Es noticia
Menú
El crédito a empresas cae a mínimos y se disparan las refinanciaciones
  1. Empresas
EN 2021

El crédito a empresas cae a mínimos y se disparan las refinanciaciones

La banca frenó un 16% la financiación a empresas por la incertidumbre y las reservas hechas con el ICO (Instituto de Crédito Oficial). Las refinanciaciones se disparan hasta máximos desde la crisis del ladrillo

Foto: Antonio Garamendi, junto a Ana Botín. (EFE/Mariscal)
Antonio Garamendi, junto a Ana Botín. (EFE/Mariscal)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Tensión por todo lo alto entre los bancos y las empresas. Los tres indicadores del miedo subieron en 2021: el nuevo crédito al tejido empresarial se contrajo, las refinanciaciones se dispararon y las compañías hicieron acopio de depósitos o liquidez ante lo que pueda venir. Se dejaron notar las oleadas provocadas por las variantes delta y ómicron y las tensiones derivadas de la crisis de suministros.

Así se refleja en las últimas estadísticas del Banco de España de finales de 2021, en las que se muestra la evolución de uno de los años más complejos para el negocio de banca de empresas de las grandes entidades, a las puertas de la prueba de fuego con los créditos ICO (Instituto de Crédito Oficial) que se concedieron en 2020.

Foto: El presidente del Gobierno Pedro Sánchez (i) conversa con Ana Botín (c), presidenta de Santander, ante el vicepresidente Pablo Iglesias (d). (EFE)

De este modo, los bancos españoles afrontan en los próximos meses el final del periodo de carencia del grueso de los préstamos que se concedieron hace dos años ante la crisis del covid. Este 'efecto acantilado' llegará entre primavera y verano, y es el momento que más temen banqueros y supervisores ante el repunte de la morosidad empresarial.

Este es uno de los factores que han pesado sobre los hombros de los departamentos de Riesgos de las grandes entidades a la hora de dar nueva financiación, como han venido confirmando las últimas encuestas del Banco de España: "Los criterios de concesión de préstamos se habrían endurecido ligeramente", principalmente a pymes.

Esta tendencia se reflejó en el nivel de actividad del año pasado: los bancos prestaron a las empresas casi 300.000 millones, el mínimo histórico desde que existen registros del Banco de España (2010), un 16% menos que en 2020 y un 14% menos que en el año anterior, antes de la pandemia.

Junto a la restricción de la oferta, la caída de la demanda fue otro de los factores que impactaron en esta cifra, según explican desde las entidades. Así, las empresas todavía tienen en caja gran parte de los préstamos que, por precaución, pidieron en los peores meses de 2020. Sin embargo, esta tendencia tiene una lectura negativa: el dinero procedente de la financiación bancaria se está manteniendo en caja en lugar de destinarlo a inversión.

Las empresas hacen caja

De este modo, los depósitos en manos de empresas crecieron en 30.000 millones durante 2021, con un salto considerable en diciembre, el mejor mes en cuanto a financiación a las compañías. Es decir, que a pesar de recibir menos financiación, las empresas elevaron el dinero en caja, y cuando más pidieron prestado —diciembre, con 39.000 millones—, es cuando más capital dejaron en la cuenta, según los datos del Banco de España.

Los banqueros consultados sostienen que 2021 fue un año de transición entre el 'manguerazo' de los ICO de 2020, la incertidumbre empresarial marcada por las nuevas variantes, la inflación y la escasez de suministros, y la falta de visibilidad de lo que pueda ocurrir en 2022. La esperanza de los emprendedores y banqueros es que los fondos europeos impulsen la recuperación este año, aunque estos siguen todavía sin notarse en el tejido empresarial.

Junto al frenazo de los créditos y el repunte de los depósitos, este entorno incierto también hizo que se dispararan las refinanciaciones en 2021. El volumen de renegociaciones fue de 31.510 millones, un nivel por encima de los registros del Banco de España desde 2015. Se trata de una fecha clave, ya que en los dos años anteriores, 2013 y 2014, fue cuando se produjo el mayor 'boom' de refinanciaciones de la historia en España, ante todas las empresas y familias que los bancos sostenían artificialmente antes del rescate para no reconocer pérdidas.

El resumen de la situación que afronta la banca es de calma chicha. Banqueros, supervisores y empresarios presencian un escenario con menos créditos de lo habitual, más depósitos y la morosidad controlada, pero saben que todo va a cambiar en los próximos meses.

Tensión por todo lo alto entre los bancos y las empresas. Los tres indicadores del miedo subieron en 2021: el nuevo crédito al tejido empresarial se contrajo, las refinanciaciones se dispararon y las compañías hicieron acopio de depósitos o liquidez ante lo que pueda venir. Se dejaron notar las oleadas provocadas por las variantes delta y ómicron y las tensiones derivadas de la crisis de suministros.

Empresas Refinanciación Banca
El redactor recomienda