Es noticia
Menú
La inflación dispara el miedo de las empresas a Hacienda por las compras entre filiales
  1. Empresas
TENSIÓN EN PRECIOS DE TRANSFERENCIA

La inflación dispara el miedo de las empresas a Hacienda por las compras entre filiales

La Agencia Tributaria es cada vez más agresiva en precios de transferencia para evitar que las multinacionales desvíen beneficios. Ahora, hay presión por los aumentos de costes

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La inflación se ha convertido en un desafío para la contabilidad de las multinacionales. Los despachos de fiscalistas consultados coinciden en que hay tensión en las empresas al incorporar el aumento de los costes a las operaciones intragrupo, tanto entre filiales como con la matriz. Se teme a las futuras inspecciones, pero también hay preocupación en la Agencia Tributaria a que las compañías aprovechen este escenario para aumentar el valor de las compras y ventas entre firmas del grupo por eficiencia fiscal entre los países en los que opera.

El IPC alcanzó el 9,8% interanual en marzo, máximos desde 1985, y la proyección del Banco de España apunta a una media en 2022 del 7,5%. Pero hay segmentos en los que la inflación es de dos dígitos, tanto por los costes de la electricidad y los hidrocarburos como por los cuellos de botella en el comercio. Así, hay que imaginarse una multinacional que ensambla un producto electrónico en una fábrica de España y, para ello, importa microchips desde una filial en Alemania, desde donde han adquirido materiales en China.

Foto: Exhibición de robots. (EFE/Robichon)

Esta empresa está asumiendo retrasos y aumentos de los costes. En teoría, el grupo debe valorar cada compra al valor de mercado. Pero es difícil calcularlo cuando la inflación se desboca y hay problemas con el transporte, afectando a la regularidad de la producción. Además, no puede pasarse de conservadora y reducir el precio de las compras en España para evitar problemas con la Agencia Tributaria española, porque entonces podría tenerlos con la alemana.

Las operaciones intragrupo marcan el beneficio contable de las filiales que forman una multinacional, y está regulado el concepto de precios de transferencia, que cada vez preocupa y ocupa más tanto a la Inspección de la Agencia Tributaria como a las propias empresas. De hecho, hay una tendencia al alza en que haya abogados fiscalistas especializados en esta temática por la demanda de sus servicios desde las empresas. La propia Agencia Tributaria destacó su importancia en el Plan de Control Tributario de este año, señalando que “ha venido intensificando progresivamente su actividad de gestión y control sobre los precios de transferencia de grupos multinacionales”, y que ha incrementado sus capacidades para analizar las operaciones vinculadas.

Esta problemática es especialmente sensible en el sector de la automoción, dado que España es el noveno productor mundial sin que ninguna matriz esté en el territorio nacional. A su vez, es una industria muy intensiva en consumo eléctrico y que está sufriendo problemas con el comercio. “Esta circunstancia empuja a esta industria al centro de la estrategia del nuevo sistema automatizado de análisis de riesgos en precios de transferencia”, explica Luis Grosclaude Manera, socio de Ecovis Grosclaude & Partners.

Foto: La campaña de la Renta 2020-2021 (iStock)

Pero hay más sectores afectados. Cualquiera que tenga una actividad interna intensiva en operaciones vinculadas. “La inflación, como variable en el ajuste de precios de transferencia, tiene una incidencia directa sobre los mismos. Por ejemplo, en un escenario de igualdad de condiciones con las empresas de la competencia, debido a la inflación, un contribuyente que actúe en condiciones de legalidad fiscal y condiciones de mercado deberá fijar unos precios de referencia acorde con las leyes del mercado, lo que puede perjudicar su propia realidad económica”, añade Grosclaude Manera, razón por la que, reconoce, “muchas empresas multinacionales pueden verse tentadas a realizar modificaciones de los precios de transferencia en su beneficio”.

