Es noticia
Menú
La banca fija en las provisiones la línea roja para aumentar ayuda a los hipotecados
  1. Empresas
NEGOCIACIONES

La banca fija en las provisiones la línea roja para aumentar ayuda a los hipotecados

Los bancos exigen al Gobierno que cualquier propuesta para ayudar a familias vulnerables no les afecte en provisiones, en especial tras el impuesto de 3.000 millones que soportarán

Foto: Ana Botín, presidenta de Santander, y Carlos Torres, presidente de BBVA. (EFE/Luca Piergiovanni)
Ana Botín, presidenta de Santander, y Carlos Torres, presidente de BBVA. (EFE/Luca Piergiovanni)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las negociaciones entre los bancos y el Gobierno por las hipotecas vulnerables entran en la última fase, la más sensible. Este miércoles se conoció la propuesta que alinea los intereses de todas las entidades financieras, tanto las de la AEB (Asociación Española de Banca) como las de la Ceca (Confederación Española de Cajas de Ahorros). Pero el Gobierno les está pidiendo un impulso más para ofrecer una oferta más amplia de soluciones, lo que ha caído como una bomba en los despachos de los grandes bancos españoles.

Para las entidades consultadas por este medio, la prioridad número uno es ayudar a sus clientes ante los meses de incertidumbre que se ven en el horizonte. Pero la número dos es que esto no les genere un roto en sus cuentas, que se sumaría al que les ha provocado el Gobierno con el impuesto de 3.000 millones de euros que sufrirán en los dos próximos años.

Por eso, la negociación entre los bancos y el Gobierno se ha convertido en un debate casi quirúrgico. La inclusión de un tipo de medida parecida a las moratorias de 2020 obligaría a las entidades a provisionar grandes sumas, borrando prácticamente todos los efectos positivos de la subida de tipos de interés y descapitalizándose ante una recesión.

Foto: Ana Botín (i), presidenta de Santander, junto a la vicepresidenta Nadia Calviño (d). (EFE/Mariscal)

De ahí la solución intermedia que han encontrado las entidades, con una pequeña reforma del Código de Buenas Prácticas que dará acceso a más posibles afectados a su propuesta. Esta pasa por extender las hipotecas hasta cinco años más en caso de que el tipo variable se haya encarecido un 30% en los últimos meses y que la cuota represente un 40% de los ingresos de la familia. Esto dará la opción de pedir ayuda a las entidades a cerca de un 5% de los hipotecados españoles.

Discusión contable

La ventaja de esta alternativa para los bancos es que no obligaría a realizar grandes provisiones. Al contrario, los bancos podrían no tener que realizar ningún tipo de dotación, salvo para aquellos casos en que haya certeza de que ha habido un deterioro en el perfil de riesgo del cliente, según fuentes del mundo de la auditoría. Incluso en el peor extremo, los supervisores solo obligarían a pasar el crédito a 'Stage 2' o bajo vigilancia, en lugar de 'Stage 3' o dudoso. En el 'Stage 2', las dotaciones solo se realizan parcialmente.

Lo que nunca ha sido una alternativa ha sido que los reguladores y supervisores levanten la mano y les dejen no tener que provisionar por estas soluciones para familias con problemas, como ocurrió en 2020, tal y como publicó este medio. Desde la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) señalan que están "siguiendo de cerca la situación", pero no consideran "reintroducir las directrices sobre moratorias legislativas y no legislativas o medidas similares".

La EBA y el Banco Central Europeo se niegan a dar facilidades contables

"La situación del covid-19 provocó el cierre de las economías de la UE y las moratorias de pagos permitieron posponer los pagos hasta la reapertura de las economías. Actualmente, el riesgo de no reconocimiento de los prestatarios en dificultades también debe ser considerado, especialmente dados los efectos que hemos visto durante la última década como consecuencia de la morosidad en los balances bancarios", añaden.

En este escenario, los bancos reclaman al Gobierno que tenga en cuenta su situación y no les fuerce a poner en marcha medidas que les provoquen un gran agujero. Hay dudas sobre si la opción planteada por CaixaBank (congelar las cuotas de algunas hipotecas) podría tener este efecto. Todo apunta a que habrá una resolución a este rompecabezas en los próximos días, para que entre finales de mes y comienzos de noviembre el Gobierno y la banca anuncien la fumata blanca.

Las negociaciones entre los bancos y el Gobierno por las hipotecas vulnerables entran en la última fase, la más sensible. Este miércoles se conoció la propuesta que alinea los intereses de todas las entidades financieras, tanto las de la AEB (Asociación Española de Banca) como las de la Ceca (Confederación Española de Cajas de Ahorros). Pero el Gobierno les está pidiendo un impulso más para ofrecer una oferta más amplia de soluciones, lo que ha caído como una bomba en los despachos de los grandes bancos españoles.

Banca Mercado inmobiliario
El redactor recomienda