Es noticia
Menú
Ana Botín acumula pérdidas de 30 M en 2020 con su apuesta por acciones del Santander
  1. Empresas
A TRAVÉS DE CRONJE

Ana Botín acumula pérdidas de 30 M en 2020 con su apuesta por acciones del Santander

Cronje, una de las sociedades patrimoniales de la presidenta del banco, aumenta hasta 60 millones de euros los números rojos por la compra de títulos de la entidad financiera

Foto: Ana Botín. (Reuters/Juan Medina)
Ana Botín. (Reuters/Juan Medina)

Ana Botín es de los presidentes ejecutivos de una compañía del Ibex que más confían en la evolución de la empresa que dirige si el entusiasmo se mide por el dinero que invierte en comprar acciones del grupo. Pero, pese a sus continuados intentos de mostrar su confianza en el futuro del Santander, la apuestas de los últimos años no han resultado rentables. Según el informe anual del ejercicio 2020 de Cronje, la sociedad patrimonial a través de la cual tiene más de 30 millones de títulos del banco, la heredera de Emilio Botín perdió 27,5 millones de euros.

Según este documento, Cronje presentó estos números rojos al tener que deteriorar acciones del Banco Santander por 28,2 millones, que Botín llegó a tener valoradas a 5,48 euros por acción. En los últimos años, y a pesar del repunte experimentado en 2021, el banco ha experimentado una tendencia descendente en bolsa, donde actualmente se cambia por debajo de los tres euros, lo que ha obligado a la presidenta del mayor grupo financiero de España a tener que ir corrigiendo la tasación de los títulos en cartera a su valor real.

Foto: Ana Botín, presidenta de Santander. (EFE/Pedro Puente)

Estas pérdidas de 27,5 millones se suman a los cerca de 30 millones de minusvalías adicionales que Ana Botín acumuló entre 2015 y 2019, años en los que la ejecutiva quiso transmitir a los inversores su esperanza en la mejoría de la cotización. Sobre todo después de que nada más hacerse con las riendas de la presidencia (septiembre de 2014), llevase a cabo una ampliación de 7.000 millones de euros (en enero de 2015), sin derecho preferente para los accionistas minoritarios, a 6,18 euros por acción. Es decir, al doble de su valor actual.

En 2016, adquirió 8,07 millones de títulos a Bamifar, una entidad vinculada a la familia, a un precio de adquisición de 4,95 euros, lo que elevó el coste de la inversión a 39,98 millones de euros. Después, en el verano de 2017, el Santander realizó otra petición de fondos a los inversores por 7.072 millones, a 4,80 euros, para financiar la compra del Banco Popular. Una operación a la que Ana Botín, que en ese momento era dueña de forma directa de 18,4 millones de acciones, acudió con 8,44 millones de euros (1,76 millones de títulos) para no diluirse.

Estas adquisiciones la obligaron a reconocer ya en 2018 un primer deterioro de 29,3 millones, lo cual no fue óbice para que siguiera apostando por la remontada del Santander en bolsa. Así, en 2019 y en 2020, destinó 15,7 y 10,76 millones de euros para hacerse con 4,28 y 3,74 millones de acciones adicionales, respectivamente.

El banco ha cerrado 2021 con alzas del 18%, que supondrán un alivio para Cronje

En el último informe anual, Cronje reconoce haber solicitado una línea de crédito a Bankinter de 28,15 millones, préstamo cuya garantía son, precisamente, casi 18 millones de títulos del Santander. Desde que accedió al timón de mando de la tercera empresa del Ibex por capitalización, la presidenta lleva acumulados deterioros por su inversión de casi 60 millones.

La pasada semana, la presidenta anunció que se había hecho con dos millones de opciones sobre acciones, además de comprar directamente medio millón de títulos más, por los que ha pagado 1,3 millones de euros, según la información remitida al supervisor bursátil. En paralelo a la compra de títulos, Ana Botín ha ido adquiriendo opciones sobre acciones que le dan derecho a adquirir casi 5,66 millones al precio fijado en cada caso. En septiembre de 2020, compró 2,14 millones y 1,35 millones de opciones sobre acciones, a las que se suman los 2,16 millones de opciones de compra sobre acciones adquiridas el pasado miércoles y reportadas el pasado 17 de diciembre.

Después de tres años de descensos, la cotización del Banco Santander acabó 2021 con subidas superiores al 18,6%, lo que será un alivio para la presidenta y los cuatro millones de accionistas. Los analistas, un 60% de los cuales recomienda comprar el valor, le dan un precio objetivo de 3,81 euros, lo que supone un potencial de revalorización del 30% para 2022.

Ana Botín es de los presidentes ejecutivos de una compañía del Ibex que más confían en la evolución de la empresa que dirige si el entusiasmo se mide por el dinero que invierte en comprar acciones del grupo. Pero, pese a sus continuados intentos de mostrar su confianza en el futuro del Santander, la apuestas de los últimos años no han resultado rentables. Según el informe anual del ejercicio 2020 de Cronje, la sociedad patrimonial a través de la cual tiene más de 30 millones de títulos del banco, la heredera de Emilio Botín perdió 27,5 millones de euros.

Inversores Ibex 35
El redactor recomienda