Es noticia
Menú
El gigante de congelados Virto sube precios pero avisa de riesgo de presión en los súper
  1. Empresas
FOLLETO A SUS INVERSORES

El gigante de congelados Virto sube precios pero avisa de riesgo de presión en los súper

Virto incluye entre los riesgos la inflación y la relación con los supermercados. Sin embargo, desde la empresa subrayan que no están teniendo problemas para trasmitirla a clientes

Foto: Verdura congelada.
Verdura congelada.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Con la inflación en auge, el sector de la alimentación se rompe los cuernos por gestionar el golpe de los costes. En este contexto, Virto, proveedor de ultracongelados de varios supermercados españoles, ha avisado en un folleto a sus inversores de que está expuesto al auge de los costes y a la presión de los supermercados. Sin embargo, desde la empresa niegan estar teniendo problemas para pasar parte de esta inflación a sus clientes.

La compañía navarra acaba de emitir 50 millones de euros en pagarés. En la parte de todos los riesgos del folleto a sus inversores, el documento deja patente que existe el riesgo de "presiones en los precios de los productos". Virto incluye entre sus clientes "a grupos de supermercados e hipermercados cuyo poder de negociación es notable tanto por su tamaño como por el volumen de negocio que generan para sus proveedores", apunta el folleto.

"A pesar de que [Virto y] sus filiales han establecido relaciones de confianza con sus clientes y fijado los parámetros de sus relaciones comerciales, es posible que aquellos clientes con mayor poder de negociación empleen presiones para reducir el precio al que compran los productos [de Virto y] de sus filiales", añade el folleto. Para la compañía, existe el riesgo de que estas presiones mermen el negocio. "En el caso de que los principales clientes de Virto y de sus filiales ejercieran presiones sobre los precios pactados, Virto y sus filiales podrían verse obligados a ceder ante tales presiones con la consiguiente reducción en sus márgenes de beneficios, lo cual podría tener un efecto material adverso en su actividad, situación financiera y resultados".

Foto: El logo de Lidl. (Reuters/Regis Duvignau)

Sin embargo, desde la empresa dicen que la situación actual es la contraria. "A pesar de que esos riesgos pueden estar presentes en todas las empresas, la realidad de Virto desmiente por completo que estos hipotéticos riesgos se vayan a producir", explican fuentes de la compañía. "Es todo lo contrario: hemos podido trasladar los incrementos de los costes originados por las subidas (energía, transporte, materiales, etc.) a todos nuestros clientes (Retail, Foodservice e industria), tanto nacionales como internacionales". Desde la empresa dicen haber absorbido parte de ese coste con mejoras internas y haber pasado un porcentaje del aumento a sus clientes.

"La fuente de información es un documento que analiza los riesgos genéricos del entorno, sector y de la compañía para financiadores", añaden desde la compañía navarra. "Esto no significa que sean riesgos reales del negocio, sino riesgos hipotéticos a los que cualquier compañía se puede enfrentar y que, por lo tanto, deben quedar reflejadas en dicho documento". Desde Virto, aseguran que "las relaciones con todos nuestros clientes han sido y son satisfactorias y en ningún caso nos hemos sentido presionados por parte de ninguna compañía" y que no manifiesta que "los riesgos que aparecen en la sección de "factores de riesgos" sea su visión de la realidad".

El grupo, fundado en 1984 por Javier Virto Moreno, está especializado en la venta de vegetales ultracongelados y no solo vende a supermercados, sino que también distribuye a plataformas que luego conectan sus productos con restaurantes, 'caterings' y plataformas industriales. No lo menciona en el folleto, pero su nombre es conocido por la alianza con Mercadona, que compra sus productos para la marca blanca de Hacendado. Desde la empresa insisten en que exportan la mitad de su producción, si bien afirman que, en España, Mercadona es el principal cliente, con en torno a un 20% del negocio. Desde la empresa no han querido revelar los nombres de otros supermercados con los que trabajan.

