Es noticia
Menú
Tres años de Fridman en DIA: la promesa de viabilidad se ceba con la cuota de sus 'súper'
  1. Empresas
1.628 M en ampliaciones

Tres años de Fridman en DIA: la promesa de viabilidad se ceba con la cuota de sus 'súper'

La compañía quiere ser referente en el modelo de cercanía y para ello ha estado cerrando locales y renovando su red. El cliente aún no lo reconoce: DIA se ha dejado 1,6 puntos de cuota

Foto: Fridman, dueño de la cadena de supermercados DIA. (EC)
Fridman, dueño de la cadena de supermercados DIA. (EC)

En mayo hará tres años desde que LetterOne se hizo con el control de DIA. Un vehículo participado por Mikhail Fridman, magnate ucraniano-ruso sancionado por la Unión Europea esta semana. La llegada del 'holding' al capital de la multinacional de supermercados fue encarada como una fórmula de salvación para una empresa que ya llevaba años en declive. LetterOne consiguió cerrar una reestructuración financiera que permitió dar continuidad al negocio, pero esto ha venido con fuertes recortes para el legado de DIA en España.

Esta semana, la empresa ha caído casi un 17% en bolsa después de presentar sus cuentas a cierre de 2021, a la vez que argumentaba ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que las sanciones no afectaban a la compañía, ya que técnicamente ni Fridman ni Petr Aven tenían el control del 'holding'. Menos de 24 horas después, tanto Fridman como Aven dimitieron del consejo de LetterOne (manteniendo su participación en el 'holding'), sin dar más explicaciones sobre este último movimiento (¿si no hay peligro sobre el vehículo, para qué dimitir?).

Foto: Mikhail Fridman, en una imagen de 2019. (Reuters/Pavel Golovkin)

La sociedad de Luxemburgo llevó a DIA al borde del concurso de acreedores. En los tres últimos años, ha acometido dos ampliaciones de capital, la primera por 605 millones de euros y la segunda por 1.023 millones más. Ambas contaron en su día con cierta oposición de los accionistas minoritarios, aunque hoy LetterOne ya cuenta con un 77,9% del capital. La primera fue un parche para sortear la quiebra, mientras que la segunda se dirigió a consolidar un plan de transformación. En ambas, se encontró con cierta oposición pública a la operación por parte de algunos accionistas minoritarios.

Dicho plan, sin embargo, ha pasado por empequeñecer a la empresa en España, su principal mercado. Según explicaron los gestores de la cadena en verano de 2021, el plan es invertir entre 175 millones y 225 millones de euros cada año para optimizar las ventas por metro cuadrado de sus tiendas. Un plan que estará vigente hasta finales de 2023 y lo que busca es remodelar las tiendas existentes. De hecho, el programa no pasa por abrir nuevas tiendas, sino cerrarlas para rentabilizar la red existente. Esto implica que la red se haya retraído, a la vez que los ingresos y, por ende, la cuota de mercado. No obstante, todavía es complicado saber hasta qué punto la caída en cuota es por la hoja de ruta y no por la alta competencia entre los supermercados españoles.

Según datos de Kantar Worldpanel, DIA tenía en mayo de 2019 una cuota del 6,2%, siendo el tercer supermercado de España por detrás de Carrefour (8,7%) y Mercadona (26,1%). Casi tres años después, la cadena se ha quedado rezagada hasta prácticamente empatar en cuarto lugar: Carrefour ha aumentado hasta un 9,4% y Lidl ha entrado en el podio con un 5,4%. DIA se ha quedado a un paso de Eroski (4,5%) con una cuota del 4,6% en nuestro país.

No en vano, en el transcurso de los últimos dos años y medio, DIA ha cerrado 580 tiendas en España hasta quedarse con 2.191 locales propios y 1.598 franquicias. En solo 2021, la empresa ha clausurado 169 tiendas. Las ventas netas, comparadas con el cierre de 2018, tampoco se han recuperado: caen un 7,5% hasta los 7.209 millones de euros. Todo teniendo en cuenta el impulso del coronavirus, que propició un pico en 2020 que en 2021 la empresa parece no haber podido mantener (las ventas se desinflaron un 3,8% en 2021, aunque la empresa defiende que las comparables subieron un 5%). El desafío está en el entorno de costes y precios, acusado por el presidente ejecutivo, Stephan DuCharme, en un hecho relevante en el que avisaba de "las tensiones inflacionarias".

En un mercado tan competitivo como el de los supermercados, está por ver si el plan de DIA termina dando sus frutos. Según Ricardo Álvarez, CEO de DIA en España, 800 tiendas de DIA ya han completado su proceso de transformación, con un 36% de la red ya renovado. Los directivos esperan cerrar 2022 con un 70% de las tiendas bajo el nuevo concepto. Mientras tanto, un 57% de los franquiciados de DIA ya están bajo el nuevo modelo de racionalización de los locales. "Los resultados que estamos viendo en términos de crecimiento en ventas es esperanzador", dijo Álvarez, que espera convertir a DIA en un referente de la tienda de proximidad. De momento, tanto Lidl como Carrefour siguen aumentando su margen en cuota en enero.

En mayo hará tres años desde que LetterOne se hizo con el control de DIA. Un vehículo participado por Mikhail Fridman, magnate ucraniano-ruso sancionado por la Unión Europea esta semana. La llegada del 'holding' al capital de la multinacional de supermercados fue encarada como una fórmula de salvación para una empresa que ya llevaba años en declive. LetterOne consiguió cerrar una reestructuración financiera que permitió dar continuidad al negocio, pero esto ha venido con fuertes recortes para el legado de DIA en España.

Mikhail Fridman
El redactor recomienda