Es noticia
Menú
Lucha de titanes de la cocina por quedarse el local más codiciado del paseo de la Castellana
  1. Empresas
Fiebre por la restauración de lujo

Lucha de titanes de la cocina por quedarse el local más codiciado del paseo de la Castellana

En el número 4 del paseo de la Castellana, acaba de cerrarse el alquiler de un local que ha despertado el apetito de importantes nombres propios de la cocina internacional

Foto: Restaurante Rosa Negra.
Restaurante Rosa Negra.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

En el número 4 del paseo de la Castellana, a pocos metros de la plaza de Colón, acaba de cerrarse el traspaso de un local que ha despertado el apetito de importantes nombres propios de la cocina internacional. Por su ubicación y dimensiones, este espacio es un bocado único para la restauración de lujo, una pujante industria que ha conquistado la milla de oro capitalina.

Zuma, Amazónico o Jöel Robuchon son solo tres ejemplos de los templos de la restauración que han decidido encender sus fogones en un radio de menos de un kilómetro de distancia, entre el paseo de la Castellana y la calle Velázquez, en pleno corazón del barrio de Salamanca.

Foto: Amazónico

En este nuevo Monopoly de los sabores, un local llevaba tres años dejándose querer, consciente de su privilegiada ubicación. Se trata del establecimiento que ocupa el restaurante Sinsombrero, una carta correcta, pero muy alejada de la metamorfosis que está viviendo la zona, marcada por el deseo de combinar alta cocina y buen espectáculo en un único espacio. Y eso, precisamente, es el tesoro de este local.

Sus 700 metros cuadrados de planta diáfana son casi imposibles de encontrar en Madrid, un tesoro que los empresarios Agustín Morcillo y Pedro Balandín, dueños de Sinsombrero, han sabido aprovechar organizando una concurrida puja que despertó el apetito de chefs de todo el mundo, desde franceses hasta americanos, pasando por referentes patrios, como Dani García, o exóticos de moda, como Nurs-ET, del grupo turco Dogus, que hasta el último momento estuvieron peleando por este espacio.

placeholder Interior del restaurante Sinsombrero.
Interior del restaurante Sinsombrero.

Al final, el ganador ha sido el grupo de restauración de lujo mexicano Rosa Negra, que presume de explotar la mejor esquina del barrio de Polanco, el equivalente a Salamanca en la capital azteca, toda una declaración de intenciones de cómo su dueño, el empresario Eduardo Beaven, valora la importancia de contar con el mejor espacio posible.

En Castellana 4, sus planes pasan por abrir en octubre las puertas de Chambao, uno de los diferentes conceptos del grupo, que cuenta con una amplia carta —Rosa Negra, Tora, Parole, Taboo, Tantra, Funky Geisha, Mamazzita y Confessions—, donde el ingrediente común es siempre el concepto de restaurante espectáculo, al que ir a comer, pero también a divertirse.

Foto: L'Atelier de Joël Robuchon. (Wikipedia)

La jugada a tres bandas que ha necesitado su desembarco es un claro ejemplo del interés que hay entre los gigantes de la restauración por instalarse en la capital, lo que desatado un espiral alcista de las rentas de los locales para restauración.

El dueño del local de Castellana 4, ubicado en un edificio de oficinas, es la aseguradora Catalana Occidente, que desde hace más de tres décadas lo tenía alquilado a los dueños de Sinsombrero por un alquiler jugoso, pero alejado de la subida de temperatura que ha traído consigo la fiebre por la restauración.

En una operación asesorada por Torit Allocation y TC Gabinete Inmobiliario, la oferta de Grupo Rosa Negra ha convencido a Morcillo y Balandín para que cedan su posición y Catalana Occidente pueda firmar un nuevo contrato de alquiler a largo plazo con un inquilino que llega a España dispuesto a desplegar sus manteles en muchas mesas del país. De hecho, su intención inmediata es abrir más restaurantes en el barrio de Salamanca, con Rosa Negra como prioridad, y entrar en Ibiza.

La restauración de lujo está girando hacia una mezcla de gastronomía de calidad y espectáculo que exige locales diáfanos y grandes

Muy cerca del futuro Chambao, en el número 2 de la calle Villanueva, Torit y TC también acaba de firmar con el empresario Kike Sierra, dueño de Panthera, el alquiler de un local de 1.500 metros cuadrados, propiedad de Azora, donde a partir de septiembre quiere abrir las puertas de un nuevo restaurante que sigue los pasos de Lío Ibiza, una mezcla de alta cocina y cabaret donde el paladar es solo uno de los cinco sentidos que se alimentan.

A estas dos aperturas, se sumará en noviembre el previsto estreno de Grupo Joël Robuchon, empresa que creó el chef con más estrellas Michelin de la historia, que ha adquirido la esquina donde estaba el recordado salón de té Embassy, en el número 12 del paseo de la Castellana. Sana competencia para recibir al nuevo adalid de los fogones mexicanos.

En el número 4 del paseo de la Castellana, a pocos metros de la plaza de Colón, acaba de cerrarse el traspaso de un local que ha despertado el apetito de importantes nombres propios de la cocina internacional. Por su ubicación y dimensiones, este espacio es un bocado único para la restauración de lujo, una pujante industria que ha conquistado la milla de oro capitalina.

Restauración
El redactor recomienda