Es noticia
Menú
La reunión discreta entre Almeida y el 'Ibex' en el restaurante de la hija de Florentino
  1. Empresas
El pasado miércoles

La reunión discreta entre Almeida y el 'Ibex' en el restaurante de la hija de Florentino

El alcalde de Madrid comió el pasado miércoles, el primer día sin las polémicas mascarillas que tanto dolor de cabeza le están dando, con ilustres empresarios, varios catalanes

Foto: El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. (EFE/Miguel Osés)
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. (EFE/Miguel Osés)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El pasado miércoles fue el primer día en el que los españoles se libraron de las mascarillas después de 700 días forzados a cubrirse la boca y la nariz para entrar a cualquier espacio público cerrado. Con la prudencia de saber que el virus sigue en el ambiente, causando aún muertes, la mayoría de la gente se lanzó a la calle a disfrutar del placer de poder moverse sin nada que le obstaculizase hablar o respirar con libertad. Incluidos los políticos a quienes la compra de mascarillas en el momento más duro de la pandemia se les ha convertido en una verdadera pesadilla.

Uno de ellos fue José Luis Martínez-Almeida, el alcalde de Madrid, cuyo Ayuntamiento se ha visto salpicado por el pago de comisiones presuntamente abusivas a algunos intermediarios, como Luis Medina y Alberto Luceño, que se embolsaron 6,7 millones por comprar material sanitario de escasa calidad. Unos abonos que se han traducido en una querella de la Fiscalía Anticorrupción contra los dos socios por los presuntos delitos de estafa agravada, falsedad documental y blanqueo de capitales y que han derivado en una orden de embargo de los bienes.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Miguel Oses)

Ese 20 de abril, el alcalde disfrutó de un almuerzo sin mascarillas con presidentes y consejeros delegados de algunas de las principales empresas, aseguradoras y bancos de España, momento que aprovechó para exponer los proyectos de Madrid Futuro, la entidad sin ánimo de lucro creada tras la pandemia para revitalizar la actividad comercial, cultural, turística y de innovación de la capital

El político del Partido Popular fue invitado a comer por Ernesto Mata, presidente del consejo asesor de KPMG, de la empresa de cazatalentos Seeliger y Conde, vinculada a Esperanza Aguirre, y de IDC Salud, propiedad de Quirón, el mayor grupo hospitalario privado de España. Además, es consejero de Abertis, Applus y Factor Energía. Un hombre acostumbrado a aunar voluntades que fue quien coordinó el encuentro para que el edil esbozara sus ideas de cara a las elecciones de dentro de un año.

Algunos de los asistentes argumentan que se trataba de "una comida entre amigos", quitándole relevancia a la asistencia de Almeida

Entre los comensales que escucharon sus iniciativas estaban Ignacio Garralda, presidente de Mutua Madrileña y consejero de El Corte Inglés; José Bogas, consejero delegado de Endesa; Manuel Medina (abogado de confianza de Isidro Fainé, presidente de ‘la Caixa’) y también coordinador de algunas comidas de elite en las que se ha llegado a infiltrar el comisario Villarejo; José Crehueras, presidente de Grupo Planeta y de Atresmedia Media (Antena 3, la Sexta y Onda Cero); Donato González, presidente de Société Générale en España y miembro del comité ejecutivo del banco francés en París, y Angel Simón, presidente de Aguas de Barcelona cuyo nombre se repite como potencial candidato a ocupar el sillón de la todopoderosa caja catalana cuando Fainé (casi 80 años) decida dejar de faenar.

Algunos de los asistentes argumentan que se trataba de "una comida entre amigos", quitándole relevancia a la asistencia de Almeida, pero otros aseguran que el máximo responsable del edificio de la Plaza de Cibeles era la estrella invitada, especialmente porque algunos de los empresarios apenas le conocían personalmente. Aunque Almeida suele pasar los fines de semana en compañía de personalidades del mundo corporativo, disfrutando del golf, algunos de los representantes de compañías catalanas no tenían todavía tanta cordialidad con él.

Una obra faraónica que dará negocio para empresas, bancos y abogados y que será uno de los ejes centrales de su programa electoral

Según fuentes conocedoras de la reunión, el almuerzo tuvo lugar en El Babero, el restaurante de Cuchy Pérez, la hija de Florentino Pérez, que hace ya tres años y medio dejó Las Tablas, el extrarradio empresarial de Madrid, donde se ubican empresas como Telefónica, BBVA o FCC, para instalarse en plena milla de oro. Mata reservó en el local de la heredera de ACS, en el callejón de Jorge Juan o Callejón de Puigcerdà, en plena competencia con los afamados Ultramarinos Quintín, La Máquina, Amazónico, Lobito de Mar o El Paraguas.

Almeida estuvo locuaz, afable, con su facilidad natural para comunicar los deseos de ampliar Madrid por el norte, más allá de la Estación de Chamartín, en lo que se conoce como Castellana Norte. Una obra faraónica que dará negocio para empresas, bancos y abogados, y que será uno de los ejes centrales de su programa electoral. Un proyecto que el alcalde define como "el más ambicioso de Europa de regeneración urbana" y que quiere encajar en su nueva hoja de ruta sobre movilidad que presentará oficialmente en breve bajo el lema Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360.

Sobre todo, porque la capital ha sido señalada en rojo por la Comisión Europea como una de las grandes ciudades del continente con la peor calidad del aire y con menos kilómetros de carril bici. Una polución que le ha supuesto multas ante los tribunales de Bruselas y una discusión constante con la oposición por el discutido Madrid Central, criticado por Almeida, cuando lo instauró el PSOE y mantenido y rebautizado ahora por él mismo como Distrito Central.

El pasado miércoles fue el primer día en el que los españoles se libraron de las mascarillas después de 700 días forzados a cubrirse la boca y la nariz para entrar a cualquier espacio público cerrado. Con la prudencia de saber que el virus sigue en el ambiente, causando aún muertes, la mayoría de la gente se lanzó a la calle a disfrutar del placer de poder moverse sin nada que le obstaculizase hablar o respirar con libertad. Incluidos los políticos a quienes la compra de mascarillas en el momento más duro de la pandemia se les ha convertido en una verdadera pesadilla.

Ibex 35 Isidre Fainé Société Générale Grupo Planeta Ignacio Garralda Partido Popular (PP) José Luis Martínez-Almeida KPMG
El redactor recomienda