Es noticia
Menú
El plan estrella del Gobierno para el coche eléctrico se tambalea por las dudas de VW
  1. Empresas
ATASCO EN EL PERTE VEC

El plan estrella del Gobierno para el coche eléctrico se tambalea por las dudas de VW

Problemas burocráticos limitan el alcance de ayudas. Industria, dispuesto a entregar 400 millones a SEAT, que quiere captar 800 millones para la gigafactoría de Sagunto y las plantas de Martorell y Navarra

Foto: El ex-CEO de Volkwagen Herbert Diess, con Pedro Sánchez, en Sagunto. (EFE/Biel Aliño)
El ex-CEO de Volkwagen Herbert Diess, con Pedro Sánchez, en Sagunto. (EFE/Biel Aliño)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El plan estrella del Gobierno para renovar la industria española del automóvil y facilitar su transición hacia la electrificación se tambalea. A la decisión de Ford Motor Company de renunciar a las ayudas de llamado Perte del Vehículo Eléctrico y Conectado (VEC) se sumó ayer la incertidumbre sobre el futuro del plan de inversiones de Volkswagen en España. La multinacional alemana está a la espera de conocer la cantidad exacta de fondos europeos de recuperación Next Generation que recibirá del Ministerio de Industria para tomar una decisión sobre su programa 'Future: Fast Forward', que contemplaba una inyección total de 10.000 millones y la construcción, entre otras iniciativas, de una gigafactoría en la localidad valenciana de Sagunto. Las dudas sobre el proyecto han desatado los nervios en Valencia. La compañía germana ni siquiera ha completado la compra de la parcela en Parc Sagunt.

Volkswagen, al igual que otras empresas del sector, lleva meses negociando con el Ministerio de Industria la forma de elevar la preasignación inicial de recursos propuesta en el proceso competitivo abierto para repartir el dinero del Perte. El Gobierno había reservado casi 3.000 millones de euros entre ayudas directas y préstamos blandos, pero la primera asignación apenas concedía 700 millones para todo el sector, sobre unos presupuestos de proyectos considerados 'financiables' de 1.760 millones, muy inferior a la demanda prevista. A Volkswagen le tocaban 167 millones de los casi 1.000 a los que aspiraba. Ahora reclama entre 700 u 800, y el Gobierno estima que solo está capacitado administrativamente para justificar cerca de 400 millones.

Algunas fuentes apuntan a las consultoras que asesoraron en la elaboración de documentación

La cuantía de posibles ayudas está tan por debajo de las expectativas que la ministra de Industria, Reyes Maroto, avanzó esta semana en una entrevista con ‘El Periódico de Aragón’ que el Gobierno está trabajando en "una segunda línea con el dinero que sobre", es decir, una convocatoria adicional corregida para dar entrada a proyectos que han quedado fuera. Habrá que ver la forma de encajarlo en los plazos de ejecución marcados por el mecanismo Next Generation, que fija los años 2025 y 2026 para tener realizados los proyectos. Pero lo que es evidente es que, si el Gobierno quiere dar el dinero y las empresas recibirlo, algo ha fallado en el proceso burocrático y de tramitación de la convocatoria.

Foto: Logo de Volkswagen. (Reuters/Fabian Bimmer)

El propio presidente Pedro Sánchez ha estado presente en los actos en los que Volkswagen ha anunciado sus grandes inversiones en España, tanto en Barcelona como en Sagunto. Allí coincidió en mayo con Herbert Diess, que fue relevado del puesto de máximo responsable de la multinacional alemana de forma sorpresiva el pasado mes de julio. Oliver Blume, procedente de Porsche, ha asumido el mando.

En el caso de Volkswagen, la cuantía del proyecto considerado financiable se cifraba en 362,4 millones de euros, muy por debajo de las previsiones. De estos, la primera asignación apenas otorgaba 167,3 millones, tras recibir por parte de la comisión de evaluación de la Secretaría General de Industria la peor puntuación de todos los proyectos admitidos, 62,2 puntos, frente a los 73,67 puntos, por ejemplo, de Renault, la mejor valorada.

El ministerio está dispuesto a entregar 400 millones a Volkswagen, que aspira a 700 u 800

A partir de la publicación de esa resolución, se abrió un periodo de alegaciones. Ford retiró su proyecto el último día del plazo para presentarlas argumentando que el Perte no encajaba en su cronograma de inversiones en España. Una decisión muy controvertida que, según fuentes del sector, generó mucha incertidumbre en el resto de aspirantes. Muchos de ellos han negociado mejoras en su asignación y la comisión de evaluación planeaba reunirse este mismo viernes o la semana que viene para dictar su resolución final.

Foto: Trabajadores montan vehículos en la fábrica de Seat en Martorell. (Reuters/Albert Gea)

La propietaria del grupo SEAT aspira a captar entre 700 y 800 millones, lejos de los 400 que baraja Industria. Las razones del desacuerdo en un plan en que el ministerio y la multinacional alemana han estado meses trabajando no están claras. Fuentes de Industria señalan que la intención es revisar con sumo cuidado las alegaciones para repartir el máximo de las ayudas posible. En su arranque, la compañía alemana pretendía recibir hasta 1.000 millones de euros en fondos públicos para financiar un plan de inversiones de 10.000 millones de euros que incluía una planta de fabricación de baterías en Sagunto y la renovación industrial de las plantas de Martorell (Barcelona) y Landaben (Navarra). En el entorno de la multinacional, siempre se ha interpretado que el Gobierno se había mostrado dispuesto a realizar ese desembolso.

