Es noticia
Menú
Laporta pone el Barça en manos de Goldman Sachs para sobrevivir contra Florentino
  1. Empresas
CONSIGUE 800 MILLONES

Laporta pone el Barça en manos de Goldman Sachs para sobrevivir contra Florentino

El club azulgrana convoca a los socios para aprobar la venta de los derechos de televisión y la división de 'merchandising' con la que obtener unos 800 millones de euros

Foto: El presidente del Barcelona, Joan Laporta. (EFE/Quique García)
El presidente del Barcelona, Joan Laporta. (EFE/Quique García)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La junta directiva del Fútbol Club Barcelona ha convocado una asamblea extraordinaria de compromisarios el próximo 16 de julio para aprobar medidas que saquen la institución de su actual quiebra económica y deportiva. En concreto, la cesión de hasta el 25% de los derechos audiovisuales que recibe el Barça por la retransmisión de sus partidos, que le reportarán cerca de 600 millones de euros, tal y como adelantó en exclusiva El Confidencial el pasado 23 de mayo. Una transacción que supone que el ‘socio’ más importante del club 'blaugrana' será el banco estadounidense Goldman Sachs.

Joan Laporta también someterá a la asamblea la venta del 49% de su negocio de 'merchandising' por unos 200 millones adicionales, operación que fue iniciada por la anterior directiva de Josep Maria Bartomeu y por la que el Barça había recibido una oferta en firme de Investindustrial y otra de Blackstone. El club se ha decantado por la primera, por la del fondo de capital riesgo dirigido por Carlo Bonomi, aunque la transacción aún tardará algunos meses en completarse.

La más inmediata va a ser la venta de una cuarta parte de los derechos de televisión que el Barça recibe cada temporada y que hasta la fecha había utilizado como garantía de los últimos préstamos a los que habían recurrido tanto la junta de Laporta como la de Bartomeu para navegar en la crisis económica iniciada tras la venta de Neymar al PSG por 220 millones. El club se gastó más de 350 millones en ocupar el espacio del brasileño con los fichajes de Coutinho y Dembélé, que han sido una ruina deportiva y, sobre todo, financiera.

Foto: El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta (d), escucha al responsable de su sección de baloncesto, Josep Cubells (i). (EFE/Quique García)

La institución ha tenido que deteriorar estos activos al no poder recuperar apenas una cuarta parte de la inversión, medida que el año pasado llevó al FC Barcelona a anunciar unas pérdidas históricas de casi 500 millones. Unos números rojos que dejaron el patrimonio del club en situación de quiebra, con un agujero de fondos propios de casi 450 millones. Como esta temporada también acabará con déficit, Laporta no ha tenido más remedio que acogerse a la oferta de CVC Capital Partners, rechazada el pasado verano, y a la nueva y más relevante de Goldman Sachs.

El presidente culé va finalmente a firmar con LaLiga Impulso, promovida por Javier Tebas, por lo que recibirá unos 270 millones de CVC por ceder el 8% de los derechos de televisión durante los próximos 40 años. Pero, además, va a vender al banco estadounidense cerca de un 17% adicional de esta fuente de ingresos, por cerca de 300 millones adicionales. El dinero de CVC no computará como deuda, sino como patrimonio, al tratarse de un préstamo participativo, convertible en capital si fuera necesario. El segundo será más deuda, a una institución que tiene un apalancamiento bruto de 1.300 millones y neto de más de 600 millones.

El acuerdo con Goldman Sachs, dirigido en España por Olaf Díaz Pintado, supone que el Barça va a estar en manos del banco de Wall Street durante muchos años. Porque el ‘investment bank’ americano ya le dio una línea de crédito de 525 millones en junio de 2021 para poder pagar las nóminas de los empleados del club, incluidas las fichas millonarias de los jugadores. Además, Laporta se ha encomendado a Goldman para que le consiga los 1.500 millones necesarios para reformar el Camp Nou, el proyecto más ambicioso en los 123 años de la historia del equipo.

Foto: El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta. (EFE/Alejandro García)

Con la venta de la mitad de la división de 'merchandising' y un 25% de los derechos de televisión, Laporta saneará las cuentas —ingresará unos 800 millones— y el balance del Barça, que a día de hoy no puede inscribir para la próxima temporada ni a los jugadores que incorporó en enero, como Ferran Torres y Aubameyang, tal y como adelantó este medio.

Su situación es tan dramática que tampoco podría cerrar los contratos con los futbolistas con los que ya ha llegado a un acuerdo, como Kessie (Milán) y Christensen (Chelsea), que vienen gratis, pero a los que debe de abonar una prima. Y, por supuesto, aspira a traer a Robert Lewandowski, la próxima estrella del primer equipo, con la que quiere competir por fin contra el Real Madrid.

El acuerdo con Goldman Sachs supondrá también renunciar a la Superliga promovida por Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid, que le ayudó la pasada Navidad a cambiar la ley del deporte para que Laporta no tuviera que avalar con su patrimonio personal las pérdidas del Barça. Por tanto, el abogado culé volverá a tener como enemigo número uno a su homólogo del recientemente proclamado campeón de Europa. Una desdicha para los aficionados 'blaugranas', que no otean la Champions desde 2015 y que en los tres últimos años solo han saboreado una Copa del Rey.

La junta directiva del Fútbol Club Barcelona ha convocado una asamblea extraordinaria de compromisarios el próximo 16 de julio para aprobar medidas que saquen la institución de su actual quiebra económica y deportiva. En concreto, la cesión de hasta el 25% de los derechos audiovisuales que recibe el Barça por la retransmisión de sus partidos, que le reportarán cerca de 600 millones de euros, tal y como adelantó en exclusiva El Confidencial el pasado 23 de mayo. Una transacción que supone que el ‘socio’ más importante del club 'blaugrana' será el banco estadounidense Goldman Sachs.

Joan Laporta Investindustrial Javier Tebas Olaf Díaz-Pintado Florentino Pérez CVC
El redactor recomienda