancos, con el nuevo impuesto del Gobierno y la reforma del código de buenas prácticas para ayudar a hipotecados vulnerables.

Todo ello puede retrasar el gran objetivo de que su rentabilidad supere el coste de capital, que según las previsiones de la entidad se sitúa entre el 11% y el 12%. La meta actual de Sabadell es del 6%, que será superada ampliamente a final de año, con un RoTE (rentabilidad sobre capital tangible) de entre el 7% y el 8%. Por ello, el mercado espera que el grupo presidido por Josep Oliu presente nuevos objetivos a comienzos del próximo año.

Uno de los últimos informes que hay sobre Sabadell, de Alantra, valora sus acciones en 1,15 euros y ve una potencial rentabilidad del 8% en 2023, que sería del 10% sin el impuesto del Gobierno y las medidas de alivio para hipotecados. Estos cálculos coinciden al 100% con los de JP Morgan. González Bueno y su equipo tienen casi la obligación de superar estas previsiones, de lo contrario, la maldición del euro en bolsa seguirá presente a medio plazo.

Banco Sabadell se acerca a una barrera psicológica en bolsa. Aunque sus directivos no fijen oficialmente ningún objetivo, el euro por acción supone una meta que la entidad intenta superar sin éxito desde hace cuatro años. Lograrlo sería la constatación de que ha funcionado el trabajo que lleva realizando el equipo del consejero delegado, César González Bueno, desde su llegada en marzo de 2021.

Noticias Banco Sabadell Banca
El redactor recomienda