Es noticia
Menú
Arcelor también para en Gijón: la industria cesa y plantea ERTE por los precios energéticos
  1. Empresas
Acerinox, Portland, Ferroglobe...

Arcelor también para en Gijón: la industria cesa y plantea ERTE por los precios energéticos

La electrointensiva detiene su actividad de forma generalizada cuando se cumplen dos semanas de la invasión de Ucrania. La patronal del sector pide a Sánchez reformar el mercado

Foto: Foto: Unsplash
Foto: Unsplash

El repunte del precio de la electricidad ocasionado por la invasión de Ucrania ha motivado que una gran parte del sector industrial español empiece a recurrir a ajustes en sus procesos de producción y clame por una reforma del mercado. Las siderúrgicas y electrointensivas ya han anunciado paradas de forma generalizada: la última que se ha sumado es la planta de ArcelorMittal en Gijón.

Cuando se cumplen dos semanas desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania, el precio medio de la electricidad en el mercado mayorista fijado para este jueves es de 369,75 euros el megavatio hora (MWh), tras varios días en los que ha batido sus máximos históricos. De hecho, la luz se multiplica por siete desde hace un año (56,88 euros) y se duplica desde que el pasado 24 de febrero comenzó la invasión rusa de Ucrania.

Una de las empresas que dice no poder seguir operando con normalidad es Acerinox, que este miércoles ha planteado la aplicación de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) a toda la plantilla de su planta de Los Barrios (Cádiz), unos 1.800 empleados, debido al incremento del coste de la energía, así como al aumento del precio del níquel también por el conflicto entre Rusia y Ucrania.

Foto: Imagen de un trabajador en una fábrica de acero. (Reuters/Wolfgang Rattay)

Así lo han explicado fuentes sindicales del Comité de Empresa, que detallan que la planta ya ha cesado la actividad de la acería, el primer proceso de la producción, y en los próximos días se espera que estos paros se vayan extendiendo a otros departamentos. De esa manera, la cifra de trabajadores a los que se aplique el expediente regulador irá en función del nivel de producción que en cada momento alcance la planta.

Por su parte, fuentes de la compañía insisten en que el motivo principal que hace inviable la producción es el alto coste de la energía y reclaman una regulación que permita abaratarla.

A esa situación se ha unido la subida del níquel, cuyo coste alcanzó este martes los 100.000 dólares por tonelada en la Bolsa de Metales de Londres, más del doble de su precio en un solo día, lo que ha sido un detonante para que la empresa haya planteado el ERTE, dado que es un material imprescindible en su producción y cuyo principal exportador es ruso.

Foto: Fábrica de Acerinox

Tras detener este martes por la noche la producción de la acería, se espera que en los próximos días, si la situación sigue igual, se detenga también el trabajo en los departamentos de laminación en caliente y de laminación en frío, explican estas fuentes.

Otro caso es el de la química Ercros, que realiza "ajustes temporales de producción" para poder adaptar la actividad a los precios de la energía, según ha confirmado a EFE la compañía, que asegura que es una medida que está tomando estos días todo el sector químico. "Estamos monitorizando la situación casi minuto a minuto y se toman las decisiones en función de la evolución".

También la empresa siderúrgica Celsa, que tiene en Castellbisbal (Barcelona) su mayor planta de fundición en España, ha puesto en marcha desde ayer una estrategia conservadora que consiste en aprovechar las franjas horarias más caras para parar su horno y realizar tareas de mantenimiento.

El tren de laminación y la actividad de chatarrería sigue con su actividad normal, según la compañía, que afirma que la producción no se está reduciendo, ya que las tareas de mantenimiento son necesarias y, simplemente, se tienden a concentrar ahora para ser más eficientes.

Foto: La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. (EFE/Fernando Alvarado)

Paros en ArcelorMittal

Además, la dirección de la siderúrgica ArcelorMittal Sestao, la ACB, comunicó este miércoles al comité de empresa la parada de producción de la planta vizcaína sin fecha de reanudación a la vista y la aplicación de un ERTE a la plantilla de unos 220 trabajadores. Así lo han informado a EFE fuentes sindicales, que apuntan que ahora se mantendrá el personal “mínimo necesario” para mantener la instalación.

La planta, que había retomado la actividad el 3 de marzo tras la parada iniciada el pasado 7 de diciembre, había concluido esta noche el ciclo de producción y tenía previsto iniciar el domingo el próximo ciclo, que ya “no va a empezar”. Las mismas fuentes han destacado que la parada de la ACB también afectará a las empresas auxiliares.

Foto: ¿Cuándo es más barata la tarifa de la luz hoy? Precios y horas más baratas (EFE/Belver)

Por su parte, la factoría que el grupo siderúrgico tiene en la localidad guipuzcoana de Olaberria también tuvo que parar el martes durante 17 horas para evitar "producir a pérdidas" debido al elevado precio de la energía eléctrica. Según explicaron a EFE fuentes de la compañía, la dirección del grupo sopesa prolongar la parada, "en función de la previsión de precios para los próximos días".

Han aclarado que esta decisión se ha adoptado porque "el coste de la energía eléctrica ya es insostenible". "Hay que tener en cuenta que respecto a 2020 el precio final de la energía eléctrica para la industria electrointensiva ha subido un 320 % y respecto a 2021 un 60 %. Estamos a unos niveles de producción insostenibles", han recalcado.

