Es noticia
Menú
Las empresas del Ibex disparan sus inversiones pese a la amenaza de crisis
  1. Empresas
máximos en más de una década

Las empresas del Ibex disparan sus inversiones pese a la amenaza de crisis

Se espera que las 29 compañías no financieras del índice bursátil ejecuten en 2022 un gasto en capital de 46.777 millones de euros, cifra que representaría un incremento de hasta el 66%

Foto: Interior del Palacio de la Bolsa de Madrid. (EFE/Altea Ejido)
Interior del Palacio de la Bolsa de Madrid. (EFE/Altea Ejido)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los tambores de recesión ya resuenan a las puertas de las grandes economías internacionales. La crisis energética desatada tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia ha creado un cóctel dañino de fuerte inflación y limitaciones productivas que amenaza con truncar de forma prematura la recuperación producida tras el 'shock' del coronavirus.

España no es ni mucho menos una excepción en esta dinámica. La economía nacional cuenta con una serie de factores —una recuperación retardada, la menor dependencia de suministros energéticos rusos y la fortaleza del turismo— que le han permitido hasta la fecha capear con mayor entereza las dificultades generadas por la crisis, pero algunas señales de debilidad permiten atisbar que los vaticinios de un otoño negro para el país no están faltos de argumentos. Esta situación, obviamente, está haciendo mella en la confianza de las empresas españolas, como muestran los últimos datos del INE, que reflejan que ya son más las empresas que esperan un empeoramiento de la situación en los próximos meses que las que apuestan por lo contrario. En estas circunstancias, los datos oficiales más recientes ya mostraban cierta parálisis de la inversión empresarial en España.

Foto: Imagen de una fábrica de casas prefabricadas en Toledo. (EFE/Ismael Herrero)

Una imagen que, no obstante, contrasta de forma marcada con la que transmiten actualmente las empresas del Ibex, que apuntan hacia un brusco incremento de sus inversiones productivas durante 2022. Esta disparidad puede deberse tanto a que, por sus propias características, las pequeñas empresas han activado una estrategia de cautela mucho antes que las grandes corporaciones como a la posibilidad de que gran parte de las inversiones proyectadas por el Ibex tengan como escenario otras jurisdicciones.

Sea como fuere, lo cierto es que, cuando ya la práctica totalidad del índice ha hecho públicas sus cifras de la primera mitad del año, las estimaciones del consenso de analistas recopiladas por Bloomberg proyectan que las 29 compañías no financieras del Ibex ejecutarán un gasto en capital ('capex') de 46.777 millones de euros, cifra que representaría un incremento de hasta el 66% respecto a los 28.866 millones que se destinaron a este concepto el año anterior. De hecho, se trataría de la cifra de inversiones más elevada en más de una década, según los registros de Bloomberg.

Existe una amplia serie de factores que explicarían este ‘boom’ de las inversiones incluso en un escenario de incertidumbre económica como el actual. Y entre ellas ocupa un lugar clave la congelación de inversiones que ha tenido lugar en los últimos años, a causa del impacto de la pandemia del coronavirus y sus secuelas. No en vano, ya a inicios del año pasado se vaticinó un fuerte incremento de la inversión que posteriormente quedaría muy por debajo de las expectativas, ante la persistencia del virus y las dificultades de suministros que tuvieron que afrontar numerosas industrias.

El año pasado se vaticinó un aumento de la inversión que al final decepcionó

Acciona Energía, por ejemplo, es una de las compañías del Ibex que han explicado en sus cuentas recientes que su volumen de 'capex' en el primer semestre se vio engordado por inversiones que habían quedado pendientes por la crisis del coronavirus. En total, casi cuatro de cada 10 euros destinados a esta partida respondían a este retraso, según detalla la compañía.

En la misma línea se puede entender el notable esfuerzo de inversión realizado por IAG. Tras dos años de actividad limitada por la incidencia de la pandemia, el 'holding' aéreo que agrupa aerolíneas como British Airways, Iberia o Vueling ha visto en 2022 una normalización de su negocio que le ha obligado a realizar importantes gastos para adaptarse. La compañía reportó al cierre del primer semestre un volumen bruto de inversiones de capital por valor de 2.100 millones de euros, siete veces más que en el mismo periodo del año anterior.

"Casi el 90% de este 'capex', 1.900 millones de euros, se relaciona con el 'capex' de la flota, que refleja en gran medida la entrega de 13 aviones en el semestre, incluidos siete aviones de fuselaje ancho a medida que reconstruimos nuestra flota a los niveles previos a la pandemia, y un poco más de la cuarta parte del 'capex' de la flota se relaciona con pagos previos a la entrega, algunos de los cuales se retrasaron entre 2020 y 2021", explicó Nicholas Cadbury, CFO del grupo, durante la presentación de las cuentas.

La del 'capex' es una partida muy sensible a las incertidumbres macroeconómicas o regulatorias, ya que las empresas suelen requerir unos niveles mínimos de visibilidad sobre las perspectivas de su negocio a la hora de acometer inversiones de cierto calado. Es por eso que algunas firmas de análisis consideran que las previsiones actuales sobre inversiones empresariales en 2022 podrían resultar excesivas, una vez que el progresivo deterioro de la actividad económica debería motivar una actitud más cauta por parte de los gestores corporativos. “Lograr un crecimiento salarial muy alto y sostenido sin reducir la demanda laboral o el gasto de capital parece difícil”, advertía en una nota reciente el equipo de analistas para Europa de Bank of America.

