Es noticia
Menú
Iberdrola, al testigo clave: "Si no firmas nada, puede que empiecen las hostias"
  1. Empresas
SEGÚN UNA GRABACIÓN

Iberdrola, al testigo clave: "Si no firmas nada, puede que empiecen las hostias"

Una grabación del caso Villarejo revela cómo un directivo de la eléctrica trató de convencer con palabras gruesas a José Antonio del Olmo para que negase todos los hechos

Foto: Ilustración: EC Diseño.
Ilustración: EC Diseño.

José Antonio del Olmo, el directivo clave que denunció los pagos de Iberdrola a José Manuel Villarejo, está a la espera de la concesión del estatus de testigo protegido, acorde con la normativa europea que preserva la seguridad de las personas que desvelan información confidencial sobre presuntos delitos. Un trámite iniciado por el juez Manuel García Castellón ante la posibilidad de que el antiguo director de Administración y Control sufra presiones externas como las que ya empezó a sufrir hace dos años.

Según una grabación a la que ha tenido acceso El Confidencial, incluida en el sumario de la pieza 17 del caso Tándem, Juan Carlos Rebollo, actual director de Riesgo y Aseguramiento Interno, se puso en contacto con Del Olmo después de que este medio publicase el informe que el ahora jubilado depositó en una notaría y en el que detallaba las presuntas irregularidades cometidas por Iberdrola. Rebollo, enviado por los abogados de la eléctrica, le propuso al testigo clave firmar un documento en el que negara la veracidad del informe. Esa sería la vía para cerrar el caso y dar carpetazo al asunto, que involucraba al presidente ejecutivo de la compañía, Ignacio Sánchez Galán.

Pero Del Olmo se planta ante Rebollo. "He estado hablando con el abogado y me ha dicho que no firme nada con Iberdrola. Ni sí, ni no, pero que no firme nada. Yo no sé este follón de dónde viene ni por qué narices ha salido. Yo no quiero perjudicarte a ti en nada, punto número uno. Segundo, que le quede claro a Galán si tienes ocasión de decirle algo: yo no tengo nada que ver con esta guerra. Ni quiero perjudicar a Iberdrola en nada. Espero no salga nada más a la luz y que el juez lo mande a la mierda y se acabó. A mí esto solo me ha generado una intranquilidad de narices. Nada más, joder".

Pero Rebollo, amigo personal de Del Olmo, le insiste: “Lo fácil, que igual es lo correcto, es decir que no firmes nada, ni bueno, ni malo ni mediopensionista”. Y le pide que reflexione, porque esa “es una opción, que tendrá mucho valor o no, de que la cosa se muera aquí”. No obstante, el responsable de validar las facturas le inquiere: “¿Cuál es la opción?”, en referencia a que rubricar un escrito redactado por Iberdrola le generará problemas a futuro, una vez que el juez solicite a la Policía que extraiga de la notaría el documento de la denuncia interna.

No obstante, Rebollo le lanza un aviso: “Si digo yo ahora [a los abogados de Iberdrola] que José Antonio no va a firmar nada, lo más probable es que se empiece ya la guerra abierta sin cuartel”. Y añade: “Lo que pueden decirme, que ya me lo han dicho, si firma, ya veremos qué hacemos. Pero si no firma, no tenemos más remedio. No es que quieran, ojo, pero lo que tenemos que hacer es ir a poner una demanda contra José Antonio”. La conversación sigue así:

- Del Olmo: ¿Contra mí?

- Rebollo: Sí, eso es lo que me han dicho a mí.

- Del Olmo: Que hagan lo que quieran.

- Rebollo: Bueno no, no es por ti, es como han actuado en la inmensa mayoría de los casos.

Del Olmo, lejos de achantarse, le indica a su interlocutor, también imputado en la causa, que valore las consecuencias de dar ese paso. “Esto es un problema para mí y es un problema para José Luis San Pedro, que está en el ajo. Y para Fernando Becker, también”. San Pedro, que llegó a ser el número dos de Iberdrola, es el directivo al que el testigo informó de las presuntas irregularidades. Quien fue la mano derecha de Galán hasta 2016 niega que recibiese el informe, pese a que el juez dispone de documentación en la que Fernando Becquer, el responsable de Recursos Humanos, ahora consejero de El Corte Inglés, le informa de la aprobación de los supuestos pagos a Villarejo. Ambos están también imputados.