La última en unirse ha sido la factoría de Gijón, que parará desde el 24 al 28 de marzo, según recoge 'El Comercio'. La situación es más complicada que en ceses de actividad anteriores, ya que, al no haberse extendido el ERTE, Arcelor carece de los mecanismos de flexibilidad necesarios y los trabajadores eventuales se verán afectados.

En Cantabria también paran

Las principales empresas de Cantabria dependientes de la energía para su producción (electrointensivas), como Global Steel Wire, Reinosa Forgings & Castings, Ferroatlántica y Hergom, ha parado o pararán estos días por el elevado coste de la electricidad, que ha generado la guerra en Ucrania. Extremo confirmado a EFE por fuentes de estas industrias, mientras que otras importantes plantas productivas como la SEG Automotive o Bridgestone, continúan su producción con normalidad.

Las principales empresas industriales cántabras generan miles de empleos indirectos en la comunidad autónoma

Sí va a limitar esa actividad, con la parada para el mantenimiento de uno de sus hornos, la empresa química Solvay, en Torrelavega, también afectada por la subida del precio del gas debido a la guerra de Rusia contra Ucrania, según han adelantado a EFE fuentes sindicales.

En esas principales empresas industriales cántabras afectadas por el precio de la energía trabajan unas 2.000 personas, ya que en GSW hay más de 600 trabajadores, más de 500 en Reinosa F&C, unos 150 en Ferroatlántica y la misma cantidad en Hergom, pero todas ellas generan miles de empleos indirectos en la comunidad autónoma, no solo en el sector industrial sino en otros.

Portland y Ferroglobe

Cementos Portland Valderrivas, filial de FCC, ha apagado todos los hornos de sus siete principales centros de producción en España. La compañía tiene fábricas de cemento en Madrid (Morata de Tajuña), Cataluña (Monjos y Vallcarca), Andalucía (Alcalá de Guadaira), Castilla y León (Venta de Baños), Cantabria (Mataporquera) y Navarra (Olazagutía). Según explican a Europa Press en fuentes de Comisiones Obreras., la empresa ha trasmitido a sus trabajadores su intención de paralizar la actividad hasta que el precio de la electricidad vuelva a bajar de los 200 euros el megavatio hora (MW).

Los empresarios envían una carta a Sánchez para que adopte una decisión urgente ante la situación de "emergencia nacional"

Por último, Ferroglobe, productor de silicio metal y ferroaleaciones participado en un 54% por el Grupo Villar Mir, ha apagado los hornos de sus tres fábricas en España, las de Arteixo (Galicia), Boo (Cantabria) y Monzón (Huesca). Según informan a Europa Press en fuentes sindicales, la actividad se paralizó este miércoles para dos días, pero todavía está por decidir qué se hará este viernes, dependiendo siempre de las medidas que apruebe el Gobierno para paliar el impacto del precio de la energía en toda la industria electrointensiva de España. La aplicación de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) todavía no está sobre la mesa, pero los agentes sociales aseguran que el precio al que la electricidad ha llegado hace "totalmente insostenible" continuar con la actividad.

La patronal pide reformar el mercado

En ese contexto, la patronal siderúrgica Unesid y la Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE) han pedido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que el Ejecutivo reforme urgentemente el mercado marginalista eléctrico, desacoplando el precio de los combustibles fósiles de la fijación de precios en el mercado. FADE, Ascer, Femetal, Confemetal, Feique y AGI Campo de Gibraltar se han sumado a esa reclamación.

Estas organizaciones han informado este jueves de que han enviado una carta a Sánchez para que en esta situación de "emergencia nacional" adopte una decisión urgente "reformando el mercado marginalista eléctrico, mientras dure esta crisis energética". Según los firmantes, esta medida es la única viable y con impacto para mantener la actividad industrial y el empleo. Unesid y AEGE advierten de que, de seguir esta deriva, se verán obligadas a poner en marcha ERTE y posibles deslocalizaciones de producción.

En España, más del 80% del consumo industrial está expuesto al precio del mercado eléctrico diario, según estas organizaciones, que señalan que ante la ausencia de ofertas de las empresas eléctricas de contratos bilaterales de electricidad a precios anteriores a la crisis, es imprescindible la acción del Gobierno español, al que piden la reforma del mercado eléctrico mientras dure la crisis energética.

La posición de los empresarios del sector contrasta con la de la patronal CEOE. Su presidente, Antonio Garamendi, se ha opuesto este jueves a cualquier posibilidad de "intervencionismo" en el mercado energético, incluso agitando el fantasma del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. "Convertiríamos un problema coyuntural en estructural y comenzaríamos a parecernos a algún país de Iberoamérica de cuyo régimen no compartimos muchas ideas", ha llegado a afirmar.

El repunte del precio de la electricidad ocasionado por la invasión de Ucrania ha motivado que una gran parte del sector industrial español empiece a recurrir a ajustes en sus procesos de producción y clame por una reforma del mercado. Las siderúrgicas y electrointensivas ya han anunciado paradas de forma generalizada: la última que se ha sumado es la planta de ArcelorMittal en Gijón.

ERTE Acerinox Sector industrial ArcelorMittal Ferroatlántica Precios Ercros