La amenaza de la inflación

El año 2021 ha puesto a prueba todo lo ganado durante el coronavirus, especialmente ante el auge de la inflación. La cadena DIA ya ha avisado de que las ventas comparables han caído y que el negocio está sometido al auge de los precios. En cambio, Lidl niega que la inflación esté impactando el negocio y asume el reto de absorber esa subida de los proveedores para seguir atrayendo a los clientes con ofertas competitivas. Estas declaraciones se dan en un contexto de manifestaciones por parte del sector primario, así como de presiones impulsadas por el gremio del transporte antes de navidades, que denuncian estar soportando gran parte del peso de los costes económicos.

El índice de los precios industriales indica que los fabricantes de alimentos han subido casi un 10% los precios. En cambio, según datos de Nielsen, estos precios solo subieron un 2,8%. El IPC total terminó diciembre en un alza del 6,5%.

En el apartado de riesgos, el folleto también hace mención a la amenaza: "los precios de las materias primas y de otros materiales de producción, así como en el precio de la energía". "Los precios del mercado mayorista español de la electricidad aumentaron un 98,5% entre diciembre de 2020 y junio de 2021, debido al encarecimiento de los permisos de emisión de CO₂ y a los mayores precios del gas", describen desde la empresa.

placeholder Imagen: EFE/Manuel Bruque.
Imagen: EFE/Manuel Bruque.

El documento menciona las alertas del Banco de España sobre la mayor subida del IPC desde 1992, según cita. "A pesar de que [Virto] lleva a cabo actuaciones con el objetivo de, por un lado, minimizar su exposición a las fluctuaciones de los precios de las materias primas y de otros materiales de producción, así como de la energía y, por otro, de asegurar su disponibilidad mediante la gestión activa, a corto, medio y largo plazo, de su red de proveedores y de los contratos de suministros, es posible que Virto y sus filiales no sean capaces de asumir los incrementos de los precios o de traspasar tales incrementos a sus clientes", explica el folleto de los pagarés.

"Además, un incremento en el precio de venta de los productos de Virto y sus filiales a los clientes podría afectar a los niveles de demanda de los productos de Virto y sus filiales, así como dar lugar a procesos de negociación de precios que paralicen las ventas, pudiendo a su vez tener un impacto material adverso en su actividad, negocio, situación financiera y resultados", zanja el folleto. Los datos que incluye en el informe son de 2020, cuando la inflación todavía no había alcanzado niveles como los actuales. Según detalla, el consumo de materias primas y de otras materias consumibles fue de 277 millones de euros (269 millones en 2019) y los gastos energéticos habían sido de 4,9 millones de euros (5,4 millones en 2019).

El sector de los supermercados gozó con el estallido de la pandemia de un tiempo de bonanza, en un momento en que la caída de la demanda en Horeca se trasladó al consumo en el hogar. La propia Virto lo percibió, como constata en sus cuentas a cierre de 2020. "El crecimiento en la cifra de negocios por segmentos ha tenido significativas variaciones respecto de la previsión", explica.

"Por un lado, se ha ralentizado debido a que la actividad de los clientes del canal de hostelería se ha visto paralizada durante gran parte del ejercicio 2020, lo que ha supuesto una disminución de la cifra de negocios de esta parte de la actividad", matiza, aunque añade que, "por el contrario, la pandemia ha provocado un incremento de las ventas de productos de alimentación en los supermercados por el pequeño consumidor, que ha permitido compensar totalmente la disminución de la cifra de negocios provocada por la caída de ventas al sector de la hostelería". En 2020, la compañía ingresó 363 millones de euros, lo que se tradujo en un beneficio de casi cinco millones.

Con la inflación en auge, el sector de la alimentación se rompe los cuernos por gestionar el golpe de los costes. En este contexto, Virto, proveedor de ultracongelados de varios supermercados españoles, ha avisado en un folleto a sus inversores de que está expuesto al auge de los costes y a la presión de los supermercados. Sin embargo, desde la empresa niegan estar teniendo problemas para pasar parte de esta inflación a sus clientes.

Proveedores
El redactor recomienda