Es noticia
El golpe en la mesa de CaixaBank frente a Santander y BBVA
  1. Empresas
BIZUM EUROPEO

El golpe en la mesa de CaixaBank frente a Santander y BBVA

La entidad catalana ha hecho valer su nuevo liderazgo en el mercado español fijando la posición de la mayoría del sector respecto al proyecto del Bizum europeo, EPI

Foto: José Ignacio Goirigolzarri (i) y Gonzalo Gortázar, presidente y CEO de CaixaBank, en una entrevista. (Daniel González)
José Ignacio Goirigolzarri (i) y Gonzalo Gortázar, presidente y CEO de CaixaBank, en una entrevista. (Daniel González)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

En España cada vez manda más CaixaBank. Esta es la conclusión que ha quedado en el sector financiero tras el reciente movimiento de los bancos españoles que, salvo sorpresa, van a bajarse en marcha del proyecto del Bizum europeo, como adelantó este medio. Se trata de una de esas decisiones estratégicas en las que hasta hace poco los banqueros miraban a Boadilla del Monte, sede de Santander, antes que a la de la Diagonal de CaixaBank. Pero la fusión con Bankia ha movido los equilibrios de poder en el sector financiero.

El debate lleva meses abierto en la industria. La banca española se sumó al proyecto del Bizum europeo, Iniciativa de Pagos Europea (EPI, por sus siglas en inglés), hace casi dos años, con el objetivo de impulsar un sistema de pagos europeo que compitiera a nivel mundial con Visa y Mastercard. Su creación fue aplaudida y alentada públicamente por el Banco Central Europeo (BCE).

Foto: El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri (i), la presidenta de Banco Santander, Ana Botín (c), y el presidente del BBVA, Carlos Torres (d). (EFE/Pool/Mariscal)

Sin embargo, ahora ha llegado la hora de la verdad, la de inyectar el capital necesario, y han surgido las dudas. ¿Es realista y viable el proyecto? ¿Podrá convivir con el euro digital que impulsa el BCE? ¿Merece la pena la inversión que requiere, de más de 300 millones para los bancos españoles?

Con BBVA de perfil, el debate ha estado liderado entre Santander, partidario de mantener viva la iniciativa, y CaixaBank, que ve más sombras que luces en EPI. Ya sea por la posición de liderazgo de la entidad catalana en activos y medios de pago en España, o por el ahorro que significa su posición, la mayoría del sector ha transmitido que seguirá su camino, no entrando en EPI como accionistas. Hay quien considera en el sector que esta posición generalizada de la banca española, unida al posible abandono de las entidades nórdicas, holandesas y polacas, deja tocado y hundido el proyecto.

Cambio de paradigma

Por ello, es descartable que los bancos franceses y alemanes modifiquen su hoja de ruta. Santander está estudiando cómo mantenerse en el proyecto, siempre que no exija grandes cifras de inversión, y salvo sorpresa estará como único representante español.

Lo que está ocurriendo con EPI simboliza el giro que ha habido en el sector financiero español en los últimos años. Santander y BBVA tienen grandes frentes en los mercados internacionales y ven España como uno más. Esto se refleja en la patronal de los bancos, la AEB (Asociación Española de Banca), a cuyas reuniones acudían Emilio Botín y Francisco González hace más de una década, mientras que ahora no lo hacen ni los presidentes ni los consejeros delegados.

Foto: El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri (i), la presidenta de Banco Santander, Ana Botín (c), y el presidente del BBVA, Carlos Torres (d). (EFE)

A pesar de este cambio de paradigma, Santander mantiene una postura institucional fuerte en España: lidera negociaciones regulatorias con el Gobierno, refinanciaciones de grandes empresas y su presidenta, Ana Botín, está al frente de la Federación Europea de Banca, donde defiende intereses del sector.

Frente a ello, en el sector se percibe una posición más de perfil de BBVA. La entidad presidida por Carlos Torres dejó pasar hace un año la fusión con Sabadell, que veían con buenos ojos el BCE y el Banco de España, y ha apostado en su lugar por crecer en Turquía. En el caso de Santander, se quedó con Popular en 2017 evitando al Gobierno el problema de tener que llevar a liquidación uno de los mayores bancos del país. Desde entonces, Botín ha transmitido que ya tiene suficiente en el plato en España y que de crecer inorgánicamente será en otros mercados.

Este es el entorno en el que se mueve la nueva CaixaBank, que puede hacer valer su peso en el país para defender sus intereses. Además, cuenta con el respaldo de la patronal de cajas, Ceca, que el año pasado dio un portazo a una posible fusión con la AEB. La salida de EPI podría ser una primera señal de lo que está por venir.

En España cada vez manda más CaixaBank. Esta es la conclusión que ha quedado en el sector financiero tras el reciente movimiento de los bancos españoles que, salvo sorpresa, van a bajarse en marcha del proyecto del Bizum europeo, como adelantó este medio. Se trata de una de esas decisiones estratégicas en las que hasta hace poco los banqueros miraban a Boadilla del Monte, sede de Santander, antes que a la de la Diagonal de CaixaBank. Pero la fusión con Bankia ha movido los equilibrios de poder en el sector financiero.

Noticias del BBVA Gonzalo Gortázar Noticias de Caixabank Noticias del Banco Santander
El redactor recomienda