Es noticia
Menú
LaLiga supera los 4.000 millones de ingresos en la temporada 2021-2022
  1. Empresas
EBITDA POSITIVO EN EL 62% DE LOS CLUBES

LaLiga supera los 4.000 millones de ingresos en la temporada 2021-2022

Si en 2020-2021, los ingresos totales cayeron un 24,1% debido a la pandemia, ahora la cifra ha remontado con la reapertura de los estadios. Con la vuelta a la normalidad, la gestora del fútbol español busca recuperar beneficios

Foto: Durante la temporada anterior, los ingresos totales fueron de 3.818 millones de euros. (Fuente: LaLiga)
Durante la temporada anterior, los ingresos totales fueron de 3.818 millones de euros. (Fuente: LaLiga)

LaLiga ha logrado frenar la caída de ingresos provocada por la pandemia y este 2021-2022 ha marcado el inicio de la recuperación, con una facturación que se va a situar en torno a 4.012 millones de euros a 30 de junio. De este modo, los clubes han logrado limitar a un solo año la caída del negocio, apoyados en el trabajo que desde el conjunto de la competición se está desarrollando para potenciar sus líneas de negocio recurrentes, como comercial o ‘matchday’, donde los recursos de ‘equity’ aportados mediante el plan estratégico LaLiga Impulso tendrán un papel determinante.

Durante la temporada más impactada por las restricciones sanitarias, la correspondiente al periodo 2020-2021, los ingresos totales cayeron un 24,1%, hasta 3.818 millones de euros, un descenso menor que lo pronosticado por la consultora PwC en sus estudios y del retroceso experimentado por el conjunto del fútbol europeo, según el último informe sectorial de la UEFA. Las cifras se traducen en que los equipos han visto desaparecer, entre caída de facturación ordinaria y precio de venta de traspasos de jugadores, más de 10.000 millones de ingresos en solo dos años en todo el entorno UEFA, mientras que en LaLiga el descenso acumulado ronda los 900 millones.

En la última temporada finalizada, un 29% de los clubes logró mantener las ganancias netas y un 62% consiguió un EBITDA positivo

Pese a todo, las normas de Control Económico han atenuado el golpe: las pérdidas acumuladas entre 2019-2020 y 2020-2021 se han contenido en 840 millones, atribuibles en un 58% al FC Barcelona, entidad de especial relevancia. Si se descuentan las provisiones y otros deterioros del club blaugrana, asociados al saneamiento financiero que está llevando a cabo la entidad catalana, los números rojos acumulados desde la irrupción de la pandemia descenderían a tan solo 340 millones. De hecho, en la última temporada finalizada un 29% de los clubes logró mantener la generación de ganancias netas y un 62% de ellos consiguió un EBITDA positivo.

Respecto a otras grandes ligas europeas, los equipos de Premier League y Championship, en Inglaterra, han perdido a nivel de resultados antes de impuestos más del triple en las dos temporadas acumuladas bajo los efectos de la pandemia, con 3.119 millones de euros en este mismo periodo, mientras que la Serie A y la Serie B de Italia suman 1.795 millones en pérdidas. Por su parte, en Francia la Ligue-1 y la Ligue-2 restaron 946 millones. Solo la Bundesliga, en Alemania, mejoró la capacidad de contención de los números rojos de LaLiga, con 474 millones. Entre las razones que justifican estas buenas cifras, se encuentra el hecho de que sus equipos tienen menos vías de capitalización —son clubes sociales que deberían financiar ese déficit con más endeudamiento y para evitarlo tienen un nivel de costes operacionales mucho más restringido que el resto de las competiciones— y a un modelo de negocio respaldado por el patrocinio de grandes multinacionales locales en el que los traspasos de jugadores no pesan tanto como en el fútbol español.