ArcelorMittal es una de las compañías que señalaron durante la presentación de sus cuentas del primer semestre un recorte de sus objetivos de 'capex' para el año. Si previamente había poyectado una inversión de 4.500 millones de dólares, esta cifra se ha reducido ahora a 4.200 millones. "La reducción en la orientación refleja la adecuación en el ritmo del gasto de capital de caja, el gasto de capital retrasado en proyectos estratégicos en Brasil y una menor actividad, incluida Ucrania", explicó el grupo en su presentación.

Sin embargo, también pueden percibirse motivaciones estructurales que justifican un esfuerzo inversor más allá de la coyuntura económica y que también pueden servir para explicar, al menos en parte, la resiliencia de los mercados laborales globales a la desaceleración del crecimiento. Se trata de la necesidad a la que se enfrentan muchas empresas de adaptar sus modelos de negocio a las principales macrotendencias globales, como son la transición energética o la digitalización.

Foto: Hugo Arévalo. (EC)

Estos impulsores de la inversión a nivel global son fácilmente perceptibles en la industria del automóvil, donde los grandes fabricantes tienen en marcha proyectos de inversiones milmillonarios para posicionarse en la carrera por el vehículo del automóvil, mientras que en el Ibex son los grupos energéticos los que mejor reflejan esta realidad, como consecuencia de sus planes de crecimiento en el área de renovables.

Así, Iberdrola se sitúa con diferencia como la empresa del Ibex con una perspectiva de inversiones más elevada. La media de las firmas de análisis que cubren la compañía espera que la cifra se eleve casi un 70%, hasta superar los 10.500 millones este año, y que siga aumentando en los siguientes ejercicios, alcanzando los 20.000 millones en 2024, según las proyecciones de Deutsche Bank.

También son significativos los incrementos de inversión en el resto de grupos del sector, como Naturgy, Repsol o Solaria, una de las firmas que tienen previsto un mayor esfuerzo de 'capex' respecto a sus ventas. El mercado espera que su gasto en capital exceda este año los 477 millones, mientras que sus ingresos no superarían los 184, una brecha que se espera que se mantenga en los siguientes años y que da pábulo a las advertencias de que la compañía podría necesitar un incremento de capital a medio plazo.

Programas como el NextGeneration aspiran a impulsar la inversión empresarial

Estos esfuerzos de adaptación a las principales tendencias de la economía se ven apuntalados por los millonarios planes de inversión implementados por los gobiernos durante la fase más oscura de la pandemia y que se configuraron a través de planes como el NextGeneration de la Unión Europea, que comprende la distribución de cientos de miles de millones de euros a los distintos países de la región para inversiones.

En su mayoría, estas inversiones se estructuran a través de planes de asociación público-privada, de modo que la inversión pública serviría de fuerza tractora para movilizar el dinero de las empresas. Sin embargo, cabe señalar que el despliegue de estos fondos sigue avanzando de forma más lenta de lo esperado, lo que podría conducir, igualmente, a un nuevo aplazamiento de las inversiones corporativas.

Por último, aunque no menos importante, hay que considerar que las cifras de 'capex' de las empresas del Ibex se han visto engordadas por el impacto que la inflación está teniendo en los costes de los materiales. No en vano, desde el inicio de año, las previsiones de inversión para el ejercicio 2022 se han incrementado en más de un 11%, un movimiento que cabe atribuir en mayor medida al encarecimiento de los proyectos que al planteamiento de inversiones adicionales.

Foto: Imagen de una frutería en Madrid. (EFE/Luis Millán)

Acciona Energía es una de las compañías que más atención prestaron a este asunto durante la presentación de sus resultados semestrales, al observar cómo la evolución de los costes provocó un incremento de su factura de 'capex' en "un dígito relativamente alto", cifras elevadas pero por debajo de la media de la industria, que rondarían el 20%.

Con todo, la filial energética de la familia Entrecanales resaltaba que, en lo referente al sector energético, las dudas que pudieron surgir en un primer momento por el aumento de los costes han quedado superadas ante la perspectiva de que los precios más elevados de la energía a medio y largo plazo permitan preservar la rentabilidad de las inversiones.

Esto representa una cierta garantía para las perspectivas de inversión del Ibex, ya que hasta el 42% del 'capex' proyectado para 2022 proviene de compañías del sector energético. Más dudas puede generar, en cambio, la solidez del gasto estimado en el sector turístico, responsable del 11% de las inversiones estimadas. Aunque la industria está atravesando actualmente un periodo de fuerte recuperación tras el parón que supuso el covid, las preocupaciones sobre el impacto que la desaceleración actual puede tener sobre el negocio a medio plazo pueden suponer un desincentivo a asumir gastos de consideración.

Los tambores de recesión ya resuenan a las puertas de las grandes economías internacionales. La crisis energética desatada tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia ha creado un cóctel dañino de fuerte inflación y limitaciones productivas que amenaza con truncar de forma prematura la recuperación producida tras el 'shock' del coronavirus.

Ibex 35 Inversiones Empresas
El redactor recomienda