Es noticia
Menú
Naviera Armas logra un salvavidas millonario de Deutsche Bank tras el rechazo de la SEPI
  1. Empresas
LOGRA 150 MILLONES AL 6%

Naviera Armas logra un salvavidas millonario de Deutsche Bank tras el rechazo de la SEPI

La dueña de Trasmediterránea ultima un préstamo de hasta 150 millones del banco alemán después de que el Gobierno le negara el rescate público el pasado mes de junio

Foto: El Volcán de Taidía, de Naviera Armas Trasmediterránea. (EFE/Quique Curbelo)
El Volcán de Taidía, de Naviera Armas Trasmediterránea. (EFE/Quique Curbelo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Naviera Armas Trasmediterránea empieza a tener buenas noticias después de una crisis de más de dos años. La empresa canaria, responsable del tráfico marítimo entre las islas y la principal conexión con la península Ibérica, ha encontrado dinero fresco para mantenerse a flote. Según fuentes financieras, el propietario de Trasmediterránea ultima un préstamo de hasta 150 millones de euros con Deutsche Bank después de que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) le denegara el rescate público a finales del pasado mes de junio.

Según estas fuentes, Naviera Armas va a recibir un préstamo ordinario de Deutsche Bank de entre 100 y 150 millones de euros, a un tipo de interés de entre el 5 y el 6%. El coste de esta nueva línea de financiación es mayor de lo que hubiera pagado por los 125 millones que había pedido a la SEPI y que rondaría el 3%. Pero es mucho más barata que las propuestas que la compañía recibió entre marzo y abril, cuando hizo el primer sondeo entre fondos oportunistas por si la petición al organismo público no tenía respuesta positiva.

Esta nueva deuda tendrá un carácter 'super senior', por lo que tendrá preferencia a la hora de cobrar si la compañía tuviera problemas en el futuro. Por tanto, las garantías también son relevantes, hasta el punto de que le daría una participación significativa del capital en el caso de que Deutsche Bank lo convirtiese en acciones si Armas no cumpliese con el plan de amortización.

Foto: Un 'fast ferry' de Naviera Armas. (EFE/Quique Curbelo)

En ese momento, Armas habló con varios fondos ‘high yield’ o de alto riesgo y le pidieron cerca de un 10% de interés por recibir algo más de 100 millones de euros. Un coste muy elevado que, aunque ayudaba a la compañía canaria a corto plazo, podría suponer una carga muy pesada a medio, que amenazaba con llevar al grupo marítimo al impago a un par de años vista, como ya le sucedió en 2020. En aquel momento, la naviera entró en ‘default’, no pudo pagar a tiempo las nóminas de sus 1.600 empleados y sufrió varios embargos de sus buques de pasajeros y mercancías por parte de algunos acreedores.

Después de unas negociaciones que se extendieron durante más de un año, a principios de 2021 se firmó el acuerdo por el que los bonistas —JP Morgan, Barings y Cheyne Capital canjearon 250 millones de euros de acciones, con una quita del 40%, lo que les otorgó el 50% del capital. La compañía redujo significativamente su deuda, que ascendía a 800 millones, operación de recapitalización que se completó con la venta de las rutas en Baleares a la italiana Grimaldi por 375 millones.

Pero el cierre del paso del Estrecho por el veto de Marruecos a España golpeó de nuevo sus cuentas el pasado ejercicio, por lo que Armas pidió una ayuda a la SEPI después de haber recibido 40 millones del Instituto de Crédito Oficial (ICO). El organismo público dependiente del Ministerio de Economía rechazó hace unas semanas la petición de rescate por no estar de acuerdo en el grado de prelación de la deuda. En otras palabras, de quién sería el primero en cobrar en el caso de que la naviera cayese en concurso de acreedores si su ‘Plan Futuro’ no llega a buen puerto.

Una crisis de aguas profundas

Sin embargo, lo que el año pasado fue una losa para el propietario de Trasmediterránea, ahora juega a su favor después de que España haya restituido las relaciones con Marruecos y el reino alauí haya permitido que Algeciras sea de nuevo la ruta principal para la vuelta de sus emigrantes magrebíes a su país. Por este motivo, porque la compañía vuelve a hacer caja, Armas ha podido conseguir la financiación de Deutsche Bank a un máximo del 6% frente al 10% que le pedían los fondos de crédito hace apenas unos meses.

Foto: Foto: Getty/Mario Tama.

El banco alemán, que ha adquirido gran protagonismo después de que Pedro Sánchez llamara personalmente a su presidente en Fráncfort para que ayudase a salvar a Celsa, confía en el futuro de Armas. No obstante, la naviera está sufriendo este verano el incremento del precio del petróleo, coste esencial para el funcionamiento de sus barcos.

La crisis de Armas viene de lejos y es previa a la pandemia. En 2019, perdió 34 millones de euros, debido a sus problemas para digerir la compra a Acciona de Trasmediterránea por 260 millones en 2018. En 2020, ya con los estragos del covid-19, los números rojos se multiplicaron hasta los 258,34 millones. La compañía, que el pasado mes de marzo sufrió el fallecimiento de su fundador, Antonio Armas, cambió al equipo directivo para profesionalizar la gestión. Pero el nuevo consejero delegado, Fernando Val, apenas ha aguantado un año en el cargo. El pasado lunes, el grupo naviero anunció el nombramiento de Marc Canalda como nuevo primer ejecutivo tras liderar el departamento financiero.

Naviera Armas Trasmediterránea empieza a tener buenas noticias después de una crisis de más de dos años. La empresa canaria, responsable del tráfico marítimo entre las islas y la principal conexión con la península Ibérica, ha encontrado dinero fresco para mantenerse a flote. Según fuentes financieras, el propietario de Trasmediterránea ultima un préstamo de hasta 150 millones de euros con Deutsche Bank después de que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) le denegara el rescate público a finales del pasado mes de junio.

Naviera Armas SEPI Baleares JP Morgan BrandsDeutscheBank
El redactor recomienda