“Por eso digo. Lo que yo no despreciaría, la posibilidad que decíamos el otro día, tienes la opción de parar el tema aquí y ya está. Si fuese posible hablar con tu abogado y llegar al texto, si ves alguna afirmación que dices, mira, mi abogado me dice que si quitamos estas tres líneas se puede hacer tal… el renunciar a la posibilidad de que con la firma de un texto que a ti te sea confortable podamos optar a que la cosa se muera aquí, me parece que es una opción que hay que valorar”, apunta el enviado de Iberdrola, que vuelve a insistir.

- Rebollo: Si el abogado se lo curra un poco, si el abogado te dice me quitas esto, me cambias esta palabra, me pones esto…

- Del Olmo: Ya sé lo que me va a decir, que quién me garantiza a mí que es el final de la historia. Ya me lo ha dicho. La respuesta me la ha dado él.

- Rebollo: Nadie te garantiza. Pero es una opción para evitar males mayores.

- Del Olmo: Ya te entiendo.

- Rebollo: Es que decir "ni pa' Dios, no firmas nada en ninguna circunstancia" puede ser la mecha de que empiecen ya las hostias.

- Del Olmo: Te entiendo.

- Rebollo: Un texto que no fuese muy 'pringante' para ti y fuese medio aceptable para ti y para tu abogado, ¿por qué renunciar a él? Que le daría una vuelta más.

- Del Olmo: Se lo puedo comentar, pero me va a decir lo mismo, ya verás.

Tras esta última respuesta, el directivo de Iberdrola le reitera que no desprecie esta alternativa: "Ante una situación de estas, la casa se ve obligada a actuar", por lo que le indica que está dispuesto a modificar el escrito, cuyo contenido define como naíf. “No desprecies este papel como opción a que la cosa se pase”, insiste. Y el tira y afloja continúa.

- Del Olmo: Yo no desprecio nada. Estoy deseando que esto se vaya al carajo.

- Rebollo: Claro.

- Del Olmo: Pero me temo que lo que va a ocurrir es todo lo contrario, viendo lo del BBVA.

- Rebollo: Pero eso es una chorrada. Esta es la parte tuya. Olvídate de otros. Pero esto es la parte tuya.

- Del Olmo: Pero es que mi parte es más complicada porque aparece por más sitios, Juan Carlos, va a aparecer.

Lejos de relajarse la conversación, el testigo, que desde hace meses cuenta con protección policial, le recuerda que toda la documentación que tiene de Iberdrola se la ha dado a su abogado. “Que vengan a mi casa, que encuentren lo que quieran. A mí el tema me preocupa porque yo he actuado correctamente y si Iberdrola considera que no he actuado correctamente, pues que me lo diga”, le responde a su excompañero y vecino, que no esconde su malestar.

- Rebollo: Bien, lo que te quería decir, que ya las cosas están como están. Esto es una gran empresa y tirar 10 millones a putas, se la suda.

Tras esta conversación, Iberdrola interpuso dos demandas y dos querellas contra Del Olmo, al que ha investigado su patrimonio personal, información adelantada por este periódico, y que la eléctrica difundió en la web para empleados del grupo.

José Antonio del Olmo, el directivo clave que denunció los pagos de Iberdrola a José Manuel Villarejo, está a la espera de la concesión del estatus de testigo protegido, acorde con la normativa europea que preserva la seguridad de las personas que desvelan información confidencial sobre presuntos delitos. Un trámite iniciado por el juez Manuel García Castellón ante la posibilidad de que el antiguo director de Administración y Control sufra presiones externas como las que ya empezó a sufrir hace dos años.

Ignacio Sánchez Galán Fiscalía Anticorrupción José Luis San Pedro Fernando Becker Audiencia Nacional Comisario Villarejo
El redactor recomienda