Es noticia
Menú
Más dinero para tenistas, negocio y unidad: la fórmula de la ATP para evitar otra 'superliga'
  1. Empresas
Revolución en el circuito

Más dinero para tenistas, negocio y unidad: la fórmula de la ATP para evitar otra 'superliga'

La gestora del circuito profesional ha elevado un 35% los premios económicos del Masters 1.000 y un 37% el bono que cobran los jugadores al final de temporada

Foto: El tenista español, Carlos Alcaraz. (EFE/Martin Divisek)
El tenista español, Carlos Alcaraz. (EFE/Martin Divisek)

El mundo del deporte vive un cisma constante por la colisión de intereses entre atletas, clubes, competiciones y federaciones. Un choque con resultado incierto que pone en jaque a torneos hegemónicos y, a debate, la pirámide competitiva. Y, en un contexto en que surgen Superligas de fútbol o golf, en que los nadadores más célebres buscan crear una competición privada al margen de la Fina, o en el que los jugadores del World Padel Tour (WPT) plantan cara el circuito y se alían con otro torneo en paralelo, el mundo del tenis ha buscado recorrer el camino contrario, el de la integración. ¿Cuáles son las claves de la revolución de la ATP para fidelizar al 'start system' e impulsar su negocio?

El circuito de tenis masculino profesional ha anunciado una estrategia consensuada con jugadores y torneos para hacer más grande el ecosistema del deporte de la raqueta. El primer paso es dar estabilidad a una pirámide que anualmente reparte más de 150 millones de dólares en premios, con la ambición posterior de unificar un sector tradicionalmente dividido entre los torneos ATP, los Grand Slams, la Federación Internacional de Tenis (ITF) y el circuito femenino WTA. Se trata del OneVision Strategic Plan.

Foto: Garbiñe Muguruza posa con el trofeo tras alzarse en las WTA Finals. (Reuters/Romero)

"El éxito a largo plazo del tenis está lejos de estar asegurado", afirmó Andrea Gaudenzi, presidente de la ATP, cuando presentó el nuevo plan estratégico. El directivo admitió que el tenis estaba muy fragmentado y que su rendimiento económico "depende demasiado de la venta de entradas, la menos escalable de nuestras fuentes de ingresos". Se estima que más de la mitad de los ingresos de los torneos dependen del patrocinio, aunque Gaudenzi apunta a que el negocio audiovisual y de datos es el más escalable.

Impulsar los ingresos pasa por organizar torneos más premium, con el Mutua Madrid Open como ejemplo. Este Masters 1.000 se ha disputado a lo largo de doce días durante este año, en lugar de una semana; la cita fue la antesala de lo que la ATP llevaba años preparando: alargar la duración de la categoría de torneos situada inmediatamente por debajo de los Grand Slams para generar más audiencia, taquilla e ingresos comerciales.

Pero también para dar más días de descanso a los tenistas y, de paso, ubicar los debuts de los jugadores top en el primer fin de semana para así acaparar mayor atención del público. Todo ello se enmarca en una estrategia que, además, busca generar más ingresos entre los jugadores. Es decir: poner en dinero sobre la pista y hacerlo de varias maneras.

"El éxito a largo plazo del tenis está lejos de estar asegurado", afirmó Andrea Gaudenzi, presidente de la ATP, cuando presentó el plan estratégico

Por un lado, por primera vez en la historia, las ganancias de los torneos se repartirán al 50% entre los organizadores de una competición y los jugadores. Se estima que la bolsa de premios de los Masters 1.000 se elevará un 35% entre 2022 y 2025. En el caso del torneo español, eso supondría pasar de 6,7 millones a más de 9 millones de euros en retribuciones.

También lo hará el bono que cobran los jugadores a final de temporada, que mejorará un 37% a partir de 2023, con la idea de que la mejoría sea del 50% más adelante, hasta 20 millones de dólares (más de 18 millones de euros). Otra de las medidas que se han tomado es elevar de doce a treinta el número de tenistas que cobrarán este bono anual, reservado a los mejores del circuito.

Satisfechos los tenistas, toca convencer a los torneos. La ATP es un circuito internacional compuesto por torneos de categoría Masters 1.000, 500 y 250. Los Masters 1.000 ya forman parte del accionariado de ATP Media, la sociedad creada por el circuito para comercializar sus derechos audiovisuales y activos. Sin embargo, el ATP 500 de Barcelona o el ATP 250 de Mallorca no son accionistas, algo que a partir de 2023 cambiará.

Foto: Medvedev, en el pasado Wimbledon. (Reuters/Peter Nicholls)

A cambio de que cedan sus derechos audiovisuales internacionales a la ATP, esta les concederá un porcentaje de las acciones. ¿El objetivo? Desarrollar economías de escala teniendo más activos que comercializar. Ello ayudaría a mejorar un negocio, el de la ATP, que incluso ganó dinero en tiempos de pandemia, cerrando las dos temporadas marcadas por el covid-19 con un beneficio agregado de más de 8 millones de dólares (7,5 millones de euros), según sus cuentas anuales.

Además, se ha comprometido con los Masters 1.000 a garantizarles la organización de esta categoría de torneos durante treinta años, mientras que los ATP 500 lo harán durante quince temporadas. El objetivo no es otro que ofrecer mayor estabilidad a los promotores para que realicen grandes inversiones en infraestructura que puedan amortizar durante más años. Así se busca favorecer que los recintos y la experiencia del fan mejoran y, por ende, el producto.

Se ha comprometido con los Masters 1.000 a garantizarles la organización de esta categoría de torneos durante treinta años

Hasta aquí la hoja de ruta de la primera fase del plan estratégico que arrancará en 2023; la segunda aún no tiene fecha de inicio, pero sí objetivo: unificar la gobernanza del deporte de la raqueta para desbloquear una experiencia integral, sin barreras entre los torneos ITF (Copa Davis y Copa Federación, entre otros), los Grand Slams y los circuitos masculino y femenino. La clave aquí es reunir todos los torneos bajo un mismo paraguas, una cuestión de gran relevancia para la asociación y los tenistas.

De hecho, Novak Djokovic anunció la creación de la Asociación de Jugadores Profesionales de Tenis (PTPA por sus siglas en inglés) en 2020, tras dejar libres su asiento en el consejo de la ATP. La nueva asociación pretendía hacer sombra a la ATP y el serbio la presentó como "la única que representa los derechos del 100% de los jugadores y jugadoras", al considerar que "no estamos presentes en la mesa de negociaciones en las que deberíamos estar porque no somos reconocidos por los Grand Slams". Tanto Rafa Nadal como Roger Federer se mostraron partidarios de la unidad con ATP. Es más, el suizo creó la Laver Cup y, lejos de ir por su cuenta, la integró en el circuito ATP.

El mundo del deporte vive un cisma constante por la colisión de intereses entre atletas, clubes, competiciones y federaciones. Un choque con resultado incierto que pone en jaque a torneos hegemónicos y, a debate, la pirámide competitiva. Y, en un contexto en que surgen Superligas de fútbol o golf, en que los nadadores más célebres buscan crear una competición privada al margen de la Fina, o en el que los jugadores del World Padel Tour (WPT) plantan cara el circuito y se alían con otro torneo en paralelo, el mundo del tenis ha buscado recorrer el camino contrario, el de la integración. ¿Cuáles son las claves de la revolución de la ATP para fidelizar al 'start system' e impulsar su negocio?

Tenis
El redactor recomienda