Mantenimiento del nivel de costes e inversiones

Las normas económicas españolas establecen un control a priori de los presupuestos, lo que ayudó a activar el denominado ‘estabilizador automático’, es decir, los clubes redujeron la inversión ligada a la adquisición de futbolistas para acompasarse a la importante caída de los ingresos por venta de jugadores. En datos, la inversión neta en jugadores pasó de 405 millones en 2019-2020 a apenas 5 millones de euros en 2020-2021. Desde LaLiga señalan que “este factor de corrección genera una pequeña distorsión a nivel de la visibilidad inmediata de los resultados agregados, debido al marco contable en vigor”. Así, la disminución de ingresos por las menores ventas de jugadores —debido a la caída abrupta del mercado de jugadores a nivel paneuropeo— “va a afectar de manera directa e inmediata a las cuentas, mientras que el descenso del gasto derivado del correspondiente ajuste en la compra de jugadores solo se va a notar gradualmente sobre las amortizaciones de los próximos ejercicios”, apuntan desde la gestora. Es un impacto contable asimétrico, que desvirtúa desfavorablemente los resultados, pero que no impide que los efectos favorables sean inmediatos a nivel de consumo de liquidez y de presión sobre el endeudamiento.

Respecto al impacto de los 1.994 millones de euros que invertirá el fondo británico CVC a través del plan LaLiga Impulso, la gestora estima que “contribuirá de forma determinante a la aceleración de la recuperación, gracias a que la dotación extraordinaria de recursos permitirá el mantenimiento de un nivel de costes e inversiones —a través de la retención de talento y ampliando el límite salarial— por encima del que hubiera sido posible en otras circunstancias, actuando como un estabilizador anticíclico”, tal y como explican fuentes de LaLiga. Estos costes recuperables y financiados serán compensados los próximos cinco años, a través de la retención del talento y ampliando el límite salarial. En total, la cantidad que los clubes deberán recuperar por esta vía son 209 millones de euros, de los 297 que se calculan en pérdidas para el peor escenario de la campaña en curso.

Las normas económicas españolas establecen un control a priori de los presupuestos, lo que activó el denominado ‘estabilizador automático’

La venta de jugadores fue la segunda fuente de ingresos más importante de LaLiga en los dos años previos a pandemia, solo superado por los derechos audiovisuales. La organización presidida por Javier Tebas estima que los ingresos audiovisuales brutos comercializados anuales volverán a crecer en el próximo ciclo y se situarán por primera vez por encima de los 2.000 millones de euros. Además, Tebas quiere que se acompañe de un impulso al área comercial, que ya se acerca a los 1.000 millones desde 2017-2018. El ‘matchday’, que tocó techo en 2018-2019 con 948 millones y cayó a 384 millones en 2020-2021, será otro de los motores de crecimiento si se recupera la tendencia alcista en términos de asistencia que se dio hasta la irrupción del covid.

Para LaLiga, las inversiones en instalaciones deportivas y la apertura de nuevos negocios —sobre todo en el ámbito digital— servirán de base para una mayor retención del talento, cuya venta ha sido uno de los puntales para sanear las cuentas de los clubes y continuar creciendo en el resto de los ámbitos con las ganancias que se obtenían. La apuesta de los accionistas es a largo plazo, como demuestran las ampliaciones de capital por 215 millones que han realizado en el momento más crítico de la industria del fútbol, reforzando su compromiso con los clubes.

placeholder

LaLiga ha logrado frenar la caída de ingresos provocada por la pandemia y este 2021-2022 ha marcado el inicio de la recuperación, con una facturación que se va a situar en torno a 4.012 millones de euros a 30 de junio. De este modo, los clubes han logrado limitar a un solo año la caída del negocio, apoyados en el trabajo que desde el conjunto de la competición se está desarrollando para potenciar sus líneas de negocio recurrentes, como comercial o ‘matchday’, donde los recursos de ‘equity’ aportados mediante el plan estratégico LaLiga Impulso tendrán un papel determinante.

Cotizalia Sports ECBrands Facturación Recuperación económica
El redactor recomienda