Desde ámbitos cercanos al departamento de Maroto, se insinúan posibles deficiencias en la documentación presentada de muy difícil subsanación. Algunas fuentes sostienen que las empresas consultoras que han estado asesorando a Volkswagen no han acertado a la hora de exprimir los requisitos, lo que ha complicado las opciones de atender las alegaciones y elevar la dotación de fondos. La empresa germana tendrá que tomar una decisión sobre sus planes en España o esperar a la segunda ronda del Perte anunciada por Maroto, todavía sin fecha.

El Gobierno asegura que quiere entregar las máximas ayudas posibles

Desde el sector automovilístico admiten que la complejidad de las bases en las convocatorias para recibir los fondos europeos tiene buena parte de la culpa de la baja asignación que se está logrando. "Las exigencias de Bruselas son muy fuertes", reconocen, y es que desde Europa quieren que los fondos europeos que se den a las empresas estén plenamente justificados para los fines para los que se ideó el programa de reconstrucción tras la pandemia.

El Gobierno asignó en agosto provisionalmente algo más de 700 millones de euros de los casi 3.000 millones con que está dotado el Perte VEC. Es decir, un 23,6% del total. Desde la industria del automóvil, reconocen la voluntad de asignar la mayor cantidad de fondos, pero también entienden que la dificultad técnica, unida al hecho de que este Perte para la industria del automóvil era el primero y, por tanto, se ha caminado sin una guía previa, podría estar detrás de la baja asignación lograda.

Foto: Pedro Sánchez, en la clausura de la presentación del Perte aeroespacial en junio. (EFE) Opinión

Como ejemplo de esta dificultad, las fuentes consultadas ponen la exigencia de que cada proyecto lleve aparejado un conglomerado de pymes que se beneficien también de los fondos que lideran grandes multinacionales como SEAT. En un primer momento, el requisito era que un 40% de cada proyecto estuviera compuesto por pymes, pero posteriormente se rebajó dicha exigencia al 30%, ya que había muchas empresas de pequeño o mediano tamaño que decidieron bajarse ante la asfixia financiera que les hubiera supuesto cumplir con plazos y requisitos para recibir la subvención comunitaria.

El sector del automóvil admite la complejidad técnica del plan y las exigencias de Bruselas

Con todo este panorama, asociaciones del sector como Anfac han negociado con el Ministerio de Industria la posibilidad de convocar una segunda ronda de este Perte VEC. La idea es pulir errores burocráticos con la experiencia de este primer proyecto. El miedo, sin embargo, parte de que si se asignan mal los fondos y posteriormente Bruselas declara que no se cumplió con la diligencia debida, las autoridades comunitarias podrían abrir un expediente por ayuda de Estado incompatible con el mercado interior y que ello acabe en una petición de devolución de fondos. De ahí las cautelas.

En cualquier caso, el Gobierno ahora mismo está afanado en lograr la mayor asignación de fondos, cree el sector automovilístico. De hecho, buena parte de las esperanzas de crecimiento de PIB del Ministerio de Economía para el año que viene se deposita en la ejecución de estos fondos europeos. "Están haciendo un esfuerzo por asignar la mayor cantidad", reconocen fuentes del sector del automóvil. Una visión muy distinta de la que tenían otras empresas como Airbus, que a finales de 2021 acusó al Gobierno de falta de coordinación y desinterés.

Ximo Puig reclama una "solución"

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, confió en que el Gobierno de España y el grupo Volkswagen puedan alcanzar una "solución" sobre las ayudas del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica del Vehículo Eléctrico y Conectado (Perte VEC) y remarcó que la puesta en marcha de la gigafactoría de baterías de Sagunto (Valencia) es "fundamental para la Comunidad Valenciana y tractora también para España".

En declaraciones a los medios este jueves en Orihuela (Alicante), el jefe del Consell pidió, en todo caso, ser "respetuosos" con la decisión de Volkswagen, más aún en el momento actual, a la espera de la resolución definitiva de las ayudas del Perte VEC.

No obstante, Puig confió en que el Ejecutivo central y el grupo automovilístico puedan alcanzar una "mejor solución" y que, además, sea "en el tiempo más corto posible".

Por último, garantizó que la Generalitat estará siempre "en la mejor disposición" para que el proyecto de la gigafactoría de baterías de Sagunto "sea posible".

El plan estrella del Gobierno para renovar la industria española del automóvil y facilitar su transición hacia la electrificación se tambalea. A la decisión de Ford Motor Company de renunciar a las ayudas de llamado Perte del Vehículo Eléctrico y Conectado (VEC) se sumó ayer la incertidumbre sobre el futuro del plan de inversiones de Volkswagen en España. La multinacional alemana está a la espera de conocer la cantidad exacta de fondos europeos de recuperación Next Generation que recibirá del Ministerio de Industria para tomar una decisión sobre su programa 'Future: Fast Forward', que contemplaba una inyección total de 10.000 millones y la construcción, entre otras iniciativas, de una gigafactoría en la localidad valenciana de Sagunto. Las dudas sobre el proyecto han desatado los nervios en Valencia. La compañía germana ni siquiera ha completado la compra de la parcela en Parc Sagunt.

Reyes Maroto Pedro Sánchez Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda