Es noticia
Menú
NBA All Star 2022: negocio de 100 M en Cleveland entre audiencia a la baja y nuevos formatos
  1. Empresas
COTIZALIA SPORTS

NBA All Star 2022: negocio de 100 M en Cleveland entre audiencia a la baja y nuevos formatos

La Comisión de Deportes de Cleveland espera que el evento deje un impacto económico superior a los nueve dígitos. La NBA vuelve a introducir cambios en los eventos

Foto: Foto: Reuters/USA Today
Foto: Reuters/USA Today

El All Star se ha convertido en el banco de pruebas favorito para la NBA. Cambiar el formato a las elecciones con un Draft entre los más votados, cambiar las normas de puntos en el último cuarto, la publicidad en las camisetas y, este año (otra vez), otro cambio en el partido de rookies. Todo por reconquistar una audiencia a la baja en la televisión estadounidense y por mantener un evento que espera generar un impacto económico de 100 millones de dólares, según la Comisión de Deportes de Cleveland, ciudad que albergará la cita.

Al frente de dicha comisión, no obstante, está David Gilbert, máximo accionista de los Cleveland Cavaliers y consejero delegado de Quickens Loan, la empresa de créditos rápidos que, a su vez, da nombre al pabellón. “Tenemos un país loco por el deporte, y estos eventos siempre tienen una tasa de seguimiento muy elevada, por eso siempre hay tanta competencia para ser la sede de grandes citas”, explicó en su última rueda de prensa.

“Los ojos de medio mundo están puestos en Ohio y Cleveland durante este fin de semana, es un evento global que se verá en 200 países y donde el 25% de los jugadores son extranjeros”, añadió Lydia Mihalik, edil del Departamento de Ohio. Todo ello en un fin de semana con aforo completo para un pabellón de 19.400 espectadores y tras un All Star 2021 que a punto estuvo de paralizarse por la pandemia.

Foto: Foto: EFE.

El año pasado la nueva ola de casos Covid puso en jaque el All Star Weekend. El partido se trasladó a marzo y a Atlanta de urgencia tras la negociación entre NBA y sindicato de jugadores. Según The New York Times, al tratarse de un evento fuera de la liga regular, la pérdida de ingresos por no celebrar un All Star sería difícilmente cuantificable, aunque varias fuentes internas de la liga lo situaron entre 30 millones y 60 millones de dólares.

Y es que no sólo los contratos audiovisuales están en juego, sino también los ingresos por patrocinio. Las Finales y el All Star son los únicos eventos en los que la NBA ha vendido los naming rights. La marca de productos de limpieza Clorox da nombre al partido de estrellas emergentes, Ruffles al de personalidades famosas, AT&T al concurso de mates, Taco Bell al de habilidades y MTN Drew al de triples, y State Farm al partido del sábado.

Pero, más allá de mantener a los patrocinadores y el impacto que genera en la ciudad, la NBA afronta un reto aún mayor: recuperar la audiencia. El All Star llega cada año una semana después de la Super Bowl, que sin discusión es la retransmisión más vista en la televisión lineal norteamericana y ensombrece todo torneo que le precede.

Foto: Lebron James y Giannis Antetokounmpo se disputan un balón en el All-Star Game. (Reuters)

En 2020-2021, de hecho, el All Star Game fue el menos visto de los últimos 31 años, según Nielsen. El partido principal congregó a 5,94 millones de espectadores en EEUU a través de TNT y TBS, un 18% menos que la temporada anterior. Y, aun así, fue la retransmisión más vista del año para la NBA hasta los play-offs.

Los datos tienen un contexto. Desde la llegada de la pandemia todas las competiciones deportivas en Estados Unidos han experimentado caídas en la audiencia. Más aún con una temporada que no siguió su curso habitual, sino que arrancó en Navidad, en el caso de la NBA. También influyen las nuevas plataformas digitales, que permiten nuevas formas de ver el partido y que no se contabilizan en estas métricas de audiencia. Y un tercer dato: el All Star de 2021 fue la retransmisión deportiva más vista excluyendo la NFL, superando la MLB, PGA y Daytona500.

Las audiencias, por tanto, podrían dar la razón a la NBA con las modificaciones que ha introducido en los últimos años. La última afecta al partido de rookies y sophomores (jugadores de primer y segundo año), que años atrás ya se había transformado para ser estadounidenses contra resto del mundo. Ahora serán cuatro equipos de siete jugadores en estos dos rangos y cuatro de la G-League Ignite (la liga de desarrollo).

Foto: EC.

All Star Game: un evento donde brilla Nike

Ahora bien, si hay alguien por encima del resto que brilla en cada All Star es Nike. La campaña de marketing empieza desde el diseño de las equipaciones hasta la promoción de sus representados. La multinacional tiene casi al 60% de las estrellas en nómina a través de Nike y Jordan, entre ellos los principales jugadores, como LeBron James, Luka Doncic, Giannis Antetokounmpo o Nikola Jokic.

Por primera vez, además, habrá una mayor variedad de marcas, ya que en la lista se cuelan renacidas como AND1 a través de Fred Van Vleet, New Balance, de la mano de Dejounte Murray o Puma, junto a LaMelo Ball. Invitados sorpresa a la cita que amplían la representatividad entre las principales marcas deportivas, donde Under Armour sigue gracias a Stephen Curry y Joel Embiid y Adidas mantiene su cuota con cuatro jugadores.

El All Star se ha convertido en el banco de pruebas favorito para la NBA. Cambiar el formato a las elecciones con un Draft entre los más votados, cambiar las normas de puntos en el último cuarto, la publicidad en las camisetas y, este año (otra vez), otro cambio en el partido de rookies. Todo por reconquistar una audiencia a la baja en la televisión estadounidense y por mantener un evento que espera generar un impacto económico de 100 millones de dólares, según la Comisión de Deportes de Cleveland, ciudad que albergará la cita.

Cotizalia Sports