“Las entidades están modificando sus precios de fabricación lo más inmediatamente posible. Si antes usaban costes estándar anuales o semianuales, ahora se realizan ajustes mensuales en los precios internos de fabricación, y se usan previsiones al alza con el objetivo de acompañar la facturación con los costes”, arguye Flavio Sánchez, socio de BDO.

Además de la inflación, también hay alteraciones de los costes por los tipos de cambio. “Estamos viendo aumentos del coste de los transportes, de las materias primas o de los equipos mecánicos. Los costes de estructura se incrementan y afectan a los presupuestos, y dentro de las multinacionales hay que ver quién asume la caída de márgenes”, añade Flavio Sánchez. En este sentido, la Agencia Tributaria querría que, si es una multinacional extranjera con una filial española, los costes se asuman en la matriz o, si es lo contrario, que sean filiales en otros países quienes reduzcan márgenes. Pero lo mismo querrán agencias tributarias de otros países.

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Senado. (EFE/Mariscal)

En este sentido, las empresas y sus asesores fiscales tratan de tener acuerdos de valoración ‘ex ante’ con las agencias tributarias, pero no es un mecanismo sencillo e inmediato. De hecho, ante un aumento de los precios, la única experiencia es la recomendación de la OCDE para Latinoamérica cuando hay hiperinflación, y evitar así un caos en los precios de transferencia. Pero Europa está lejos de este punto.

Así, las empresas y sus abogados están inmersos en conversaciones con Hacienda, tanto en España como en otros países, pero no siempre hay conformidad para contabilizar las operaciones vinculadas. Esto supone incertidumbre para los próximos cuatro años, periodo de prescripción por irregularidades fiscales.

En los últimos años, ha habido varios eventos que afectan a los precios de transferencia, desde el Brexit a la pandemia, con los cuellos de botella del año pasado y el repunte histórico de la inflación de los últimos meses. “Todo esto lleva a que se pueda producir un aumento de la actividad de revisión de la AEAT, en el caso de que identifiquen que determinadas rentabilidades se caigan desde ciertos niveles”, advierte Rafael Leal, director en el área fiscal de Andersen.

Foto: Foto: iStock.

Para reducir el riesgo, pide un “correcto análisis de comparación”, y también aboga por los acuerdos previos con la Administración (APA), renegociándolos ante el componente inflacionario al que se enfrentan las empresas.

Es necesario que se haga un correcto análisis de comparación. Impactos sobre la liquidez de las empresas; gastos extraordinarios; la necesidad de que los grupos se reestructuren; alteraciones en las funciones, en los activos y en los riesgos; problemas en el análisis de comparabilidad, o una potencial complicación añadida en un proceso de inspección al explicar estas situaciones también pueden suponer una potencial renegociación de los acuerdos previos con la Administración (los APA). De acuerdo con el artículo 18.9 de la Ley del Impuesto de Sociedades, los contribuyentes pueden pedir a la AEAT que determine la valoración de las operaciones entre personas o entidades vinculadas previamente. Sirve para elevar la seguridad jurídica. El problema es que habría que vincular a varias agencias tributarias, y los tiempos mientras hay volatilidad de los precios.

“La clave es, en cualquier caso, quién debe asumir dichos costes: la matriz, la filial y/o compartido. La solución está en el perfil de riesgo de las empresas, en especial de las filiales y en la política de precios de transferencia aplicada hasta entonces”, agrega por su parte Javier Lucas Nieto, socio de Ceca Magán.

La inflación se ha convertido en un desafío para la contabilidad de las multinacionales. Los despachos de fiscalistas consultados coinciden en que hay tensión en las empresas al incorporar el aumento de los costes a las operaciones intragrupo, tanto entre filiales como con la matriz. Se teme a las futuras inspecciones, pero también hay preocupación en la Agencia Tributaria a que las compañías aprovechen este escenario para aumentar el valor de las compras y ventas entre firmas del grupo por eficiencia fiscal entre los países en los que opera.

Inflación IPC
El redactor recomienda