Es noticia
Menú
Las claves del liderazgo femenino en la industria biofarmacéutica (según cinco directivas)
  1. Empresas
TALENTO Y PARIDAD

Las claves del liderazgo femenino en la industria biofarmacéutica (según cinco directivas)

Distintas mujeres, directoras generales de empresas biofarmacéuticas, nos hablan de las políticas que explican la presencia creciente de mujeres en los comités de dirección del sector

Foto: Foto: Freepik.
Foto: Freepik.

Son muchos los factores que justifican que la industria farmacéutica innovadora represente un sector clave estratégico en España. Así lo refleja el informe El valor del medicamento desde una perspectiva social, un documento elaborado con estudios españoles e internacionales en el que se reconoce al medicamento como uno de los principales motores económicos, tecnológicos y científicos de las sociedades desarrolladas, generador de riqueza y empleo de calidad.

Desde la perspectiva del usuario, es fácil reconocer su papel a la hora de incrementar la esperanza media de vida, o como un instrumento eficaz para generar riqueza, así como valorar la importancia de la innovación farmacéutica para ahorrar recursos al sistema sanitario o su papel como creador de empleo o impulsor del I+D.

Pero hay un aspecto que posiblemente haya pasado desapercibido: su sólido compromiso con la igualdad y la diversidad, dos valores inherentes al empleo en este sector, como se ve en las cifras de la última Encuesta sobre el Empleo en la industria farmacéutica innovadora 2021, que revela que más del 53% de las personas que trabajan en la industria farmacéutica son mujeres (la media de la industria nacional está en un 26%), un porcentaje que se eleva al 67% en los departamentos de I+D.

placeholder Aurora Berra de Unamuno, directora general de Ipsen Iberia.
Aurora Berra de Unamuno, directora general de Ipsen Iberia.

¿Cuál es la clave? Aurora Berra de Unamuno, directora general de Ipsen España y Portugal, no cree que estas cifras “sean fruto de dos o tres medidas concretas, sino el resultado de un compromiso a largo plazo de las compañías del sector por promover la igualdad y fomentar la promoción del talento femenino”. En este mismo sentido, Margarita López Acosta, directora general de Sanofi España, nos pide hacer un ejercicio de memoria: “Hoy parece que la paridad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral y social es un debate prioritario y de máximo nivel político, pero hace unos años esto no era así”.

Una mirada rápida, apunta Fina Lladós, directora general de Amgen, podría “hacernos pensar que se debe a que en las carreras relacionadas con la sanidad hay más mujeres que hombres. Pero es crucial ver que no solo hay solo paridad en la base, sino también en los puestos directivos. Y esta paridad va creciendo de año en año”.

Buen ejemplo de ello es, precisamente, que no sea una rareza encontrar mujeres al frente de las compañías biofarmacéuticas. Si nos vamos a los comités de dirección, explican estas directivas, la búsqueda de la paridad es evidente, con porcentajes que superan el 44% en las compañías que dirigen (frente a la media del 17,6% en las empresas del IBEX-35). Y en el caso de mujeres CEO, un 20,3% frente a un 3,6%, de acuerdo con la última encuesta realizada por Farmaindustria.

placeholder Margarita López-Acosta, directora general de Sanofi España.
Margarita López-Acosta, directora general de Sanofi España.

No se trata solo de que haya un elevado porcentaje de mujeres en la base de la pirámide o en sus pisos superiores, sino de que puedan escalar a los puestos directivos sin encontrar obstáculos o frenos a su talento. Un ejemplo de ello, apunta Ana Argelich, presidenta y directora general de MSD en España, “es la MSD Women Network, una red para compartir experiencias y fomentar la diversidad de género y el liderazgo femenino, o Women in Leadership, para impulsar el liderazgo femenino en posiciones de dirección. Estas iniciativas vienen refrendadas por cifras, ya que contamos con un 66% de mujeres en el Comité de Dirección”.

También hay mayoría en el comité de dirección de Daiichi Sankyo España, explica Inmaculada Gil Rabadán, su directora general, que añade que “contamos con referentes femeninos en puestos directivos, líderes de órganos de decisión y posiciones de alta responsabilidad, ya que la igualdad es un hecho en nuestra compañía”.

Flexibilidad y conciliación

Más allá de la superación de los techos de cristal, el sector ha destacado también por la temprana implementación de las políticas conciliatorias. Así, Aurora Berra de Unamuno señala que “es importante destacar que las compañías biofarmacéuticas han sido pioneras a la hora de incluir medidas que nos permitieran compatibilizar los ámbitos personal y profesional -como jornada reducida, el teletrabajo o la flexibilidad horaria, entre otras-, y está claro que eso ha dado sus frutos”.

