Es noticia
Menú
BBVA y Caixa salvan a la burguesía catalana y al presidente del Betis tras caer en 'default'
  1. Empresas
RESCATE DE PRODIEL

BBVA y Caixa salvan a la burguesía catalana y al presidente del Betis tras caer en 'default'

Los dos bancos, junto con Santander y Sabadell, llegan a un acuerdo con los Godia y Angel Haro para sacar a Prodiel de la causa de disolución por las fuertes pérdidas de 2021

Foto: El presidente del Real Betis, Ángel Haro. (EFE/Raúl Caro)
El presidente del Real Betis, Ángel Haro. (EFE/Raúl Caro)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El tejido industrial de Andalucía respira mejor después del golpe por el concurso de acreedores de Abengoa. Prodiel, la empresa participada por Angel Haro, presidente del Real Betis Balompié, y de Made-Easy, sociedad propiedad de la familia Godia, ultima un acuerdo con la banca para sacar al grupo de ingeniería del impago. Según fuentes próximas a las conversaciones, BBVA y CaixaBank le van a dar un año de carencia para atender un préstamo de 110 millones de euros después de entrar en patrimonio negativo por las pérdidas de 2021.

Según otras fuentes, Prodiel, que ha llegado a ser el tercer constructor mundial de parques fotovoltaicos, acaba de aprobar las cuentas de 2021, ejercicio que terminó con un ebitda o beneficio operativo negativo de 50 millones de euros. Unas pérdidas operativas que contrastan con los 20 millones positivos que obtuvo en 2020 y que se explican por el incremento de los materiales —acero, aluminio y otros componentes básicos para los paneles solares— con los que levantan los parques de energías renovables. El resultado neto ha arrojado unos números rojos de 90 millones.

Foto: Una lupa enfocando diagramas. (Cedida)

A ese ebitda negativo de 50 millones se añade una deuda total próxima a los 220 millones de euros, entre bancos y proveedores. BBVA y CaixaBank lideran un préstamo sindicado de 110 millones, del que tienen la mitad en su balance, y del que también participaron Santander, Sabadell, Bankinter, Ibercaja, Abanca y Aresbank, con posiciones más pequeñas. En consecuencia, la situación de Prodiel es de causa de disolución, situación que el equipo gestor liderado por Miguel Somé ha conseguido eludir con un acuerdo de última hora con los acreedores.

Somé asegura que los comités de riesgos de sus acreedores ya han aprobado un plan de refinanciación que será firmado el próximo jueves 28 de julio. Un plan que consiste en un año de carencia con la banca y en un acuerdo con los proveedores para demorar hasta 2023 el 30% de la deuda comercial. Con ello y con la previsión de que este año entrará en vigor el real decreto para la entrada en funcionamiento de las plantas de renovables, que sufrió un retraso de un año, el consejero delegado confía en volver a los beneficios y poder atender sus obligaciones a partir del ejercicio siguiente.

Otras fuentes de la banca, que ha contado con el asesoramiento de PWC y FTI, son más prudentes y aseguran que Prodiel necesitará una aportación de capital de los socios o de terceros a partir de 2023 para poder seguir adelante. El accionariado de la empresa sevillana lo controla Angel Haro, presidente del Real Betis, con un 45%, participación similar a la que tienen los Godia. El restante 10% está en manos de José Manuel Vicente.

Dinero nuevo

Los Godia, inversores catalanes próximos a ‘la Caixa’, que han tenido importantes participaciones en compañías como Abertis y Naturgy, ya concedieron en 2019 a Prodiel un préstamo participativo por 15 millones que posteriormente se convirtió en acciones a través de una de las tres ampliaciones de capital que llevó a cabo el grupo en 2020. Una de 47,75 millones, con cargo a reservas disponibles (28 millones) y prima de asunción por 18,93 millones. Otra segunda por 24,24 millones por compensación de créditos. Y una tercera de 9,09 millones, de los que cinco millones fueron con dinero nuevo.

Los dos principales accionistas ya intentaron en 2021 la búsqueda de un inversor a través de BBVA y Lazard. Una operación en la que Prodiel se valoraba en hasta 700 millones de euros. Una tasación que hoy en día es una quimera debido a la caída de los márgenes y los riesgos asociados a los proyectos. Una situación que pone de manifiesto el gran problema del sector de las ingenierías 'epecistas' o de proyectos llave en mano, varias de las cuales han estado o rozado el concurso de acreedores.

Aunque la más conocida es Abengoa, que lleva en crisis permanente desde hace más de ocho años y que ha protagonizado la mayor quiebra de la industria, con 6.000 millones de deuda, antes cayó Isolux, con un pasivo de más de 2.000 millones. Tampoco se ha librado Duro Felguera, que desde 2017 ha tenido que hacer frente a varios agujeros patrimoniales y que ahora ha vuelto a pedir ayuda a la banca tras gastar el rescate recibido desde la SEPI.

El tejido industrial de Andalucía respira mejor después del golpe por el concurso de acreedores de Abengoa. Prodiel, la empresa participada por Angel Haro, presidente del Real Betis Balompié, y de Made-Easy, sociedad propiedad de la familia Godia, ultima un acuerdo con la banca para sacar al grupo de ingeniería del impago. Según fuentes próximas a las conversaciones, BBVA y CaixaBank le van a dar un año de carencia para atender un préstamo de 110 millones de euros después de entrar en patrimonio negativo por las pérdidas de 2021.

Real Betis Refinanciación PwC
El redactor recomienda