Es noticia
Menú
Las grandes eléctricas aprovechan la crisis energética y logran un alza de clientes récord
  1. Empresas
Recuperan un mercado que dominan

Las grandes eléctricas aprovechan la crisis energética y logran un alza de clientes récord

Cambio de tendencia histórico: Iberdrola, Endesa y Naturgy ganan clientes durante la escalada exponencial de la luz. Recuperan terreno a costa del inédito retroceso de la competencia entrante, golpeada por la crisis de precios

Foto: Pedro Sánchez se reúne con las principales eléctricas. (EFE/Pool/Moncloa/Fernando Calvo)
Pedro Sánchez se reúne con las principales eléctricas. (EFE/Pool/Moncloa/Fernando Calvo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La crisis energética iniciada a mediados de 2021 ha supuesto un refuerzo en el control del mercado de la comercialización de electricidad en España por parte de las grandes 'utilities'. Tras años de caídas constantes de usuarios, después de que en la década pasada se abriera el sector a la competencia, Endesa, Iberdrola y Naturgy recuperan terreno en el último trimestre de 2021, según los datos reportados por las propias empresas a la CNMC a los que ha tenido acceso El Confidencial.

Se trata de un cambio de tendencia nunca antes visto. De esta forma, los grandes grupos agrandan su influencia con el control de cerca del 90% del global de contratos de luz, lo que supone un golpe a la competencia del sector, ya de por sí concentrado en muy pocas manos.

En el río revuelto en que se ha convertido el mercado eléctrico, los grandes están pescando a costa de los pequeños. Durante el último tramo del año pasado, se han dado varias intervenciones regulatorias por parte del Gobierno tras 27 días de máximos históricos durante 2021. La luz está cada día en más de 200 MWh frente a los 50 euros MWh que rondaban de media todos los años anteriores. La tendencia, además, en 2022, ha empeorado.

Endesa, que fue desbancada como empresa con más clientes de luz en territorio nacional en 2021 por Iberdrola, es la compañía que más ha ampliado su cartera. En total suma 60.000 clientes más entre octubre, noviembre y diciembre del pasado ejercicio, hasta rozar los 9,8 millones de usuarios. En términos relativos, supone un alza trimestral del 0,6%.

Por su parte, Iberdrola supera los 9,93 millones de clientes. Durante el último trimestre del pasado año, cuando la luz registraba récords históricos de forma recurrente gracias a picos que llegaron a superar los 300 euros por MWh en el mercado mayorista, la eléctrica con sede en Bilbao ganó 36.000 clientes (+0,4%).

La tercera gran 'utility' del país, Naturgy, que junto con Iberdrola y Endesa controlan tanto la generación como la distribución eléctrica en España, recuperó entre octubre y diciembre más de 35.000 clientes, hasta llegar a los 4,089 millones de usuarios (+0,9%).

Foto: Las medidas planeadas por el Gobierno para atajar la crisis energética (EFE/Naranjo)

A las eléctricas hay que sumar el empuje que desde hace años suman las petroleras Repsol y Total, que adquirieron las carteras de clientes de Viesgo y EDP, respectivamente. La energética liderada por Josu Jon Imaz aumentó en el trimestre un 3,4% su base de usuarios hasta alcanzar los 1,095 millones de clientes (suma más de 40.000 nuevos contratos de luz). También Total Energies escala un leve 0,2% hasta rozar los 1,17 millones de usuarios. Al término del año pasado incrementó su cartera en 2.388 clientes más.

Todo este crecimiento se da pese a los problemas de facturación que estas compañías están teniendo a la hora de cobrar a sus clientes, miles de los cuales no están recibiendo sus facturas en tiempo y forma.

Foto: Torre eléctrica en Menorca. (David Arquimbau/EFE)

El incremento de clientes de los cinco primeros grupos energéticos del país se produce a costa del retroceso de las pequeñas comercializadoras independientes, que han sufrido por primera vez un descenso de clientes agregado desde que este sector se abriera a la competencia. La fuerte subida de precios supone un duro impacto para todas aquellas empresas sin el suficiente músculo financiero, ya que, a diferencia de las primeras, necesitan comprar la energía que posteriormente suministran a sus clientes. Con esta operativa, el fuerte alza de precios ha supuesto la desaparición de alguna de ellas y otras han tenido que frenar su ambición comercial para capear el temporal.

Durante el último trimestre de 2021, estas pequeñas compañías retrocedieron en suma un 3,2%, lo que supone una pérdida de más de 123.000 clientes y acumulan 3,74 millones de clientes. Aunque algunas como Holaluz han mantenido su crecimiento gracias a la compra de la filial en España de Bulb, firma que quebró en el Reino Unido, otras compañías con un cierto tamaño como Audax, Light Up (The Phone House), Visalia, Villar Mir Energía o Axpo sufren caídas que rondan el 10% desde septiembre hasta enero de 2022.

Las pequeñas comercializadoras de electricidad están atravesando uno de los momentos más difíciles a nivel financiero, ya que la subida del mercado mayorista ('pool') ha tensionado hasta niveles nunca vistos su capacidad de resistencia financiera. Tras un año de precios bajos por la pandemia, muchos ahora han optado por una estrategia comercial que ha obligado a renegociar contratos o cancelar muchos de ellos para no entrar en pérdidas. Otros, los que optaron por indexar sus contratos al mercado mayorista, ven cómo los clientes huyen en busca de estabilidad y precios más bajos. "Este mercado ha madurado y solo aguantarán aquellos con una posición más sólida y mayor capacidad", explica una fuente del sector que cree que serán las eléctricas, las petroleras y los grupos con mayor salud financiera los que copen el mercado.

Audax, Light Up (The Phone House), Visalia, Villar Mir Energía o Axpo sufren caídas que rondan el 10% desde septiembre hasta enero de 2022

Por otro lado, las grandes comercializadoras de referencia se ven beneficiadas de la ampliación del bono social, ya que para solicitarlo hay que tener la tarifa regulada PVPC. No obstante, esta tarifa que marca el Gobierno ha visto una reducción de usuarios, dado que, al estar indexada al 'pool', muchos usuarios han optado por otras opciones del mercado libre.

Esto coincide con agresivas ofertas por parte de las eléctricas que, gracias a que tienen su propia generación con costes muy por debajo de lo que marca el mercado, pueden soportar mucho mejor. Este es el caso de Naturgy, que a pocos días de que el Gobierno decidiera intervenir en el sector con un real decreto, lanzó una tarifa plana a 65 euros MWh y posteriormente a 60 euros MWh (mientras el mercado se ha instalado por encima de los 200 euros MWh), lo que le ha permitido ser mucho más competitivo que muchas de las firmas independientes.

Posteriormente, Endesa e Iberdrola siguieron el mismo camino y con una importante exposición comercial han logrado pescar en el río revuelto del mercado eléctrico. A esto hay que añadir que la capacidad financiera de los grandes grupos les permite aguantar mejor, lo que está llevando a un mayor control por parte de las grandes y una menor competencia por el deterioro de las firmas emergentes.

La crisis energética iniciada a mediados de 2021 ha supuesto un refuerzo en el control del mercado de la comercialización de electricidad en España por parte de las grandes 'utilities'. Tras años de caídas constantes de usuarios, después de que en la década pasada se abriera el sector a la competencia, Endesa, Iberdrola y Naturgy recuperan terreno en el último trimestre de 2021, según los datos reportados por las propias empresas a la CNMC a los que ha tenido acceso El Confidencial.

Endesa Naturgy CNMC Bilbao Josu Jon Imaz Repsol Reino Unido
El redactor recomienda