Es noticia
Menú
Fridman y el resto de dueños de DIA cedieron a un testaferro 1.800 M en activos
  1. Empresas
Mucho antes de las sanciones

Fridman y el resto de dueños de DIA cedieron a un testaferro 1.800 M en activos

Los papeles de Pandora demuestran que cedieron estos activos en 2014 y utilizaron una empresa ficticia con sede en las Islas Vírgenes Británicas que, posteriormente, disolvieron en 2019

Foto: Mikhail Fridman, cofundador de Alfa Group. (Reuters)
Mikhail Fridman, cofundador de Alfa Group. (Reuters)

Las grandes fortunas de Rusia más ligadas al entorno de Vladímir Putin han mitigado el impacto de las sanciones impuestas por multitud de países como consecuencia de la guerra en Ucrania con operaciones realizadas años atrás. Las hicieron fuera de las fronteras de su país y en jurisdicciones muy lejanas, según el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), y entre los 4.000 que aparecen en los papeles de Pandora están el de Mikhail Fridman y el del resto de dueños de DIA, que cedieron a un testaferro en torno a 1.800 millones en activos.

Los papeles de Pandora demuestran como Mikhail Fridman, junto al resto de fundadores de Alfa Bank —el mayor banco de Rusia no controlado por el Gobierno— y accionistas de DIA (a través de LetterOne, con un 77,7% del capital de la empresa española) como son Peter Aven, German Khan y Alexey Kuzmichev, usaron un testaferro en Chipre para ceder 1.800 millones de dólares en activos en 2014. Para ello, utilizaron una empresa ficticia con sede en las Islas Vírgenes Británicas y que prestaba servicios de consultoría que, posteriormente, disolvieron en 2019.

En respuesta a las preguntas de ICIJ, Mikhail Fridman señaló en su defensa que "no se abrieron empresas para evitar sanciones o impuestos", y que el proceso de reestructuración no estaba "de ninguna manera relacionado con sanciones".

Foto: Magnates rusos: Gennady Timchenko y Vladimir Potanin (Reuters)

La Unión Europea, Estados Unidos y Reino Unido, entre otros, han congelado los activos de los cuatro propietarios del banco. Lo hicieron tras constatar que Fridman, junto a Aven y Khan, mantiene una estrecha relación con Vladímir Putin; mientras que Kuzmichev tiene vínculos bien establecidos con el presidente ruso. Todos ellos son responsables de apoyar y beneficiar al Kremlin, ya que "Putin recompensó la lealtad de Alfa Group a las autoridades rusas brindando ayuda política a los planes de inversión extranjera del grupo", según señalaron los países tras imponer las sanciones.

Según recoge el ICIJ, tanto Mikhail Fridman como Peter Aven negaron sus vínculos con el presidente de Rusia, puesto que "nunca tuve una reunión individual con Putin en mi vida", según señaló el propio Fridman. El dueño de DIA también hizo uso de una empresa con sede en Liechtenstein como accionista de una compañía en las Islas Vírgenes Británicas que tenía cinco millones de dólares en una cuenta bancaria en Suiza. No obstante, la cuenta le proporcionó una tarjeta de crédito que no ha empleado "desde que se impusieron las sanciones" y que no sabía cuánto dinero había en dicha cuenta, según señala al consorcio.

Los documentos revelan también que los cuatro empresarios crearon empresas ficticias en las Islas Vírgenes Británicas desde finales de la década de 1990 y reorganizaron algunas de sus participaciones tras la anexión de Crimea a Rusia en 2014. Así, durante más de una década, Aven habría controlado una empresa que tenía una sociedad de inversión, un yate y la parte de una villa en la isla italiana de Cerdeña. Además, y tras las sanciones a empresas rusas, constituyó un fideicomiso que se convirtió en el propietario de dicha empresa, según los registros de la investigación. Todo ello debido a que "no estaba preparado" para las sanciones y, para ello, usó estructuras que "preservan la riqueza para su sucesión familiar y que son transparentes", pese a que "la reestructuración no tuvo nada que ver con las sanciones".

Las grandes fortunas de Rusia más ligadas al entorno de Vladímir Putin han mitigado el impacto de las sanciones impuestas por multitud de países como consecuencia de la guerra en Ucrania con operaciones realizadas años atrás. Las hicieron fuera de las fronteras de su país y en jurisdicciones muy lejanas, según el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), y entre los 4.000 que aparecen en los papeles de Pandora están el de Mikhail Fridman y el del resto de dueños de DIA, que cedieron a un testaferro en torno a 1.800 millones en activos.

Mikhail Fridman Vladimir Putin Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda