Es noticia
Menú
La mayoría de bancos españoles se descuelga del megaproyecto del Bizum europeo
  1. Empresas
EPI

La mayoría de bancos españoles se descuelga del megaproyecto del Bizum europeo

Las grandes entidades españolas deciden no entrar por el momento en EPI, el proyecto con el que bancos europeos están construyendo una solución de pagos única para la UE

Foto: El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri (i), la presidenta de Banco Santander, Ana Botín (c), y el presidente del BBVA, Carlos Torres (d). (EFE/Pool/Mariscal)
El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri (i), la presidenta de Banco Santander, Ana Botín (c), y el presidente del BBVA, Carlos Torres (d). (EFE/Pool/Mariscal)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La mayoría de bancos españoles decide bajarse en marcha del proyecto que, entre otras cosas, permitiría crear un Bizum europeo, un sistema de pagos instantáneos entre entidades del continente. Algunas de las principales entidades del país ya han determinado no unirse como accionistas a Iniciativa de Pagos Europea (EPI, por sus siglas en inglés), según fuentes financieras consultadas por El Confidencial. La resolución todavía no está tomada formalmente, ya que el plazo para dar una respuesta a la empresa europea expira en febrero, pero dichas fuentes señalan que hay pocas opciones de que estos bancos cambien de opinión.

A día de hoy, Santander es la única gran entidad con voluntad firme de seguir en el proyecto, siempre que la letra pequeña del acuerdo se amolde a sus intereses. BBVA tiene serias dudas y el resto de bancos —liderados por CaixaBank, Sabadell y Bankinter— están más fuera que dentro de este megaproyecto, según las mismas fuentes. Consultadas por ello oficialmente, estas entidades señalan que hasta final de mes no comunicarán nada.

Los motivos de esta determinación son el alto coste de este proyecto y el bajo retorno esperado. Los presupuestos que manejan las entidades españolas apuntan a una inversión a nivel europeo de 1.500 millones, de los que los bancos de este país tendrían que desembolsar unos 200-300 millones. Los bancos españoles ven poco atractivo invertir esta suma de dinero para desarrollar un servicio que ya tienen sus clientes —Bizum, entre otros— y que tendrá complicado competir de tú a tú con Visa y Mastercard.

Foto: .

EPI nació con el objetivo de crear una solución de pagos única que pudiera competir con los gigantes norteamericanos y asiáticos. Aunque el pago entre particulares —Bizum— sería uno de sus ejes, no sería el único, ya que también quiere desarrollar una plataforma europea para transferencias instantáneas, una tarjeta con validez en todos los países y un 'e-wallet' —cartera digital—. Los bancos españoles creen que están muy por delante en el desarrollo de estas tecnologías frente a sus competidores europeos, por lo que gran parte de la inversión sería para financiar la renovación de las plataformas francesas y alemanas.

Dudas

Además, las fuentes consultadas ven difícil que este proyecto europeo pueda competir con Visa y Mastercard teniendo en cuenta que han ido saliendo algunos países como Polonia, Países Bajos, Finlandia, Portugal e Irlanda. "Hay un error estratégico: una mini Visa difícilmente va a competir con Visa y Mastercard. Todo esto nos pone en una situación difícil", explican desde uno de los socios españoles de EPI.

Estas entidades ven más factible un plan B: no entrar en el proyecto europeo como accionistas sino como clientes cuando esté en marcha. Algo similar a lo que ha ocurrido con Bizum e ING. La entidad holandesa no entró en la creación de esta plataforma de pagos en su origen, porque tenía su propia iniciativa, Twyp. El éxito de Bizum hizo que tuviera que ceder y entrar como cliente, por lo que sus clientes tienen la tecnología, aunque con un coste superior para la entidad del que abonan los socios accionistas.

placeholder Usuarios de Bizum. (Bizum)
Usuarios de Bizum. (Bizum)

La salida de la mayor parte de los bancos españoles sería un golpe para EPI, ya que casi la mitad de sus entidades fundadoras —15 de 32— son de este país. Entre los grupos creadores hay multinacionales como Deutsche Bank, UniCredit, ING, Société Générale, BNP Paribas y Commerzbank.

Los bancos españoles tienen 'a priori' cinco puestos en el consejo: uno para cada uno de los grandes —Santander, BBVA, CaixaBank y Sabadell— y otro para el resto —Bankinter, Abanca, Cecabank, Unicaja Banco, Kutxabank, Caja de Ingenieros, Laboral Kutxa, Caja Rural, Ibercaja Banco, Eurocaja Rural y Grupo Cooperativo Cajamar—.

Santander podría desmarcarse del resto de entidades por su posición más internacional. Más allá de España y Reino Unido, el grupo presidido por Ana Botín tiene mucho negocio de consumo en Alemania, Países Nórdicos, Francia, Italia y Polonia. El resto de bancos españoles con exposición internacional está en países que han rechazado a EPI: CaixaBank en Portugal, Sabadell en Reino Unido y BBVA está entrando en Italia.

La mayoría de bancos españoles decide bajarse en marcha del proyecto que, entre otras cosas, permitiría crear un Bizum europeo, un sistema de pagos instantáneos entre entidades del continente. Algunas de las principales entidades del país ya han determinado no unirse como accionistas a Iniciativa de Pagos Europea (EPI, por sus siglas en inglés), según fuentes financieras consultadas por El Confidencial. La resolución todavía no está tomada formalmente, ya que el plazo para dar una respuesta a la empresa europea expira en febrero, pero dichas fuentes señalan que hay pocas opciones de que estos bancos cambien de opinión.

Tarjetas de crédito
El redactor recomienda