Es noticia
Menú
Florentino se asegura 'sine die' la presidencia del Madrid tras salvar a Laporta
  1. Empresas
NUEVA LEY DEL DEPORTE

Florentino se asegura 'sine die' la presidencia del Madrid tras salvar a Laporta

El mandatario blanco mantendrá el límite máximo del 15% de los avales para presentarse a las elecciones pese a promover la eliminación de esta exigencia para ayudar al abogado culé

Foto: Florentino Pérez. (Cordon Press)
Florentino Pérez. (Cordon Press)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las decepciones deportivas que el Barça provoca a su presidente, Joan Laporta, no han impedido que en las últimas semanas respire más tranquilo: acaba de desprenderse de la obligación de avalar el 15% del presupuesto del club —124,6 millones de euros y, de paso, liberarse del yugo de avalistas incómodos. Y todo gracias a que el Gobierno, con el apoyo de los partidos nacionalistas, modificó en Navidad la Ley del Deporte que obliga a las directivas de los clubes de fútbol que no son sociedades anónimas a avalar con su patrimonio las cuentas del club. Este cambio en la norma fue apoyado por Florentino Pérez, a pesar de que el presidente del Real Madrid no va a aplicar esos cambios a los estatutos del club. Es decir, mantiene la barrera de entrada millonaria para disputar la presidencia en las urnas al magnate de la construcción.

El presidente del club blanco, que en las últimas cuatro elecciones no ha tenido candidatura rival, intermedió con el Consejo Superior de Deportes (CSD) para que se eliminase la obligación de que las juntas directivas de los cuatro clubes de Primera División que no son SAD —Real Madrid, FC Barcelona, Athletic de Bilbao y Atlético Osasuna— tuvieran que poner avales por el 15% de las cuentas anuales. Esa condición casi impidió que Laporta asumiera la presidencia del Barça la pasada primavera. Los miembros de su equipo directivo no disponían de tanto patrimonio como para sumar esos 124,6 millones de euros.

El abogado culé salvó el 'match ball' en la madrugada previa del último día para depositar ese dinero gracias a la ayuda recibida del Banco Sabadell y, sobre todo, de amigos poco afines, como Jaume Roures y José Elias, presidente de Audax Renovables. Pero ese aval tenía un vencimiento que, tras ser renovado en noviembre, vencía el pasado viernes. Al cambiar la ley, con el apoyo indispensable del Real Madrid, ya que ni el Athletic ni Osasuna tenían ningún interés especial, la exigencia ahora mismo es cero, a la espera de que una asamblea extraordinaria del Barça lo fije en un testimonial 3%.

Foto: Ignacio Sánchez Galán, a su llegada a la Audiencia Nacional. (Jesús Hellín)

De esta forma, Laporta se quita de encima a Elias, de quien considera que utiliza el club como una plataforma de propaganda para su empresa. El primer accionista de Audax usó su condición de avalista del Barça para acudir a las oficinas de ACS y conocer en persona a Florentino Pérez, con el que nunca había tenido contacto. Una reunión que inmortalizaron con una foto que el joven empresario, amante de los coches de lujo, no tardó en distribuir entre conocidos del sector.

El apoyo del presidente del Real Madrid a Laporta no ha sido gratis. A cambio, le exige lealtad al proyecto de la Superliga, en el que se han quedado solos frente a los grandes clubes europeos, y mantenerse firme contra el plan de Javier Tebas de vender parte de los derechos de televisión de La Liga a CVC Capital Partners por unos 2.000 millones de euros. El abogado accedió para salvar su pellejo, ya que, de lo contrario, la próxima semana debería convocar nuevas elecciones al no poder renovar el aval tras la advertencia del Banco Sabadell. Ese abismo habría redoblado aún más la crisis deportiva e institucional de un club con un agujero patrimonial de 450 millones y una deuda de más de 1.000 millones.

Lo llamativo de todo es que Florentino Pérez, que fue el que promovió la modificación de la ley para salvar a su colega azulgrana, ha decidido que no cambiará los estatutos del Real Madrid para adaptarlos a la nueva norma del CSD. Según fuentes del sector, el ingeniero de Caminos mantendrá la obligación de presentar un cheque con el 15% del presupuesto del club para todo aquel que pretenda aspirar a ser presidente del club blanco. Es decir, unos 105 millones de euros por adelantado. Esto se debe a la flexibilidad mostrada por el CSD, que, en lugar de imponer un porcentaje de aval aplicable obligatoriamente para todos, ha dejado en manos de cada club la decisión de rebajar ese umbral.

Una exigencia que se ha traducido en que nadie ha podido ser candidato en las tres últimas elecciones de 2013, 2017 y 2021, ya que, a diferencia del Barça, que lo requiere una vez resuelto los comicios en caso de ganarlos, el Madrid impone el aval cuando se recogen las firmas suficientes para presentarse como alternativa al hombre que rige el club desde 2009. La norma beneficia a Florentino, que él mismo se hace cargo de todo el aval, pese a que inicialmente deberían sufragarlo cada miembro de la junta de forma solidaria. Su pretensión es presentarse de nuevo a los comicios de 2025 si la salud le acompaña y, por supuesto, sin rivales.

Las decepciones deportivas que el Barça provoca a su presidente, Joan Laporta, no han impedido que en las últimas semanas respire más tranquilo: acaba de desprenderse de la obligación de avalar el 15% del presupuesto del club —124,6 millones de euros y, de paso, liberarse del yugo de avalistas incómodos. Y todo gracias a que el Gobierno, con el apoyo de los partidos nacionalistas, modificó en Navidad la Ley del Deporte que obliga a las directivas de los clubes de fútbol que no son sociedades anónimas a avalar con su patrimonio las cuentas del club. Este cambio en la norma fue apoyado por Florentino Pérez, a pesar de que el presidente del Real Madrid no va a aplicar esos cambios a los estatutos del club. Es decir, mantiene la barrera de entrada millonaria para disputar la presidencia en las urnas al magnate de la construcción.

Florentino Pérez Joan Laporta Real Madrid Consejo Superior de Deportes (CSD) FC Barcelona
El redactor recomienda