Es noticia
Menú
El Corte Inglés y Del Pozo, un finiquito de 20 M en juego tras la ruptura con la presidenta
  1. Empresas
POR LA FALLIDA COMPRA DE TENDAM

El Corte Inglés y Del Pozo, un finiquito de 20 M en juego tras la ruptura con la presidenta

El grupo de grandes almacenes prescinde de la mano derecha de Marta Álvarez Guil, que se opuso a la compra de Cortefiel, una operación que el consejero delegado creía clave

Foto: Víctor del Pozo, el hasta ahora CEO de El Corte Inglés..
Víctor del Pozo, el hasta ahora CEO de El Corte Inglés..
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Corte Inglés anunció este martes la salida “a petición propia” de Víctor del Pozo como consejero delegado del 'holding' de la distribución, el tercer CEO, por las siglas en inglés, del que prescinde el grupo en poco más de tres años y medio. Un nuevo 'shock' en la cúpula directiva que, según fuentes próximas a la compañía, tiene poco de amistoso con algunas de las familias que mandan en la casa y que incluye un pacto que pone en juego una compensación más de 20 millones de euros, entre efectivo y acciones.

Según estas fuentes, Del Pozo, que ha estado cinco años como consejero delegado, pero tan solo los dos últimos como primer ejecutivo —los anteriores compartió funciones con Jesús Nuño de la Rosa, despedido en el verano de 2019—, está negociando aún los detalles de su salida, que oficialmente y contractualmente tomará forma de 'renuncia voluntaria'. Pero si finalmente se cierra en torno a las cifras, El Corte Inglés le abonará una cantidad similar o mayor a las que en su día pagó a Nuño de la Rosa (cerca de seis millones) y a Dimas Gimeno, 8,7 millones, más su paquete de acciones.

Como adelantó El Confidencial en septiembre de 2020, el consejo de administración y la junta general de accionistas celebrada el 26 de julio de ese año aprobaron un plan de incentivos de hasta 30 millones de euros en títulos de la compañía. Un bonus a 10 años vista, pero ejercitable a partir del quinto, con el que Marta Álvarez, la presidenta, quiso agradecer a Del Pozo que tomara las riendas del grupo en un momento muy delicado, por la guerra entre las familias y el impacto del covid en las cuentas.

Foto: Víctor del Pozo, CEO de El Corte Inglés. (El Corte Inglés)

Para cumplir con este acuerdo, se pactó un plan de entrega de un total de 243.432 acciones al consejero delegado, concedidas en tres tramos de 81.144 títulos. El primer ‘regalo’ se le otorgó el 31 de diciembre de 2020 y el segundo, el último día del pasado año. A Del Pozo aún le queda otro similar que debería recibir en diciembre de este curso, incentivo global que ahora está negociando con la asesoría jurídica de El Corte Inglés. Si lo recibe todo en metálico, solo los dos primeros tramos superan los 20 millones.

Las partes quieren llegar cuanto antes a un acuerdo mutuo, que no esconde la tensa relación que se ha vivido en la planta noble de la calle Hermosilla, sede oficial del grupo, entre Del Pozo y Marta Álvarez Guil. Según otras fuentes, las grietas aparecieron cuando el consejo de administración rechazó la propuesta del ya exconsejero delegado de afrontar la compra de Tendam, el competidor que opera las marcas Cortefiel, Springfield y Women' Secret, entre otras, como avanzó El Confidencial en agosto de 2021.

El ejecutivo consideraba que esta operación era clave para crear una división de ‘retail’ con una facturación de unos 4.000 millones, capaz de generar sinergias y ahorros de costes, esenciales ante la transformación del consumo y la ruptura de las cadenas de suministro. Pero el consejo tumbó esta operación, que ascendía a unos 800 millones de euros. La negativa final se produjo el pasado mes de febrero, poco después de que las familias propietarias de más del 40% del capital le renovaran en sus funciones hasta 2027.

Foto: Edificio de El Corte Inglés en Tarragona. (iStock)

Este rechazo fue interpretado por Del Pozo como una pérdida de confianza por parte de Marta Álvarez, que lo calificaba hasta ese momento como “lo mejor que tiene El Corte Inglés”. Una admiración que este choque frontal hizo saltar por los aires, pese a que el ejecutivo había conseguido convencerla de otras transacciones dolorosas para la casa, como el cierre de varios centros comerciales y la transformación de otros en 'outlet', o la realización de un expediente de regulación de empleo (ERE) para 3.000 personas.

La decisión de Marta de fichar a José María Folache, que había dejado El Corte Inglés en 2012, como responsable de ‘retail’, quitándole atribuciones a Del Pozo, terminó por romper la confianza. El consejero delegado, que ha rehusado hacer ningún comentario sobre esta información, observó cómo la presidenta fichaba a un íntimo amigo suyo que, desde que salió del grupo, pasó por Tous, Parfois y Joyerías Suárez. La relación con Javier Rodríguez-Arias, fichado en 2018 de BBVA y ahora aupado al consejo de administración, tampoco era la más fluida.

Tras su salida, la columna vertebral de poder de El Corte Inglés cambia completamente. El escuadrón formado por Marta Álvarez, José Ramón de Hoces (su abogado personal y secretario del consejo), Víctor del Pozo y Óscar Fernández del Llano, director financiero, tiene nuevos integrantes, pero siempre con la misma jefa: Marta Álvarez, De Hoces, Folache y Santiago Bau, un banquero de Goldman Sachs que ha sido artífice de las últimas grandes operaciones corporativas, como la de Mutua.

El Corte Inglés anunció este martes la salida “a petición propia” de Víctor del Pozo como consejero delegado del 'holding' de la distribución, el tercer CEO, por las siglas en inglés, del que prescinde el grupo en poco más de tres años y medio. Un nuevo 'shock' en la cúpula directiva que, según fuentes próximas a la compañía, tiene poco de amistoso con algunas de las familias que mandan en la casa y que incluye un pacto que pone en juego una compensación más de 20 millones de euros, entre efectivo y acciones.

Víctor del Pozo El Corte Inglés Dimas Gimeno Marta Álvarez Gull
El redactor recomienda