Un aspecto importante de la igualdad, recuerda Fina Lladós, es que debe poner el foco tanto en los hombres como en las mujeres: “Se trata de favorecer que unos y otras asuman la flexibilidad. No puedes diseñar políticas de conciliación para mujeres, porque entonces potencias que no tengan tantas posibilidades de avanzar”.

placeholder Fina Lladós, directora general de Amgen España.
Fina Lladós, directora general de Amgen España.

Otro ejemplo de la conciliación para todo el personal, explica Margarita López Acosta, es que “todos los trabajadores del Grupo Sanofi, sean hombres o mujeres y trabajen donde trabajen (tenemos presencia en 100 países) dispondrán de los mismos días de baja por maternidad/paternidad. Eso en España ya es un hecho a nivel legislativo, pero obviamente no es así en muchos de los países donde operamos”. Por su parte, Ana Agerlich cita como muestra de políticas de flexibilidad su programa Wellflex, que permite a cada empleado adaptar su trabajo a sus necesidades personales.

El Plan de Igualdad de Daiichi Sankyo España, apunta Gil Rabadán, arroja unos “resultados excepcionales en cuanto a igualdad de trato y oportunidad, compromiso de la dirección con la igualdad, compatibilidad de la cultura y código de conducta de la compañía con la igualdad de oportunidades, selección de personal con criterios objetivos, accesibilidad de la formación con independencia del género, igualdad de oportunidades en la carrera profesional en la empresa, retribución establecida con criterios de igualdad y favorecimiento del ejercicio corresponsable de los derechos de conciliación”.

placeholder Ana Agerlich, directora general de MSD.
Ana Agerlich, directora general de MSD.

En el caso de Ipsen Iberia, explica Berra de Unamuno, “nuestro compromiso por la igualdad de género está integrado en nuestra actividad diaria, y creo que ahí radica parte del éxito a la hora de buscar esa igualdad entre hombres y mujeres. Contamos además con un plan de igualdad que busca alcanzar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, que revisamos cada cuatro años, y que promueve acciones de concienciación, de lenguaje inclusivo; auditorías salariales y de evaluación de puestos, para asegurar la igualdad de oportunidades y trato en todos los procesos, entre otras acciones”.

Diversidad y retos futuros

No es solo la igualdad de género. La industria biofarmacéutica quiere ser reflejo de la sociedad en la que vivimos y, en este sentido, López Acosta reconoce el orgullo que sienten en su compañía por “ser referentes en igualdad y paridad en temas de género, pero también otros aspectos vinculados a la diversidad: generacional, cultural (alrededor de 40 nacionalidades forman hoy parte de Sanofi España, por poner un ejemplo) así como una muy potente apuesta por la empleabilidad de personas con discapacidad”.

En cuanto al futuro, las directivas coinciden en que aún queda camino por delante. Siendo como son directoras generales, esperan ser referentes para las mujeres que vienen detrás. “Desde la posición destacada que tenemos, queremos reforzar nuestro compromiso para ayudar a otros sectores a visibilizar y potenciar el liderazgo femenino. Y, por otro, en nuestro propio sector seguir siendo innovadores, creativos y pioneros a la hora de poner en marcha nuevas medidas, iniciativas y proyectos que nos ayuden a lograr la igualdad entre hombres y mujeres”, apunta Aurora Berra de Unamuno. Y Ana Agerlich recuerda que ella ha sido "la primera mujer nombrada como directora general en MSD en España y me consta que hoy muchas profesionales de la compañía se han sentido inspiradas e ilusionadas para asumir posiciones de mayor responsabilidad".

placeholder Inmaculada Gil Rabadán, directora general de Daiichi Sankyo.
Inmaculada Gil Rabadán, directora general de Daiichi Sankyo.

Fina Lladós marca un último apunte: lo que importa es el talento. “En la igualdad de oportunidades, probablemente los porcentajes y las cuotas no son la mejor aproximación. Yo estoy muy orgullosa de pertenecer a una compañía que siempre ha impulsado el mejor talento con independencia de género”. En este mismo sentido, Agerlich explica que “buscamos que tanto hombres como mujeres estén preparadas para competir en igualdad de condiciones por cualquier posición, de tal forma que sabemos que quien sea que se elija para el cargo es por su capacidad y preparación para el mismo”.

Son muchos los factores que justifican que la industria farmacéutica innovadora represente un sector clave estratégico en España. Así lo refleja el informe El valor del medicamento desde una perspectiva social, un documento elaborado con estudios españoles e internacionales en el que se reconoce al medicamento como uno de los principales motores económicos, tecnológicos y científicos de las sociedades desarrolladas, generador de riqueza y empleo de calidad.

ECBrands