Es noticia
Menú
Pallete y Borja Prado se reúnen en secreto para buscar un inversor clave para Telefónica
  1. Empresas
EN EL DOMICILIO PERSONAL

Pallete y Borja Prado se reúnen en secreto para buscar un inversor clave para Telefónica

El presidente de la operadora y el banquero de inversión mantuvieron una comida en el domicilio particular de uno de ellos para analizar opciones corporativas para el grupo

Foto: El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE/Alejandro García)
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE/Alejandro García)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, y Borja Prado, primer ejecutivo de Mediaset España y banquero de profesión, se han reunido en al menos dos ocasiones en las últimas semanas para analizar el futuro de la operadora, algunas de sus áreas, como la televisión, y la búsqueda de un potencial inversor institucional para el grupo de telecomunicaciones. Las conversaciones han tenido un carácter muy reservado, hasta el punto de que la primera se celebró en la vivienda particular de uno de los comensales para evitar las especulaciones.

Según ha podido contrastar El Confidencial, Pallete acordó reunirse con Borja Prado, cuyo nombre se había vinculado al interés de algunos fondos internacionales por tomar una participación relevante en el capital de Telefónica. Aunque Prado está centrado en la gestión de su 'private equity', Peninsula, con cerca de 3.000 millones bajo gestión, algunos de los mayores vehículos de inversión del mundo se habían interesado por conocer su disposición a dar un paso adelante y ponerse al frente de la operadora, como en su día hicieron Blackstone, KKR y CVC en Endesa.

Foto: El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE/Alejandro García)

Borja Prado ha declinado hacer ningún comentario sobre esta información, mientras Telefónica ha señalado que no hace pública la agenda personal del presidente. Pero, según fuentes conocedoras de la primera reunión, el financiero le negó a Pallete cualquier interés en participar en ninguna operación hostil sobre Telefónica. No obstante, le argumentó que sí era conocedor de las intenciones de grandes fondos mundiales de entrar en Telefónica de forma proactiva, con pretensiones de promover cambios en la estrategia y en la gestión. Por ello, Pallete invitó al banquero a que le ayudara a sondear a potenciales inversores que pudieran tomar posiciones destacadas en el capital de forma amistosa y blindar a la compañía de inversores indeseados, como ocurrió en 2018 con Elliot, uno de los accionistas más activistas del mundo.

La conversación entre Pallete y Prado, cuyas relaciones no eran muy cercanas, fue tan fluida que el presidente de Telefónica le invitó a mantener una segunda reunión. Esta vez, en la sede oficial de la operadora. La justificación fue que el banquero de inversión, con grandes contactos en la élite inversora de Europa, Oriente Medio y Estados Unidos, conociese 42 Madrid, una universidad para 900 alumnos promovida por la compañía para encontrar futuros talentos de la tecnología, uno de los proyectos de la Fundación Telefónica de los que el presidente está más orgulloso.

Pero, según otras fuentes, la visita se alargó cerca de tres horas porque el primer ejecutivo de la teleco y el banquero dedicaron gran parte de la mañana a analizar alternativas corporativas para el grupo, una vez cumplidos en gran parte los objetivos marcados en el último plan estratégico, lanzado en noviembre de 2019. Aquella hoja de ruta perseguía reducir la deuda de forma significativa (ha pasado de casi 40.000 a 26.000 millones), acelerar la digitalización, con el lanzamiento de Telefónica Tech, la reestructuración de las filiales de Latinoamérica (Hispam) y la puesta en valor de la división de infraestructuras.

Foto: El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE/Víctor Lerena)

Unos catalizadores que empezaron a dar resultado el pasado año, cuando la cotización, tras varios ejercicios cuesta abajo, hasta mínimos históricos, se revalorizó un 15%. Un comportamiento alcista que ha continuado en lo que va de 2022, como demuestra la subida de casi el 30% de las acciones de Telefónica. La multinacional ha recuperado cerca de 10.000 millones de valor en bolsa en lo que va de año. El movimiento se ha apoyado en el anuncio de la fusión entre MásMóvil y Orange, cuya combinación reduciría la competencia de la apreciación de algunas divisas latinoamericanas, como el real brasileño, y la vuelta al dividendo en efectivo.

El blindaje antiopa y del consejo

Pese a este viento de cola, Pallete quiere construir un núcleo duro de accionistas que proteja la compañía de inversores hostiles, visto el baile de fusiones en Europa. Sobre todo porque a finales de año vence el plazo, ya ampliado en noviembre de 2021, por el que el Gobierno puede vetar la compra de más de un 10% del capital de una sociedad considerada estratégica para el Estado español. Una norma que aprobó cuando surgió el covid-19 y así evitar que inversores se aprovecharan de la caída generalizada de la bolsa.

Foto: El logo de Telefónica. (Reuters)

Pero esa norma, por una parte, protege a empresas singulares, pero, por otra, ahuyenta a cualquier fondo que quiera comprar una participación relevante de la que se pudieran beneficiar todos los accionistas, incluidos los minoritarios. Al dar por terminada la pandemia, el Gobierno de Pedro Sánchez se verá obligado a eliminar esa exigencia de pasar por Moncloa para obtener el beneplácito político y empresas como Telefónica o Repsol quedarán expuestas a cualquier intento de opa.

Según estas fuentes, Pallete quiere ser proactivo y no reactivo. La primera medida ya adoptada fue reducir el número de consejeros que tenían BBVA y CaixaBank en el órgano de gobierno en representación de su 5% del capital cada uno. Pasaron de dos a uno para evitar que si un fondo hostil comprara un paquete similar reclamase dos asientos en el consejo, por lo que, junto con los independientes, siete sobre 15, la relación de fuerzas pudiera ser negativa. Ahora, lo que busca es inversores que construyan una columna vertebral de cara el futuro más cercano.

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, y Borja Prado, primer ejecutivo de Mediaset España y banquero de profesión, se han reunido en al menos dos ocasiones en las últimas semanas para analizar el futuro de la operadora, algunas de sus áreas, como la televisión, y la búsqueda de un potencial inversor institucional para el grupo de telecomunicaciones. Las conversaciones han tenido un carácter muy reservado, hasta el punto de que la primera se celebró en la vivienda particular de uno de los comensales para evitar las especulaciones.

Borja Prado Eulate José María Álvarez Pallete Noticias de Telefónica Accionistas Noticias de Caixabank Noticias del BBVA
El redactor recomienda