Es noticia
Menú
Las estaciones de esquí apuntan a ingresos prepandemia en 2021-2022
  1. Empresas
LA NAVIDAD, FECHA CLAVE

Las estaciones de esquí apuntan a ingresos prepandemia en 2021-2022

La campaña navideña aporta en torno al 25% de los ingresos totales de las estaciones españolas cada temporada. Además, este año se prevé recuperar el volumen de negocio

Foto: Foto de archivo.
Foto de archivo.

Formigal, Candanchú, Sierra Nevada, Baqueira o Grandvalira, esta última en Andorra. El sector español de la nieve sufrió severamente el primer año de la Covid-19, pero en solo una temporada aspira a rebotar y alcanzar una cifra de ingresos similar a la de 2019. Gran parte de las esperanzas están puestas, precisamente, en estos días pese al repunte de contagios por la variante Ómicron. Y no únicamente porque las restricciones sanitarias aún no se han endurecido en el país, sino porque la campaña de Navidad aporta cada año en torno a un 25% de la facturación total de las estaciones.

“Por detrás de la campaña de Navidad, otras fechas destacadas para las estaciones de esquí son el puente de diciembre y el mes de febrero”, explica a El Confidencial y 2Playbook Jesús Ibáñez, presidente de Atudem, la patronal que agrupa a las principales estaciones de esquí y montaña en España. Las previsiones para este año “no pueden ser mejores”, avanza, y es que prácticamente el 100% de los espacios ya están reservados.

Tras un año de ajustes en la inversión y el presupuesto, en 2021 el sector de la nieve ha alcanzado una cifra récord en inversión. En total, 37,5 millones de euros para poner a punto sus instalaciones y servicios, muy por encima de temporadas previas. Todo por reconquistar a un usuario que ya no tiene las restricciones de movilidad del año anterior y que se ha visto beneficiado por las tempranas nevadas en los principales enclaves.

Foto: Foto:  EFE/Pablo Martín.

David Hidalgo, presidente de Grandvalira, coincide con Ibáñez y defiende que para la estación pirenaica el mes de diciembre supone hasta un 25% de su facturación. De hecho, concreta que, solo en la última semana del año, con los días festivos de Navidad, se generan un 15% de los ingresos totales de la temporada. De momento, al solo existir recomendaciones de precaución y limitaciones en espacios cerrados, las cancelaciones no se están produciendo de forma tan generalizada y son casos puntuales.

De cumplir las expectativas generadas en este arranque de 2021-2022, las estaciones confían en superar las cifras de 2018-2019. Su negocio se situó entonces en 122 millones de euros, la segunda mejor cifra de la última década, por detrás de 2017-2018.

La progresión se frenó en 2019-2020, cuando la facturación total se situó en 118,75 millones de euros, apenas un 2,74% menos que el año anterior debido a que la temporada se tuvo que acortar tras la llegada de la pandemia. En 2020-2021, sin embargo, la facturación se hundió un 68%, hasta 37 millones de euros.

Foto: Estación de esquí de fondo de Los Llanos del Hospital, en Benasque. (EFE)

De cara a 2021-2022, desde Atudem se muestran “optimistas”. “La actividad permite a los asistentes practicar un deporte al aire libre y los datos de personas vacunadas en España son muy positivas”, añade Ibáñez, quien aun así fía los resultados a las posibles restricciones que se puedan aplicar en las comunidades autónomas para frenar la nueva ola de contagios.

Por el momento, las buenas previsiones, el aumento de la inversión y la tasa de ocupación ya han generado un impacto positivo en la economía. La creación de empleo directo supera ya las 3.000 personas, según datos de la patronal, más de un millar de trabajadores más que en la campaña anterior.

A esta cifra hay que sumar el empleo indirecto, clave para dinamizar entornos rurales a nivel turístico durante la temporada invernal. A su papel como dinamizadores de la actividad en estas poblaciones hace referencia Ibáñez para hacer un llamamiento a las administraciones: “España fue de los pocos países donde las estaciones de esquí no recibieron ni un solo euro público”, lamenta.

Foto: Formigal. (EFE)

La estación de Candanchú, incluso, llegó a comunicar su cierre alegando pérdidas millonarias a finales de julio. Un mes más tarde, sin embargo, el Gobierno de Aragón negoció su rescate a pesar de no formar parte de la lista de estaciones gestionadas por Aramón, la sociedad participada al 50% por el Ejecutivo maño, aunque su futuro a largo plazo aún no se ha despejado. Esta última está patrocinada por LaLiga desde este invierno, luciendo el logo de los clubes en distintos activos del complejo pirenaico.

También en la encrucijada está la madrileña estación de Navacerrada. El Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico decretó su cierre por el daño medioambiental en la zona. La Junta de Castilla y León, sin embargo, con sentencia judicial mediante, logró la reapertura para esta temporada, aunque el caso aún está paralizado a la espera de nuevos recursos.

Desde Atudem defienden que la práctica de deportes de nieve “no genera un impacto climático negativo” e instan al Gobierno a “pensar en el efecto positivo que Navacerrada tiene a nivel de empleo e ingresos económicos para empresas y pueblos de la zona”.

Formigal, Candanchú, Sierra Nevada, Baqueira o Grandvalira, esta última en Andorra. El sector español de la nieve sufrió severamente el primer año de la Covid-19, pero en solo una temporada aspira a rebotar y alcanzar una cifra de ingresos similar a la de 2019. Gran parte de las esperanzas están puestas, precisamente, en estos días pese al repunte de contagios por la variante Ómicron. Y no únicamente porque las restricciones sanitarias aún no se han endurecido en el país, sino porque la campaña de Navidad aporta cada año en torno a un 25% de la facturación total de las estaciones.

Nieve Cotizalia Sports