Es noticia
Menú
QEV Tech salva la nueva Nissan pese al portazo de Botín a la llamada de Maroto
  1. Empresas
ABANCA PONE EL DINERO

QEV Tech salva la nueva Nissan pese al portazo de Botín a la llamada de Maroto

La presidenta de Banco Santander, junto con BBVA y Bankinter, decidió este lunes no avalar el proyecto de QEV Tech en el que el Gobierno se ha implicado para salvar el Perte

Foto: La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE/Zipi)
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE/Zipi)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Reyes Maroto, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, se topó este lunes con un gran obstáculo para salvar sobre la campana el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) de la antigua planta de Nissan en Barcelona. Tras un intenso fin de semana de conversaciones a varias bandas, QEV Tech, la empresa ganadora de la subasta de los terrenos de multinacional japonesa chocó con Banco Santander, cuya presidenta, Ana Botín, rehusó la petición personal que le hizo la ministra para que le concediera los avales necesarios. Bankinter y BBVA también rechazaron la sugerencia de última hora del Gobierno.

Según indican fuentes próximas a las negociaciones, QEV Tech, que el pasado viernes ya tenía avales comprometidos por unos 51 millones de euros, consiguió que Abanca entrase en la operación, con una aportación adicional de 10 millones para sustituir la posición que inicialmente iba a cubrir Banco Santander. Dinero casi suficiente para armar una estructura financiera que le permita beneficiarse de la subvención de 100 millones procedentes de los fondos europeos que el Gobierno le había otorgado mediante el Perte del automóvil.

Según fuentes financieras, a cinco minutos para que expirase el plazo, QEV Tech y BTECH consiguieron avales por 65 millones de euros facilitados por Andbank, Caixabank, Avalis, Banco Sabadell y Abanca. Todo un éxito para la compañía y para el Gobierno.

Foto: El consejero delegado de QEV Technologies, Joan Orús. (EFE/Andreu Dalmau)

Con estos avales, más la financiación adicional de otros cerca de 100 millones aportados por el fondo de capital riesgo HIG, QEV Tech podrá arrancar un proyecto que incluye una inversión de hasta 300 millones de euros. El plan estratégico lo dirigirá Joan Orús, uno de los fundadores de la compañía, que acometerá una ampliación de capital de hasta 65 millones. Las familias Ybarra Careaga, del family office vasco Onchena (MásMóvil, Elecnor, Duro Felguera) y los Isidro, exdueños de Europac, tomarán hasta el 25% del capital de la nueva sociedad, mientras que la valenciana Power Electronics tendrá un 6% y el Banco Europeo de Inversiones, un 5,25%.

Tras el revés sufrido con Ford, que se rechazó las ayudas del Gobierno por considerarlas insuficientes, y el choque con Volkswagen, que amagó con dar marcha atrás a su planta de Sagunto (Castellón), Maroto se jugaba mucho ante la presión de la Comisión Europea por la lentitud en la adjudicación de los fondos Next Generation. Consciente de este envite, la proclamada como candidata a la alcaldía de Madrid en las próximas elecciones municipales tiró de galones para llamar a Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, y a Ana Botín, presidenta del Santander, para que arrimaran el hombro a un proyecto calificado de interés estratégico nacional.

Pero, mientras el banco catalán aportó su granito de arena, con avales por cinco millones, la entidad cántabra ha dado la espalda al Ejecutivo de Pedro Sánchez, que ha señalado en varias ocasiones a Botín como la enemiga de su Gobierno de coalición. En la rueda de prensa celebrada en julio para valorar la gestión de la primera parte del año, el presidente señaló que “he escuchado las críticas de Ana Botín y de Galán”. Para añadir con contundencia que, “si Botín y Galán protestan con los impuestos, es que vamos en la buena dirección”.

No solo Botín ha rehusado participar en la financiación de QEV Tech. Según fuentes financieras, Bankinter fue el primero en denegar la petición del Gobierno de entrar en esta operación, negativa liderada por Alfonso Botín, vicepresidente de la entidad. Tampoco BBVA ha querido saber nada de esta transacción. Otras fuentes indican que la precipitación del MInisterio de Industria, que llamó a los bancos la semana pasada, sin apenas tiempo para estudiar las condiciones y la viabilidad del proyecto, ha dificultado que las instituciones apoyaran la reindustralización de la nueva Nissan.

Reyes Maroto, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, se topó este lunes con un gran obstáculo para salvar sobre la campana el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) de la antigua planta de Nissan en Barcelona. Tras un intenso fin de semana de conversaciones a varias bandas, QEV Tech, la empresa ganadora de la subasta de los terrenos de multinacional japonesa chocó con Banco Santander, cuya presidenta, Ana Botín, rehusó la petición personal que le hizo la ministra para que le concediera los avales necesarios. Bankinter y BBVA también rechazaron la sugerencia de última hora del Gobierno.

Nissan Reyes Maroto
El redactor recomienda