Primero Alicante, ahora Requena: la fiebre solar de Florentino Pérez llega a Valencia
  1. Empresas
UN PARQUE DE 40 MW

Primero Alicante, ahora Requena: la fiebre solar de Florentino Pérez llega a Valencia

El Grupo ACS pone a información pública una planta fotovoltaica de cerca de 100 hectáreas en Requena cuya línea de evacuación afecta a decenas de particulares

Foto: Planta fotovoltaica del Grupo ACS en Mula (Murcia).
Planta fotovoltaica del Grupo ACS en Mula (Murcia).

La pulsión inversora en proyectos fotovoltaicos del Grupo ACS ha puesto el ojo en la Comunidad Valenciana con al menos tres proyectos millonarios maduros. La Generalitat valenciana acaba de sacar a información pública un parque solar de 40 MW en el término municipal de Valencia presentado por una mercantil denominada Fotovoltaico Casiopea Requena, filial de Cobra, la compañía de ingeniería y servicios que la constructora cotizada que preside Florentino Pérez está a punto de traspasar a la francesa Vinci por casi 5.000 millones. El proyecto, con una inversión superior a los 20 millones de euros, incorpora una subestación eléctrica y una línea de evacuación de alta tensión de 132 kv con afección sobre decenas de parcelas de propiedad particular, cuyos dueños están ahora todavía dentro del plazo para presentar alegaciones.

La de Cobra es una de las 12 plantas solares proyectadas hasta la fecha en la comarca valenciana de Requena-Utiel, con una extensión de 2.500 hectáreas, según los cálculos difundidos por la plataforma Utiel-Requena Sostenible, de las muchas que se han organizado en la provincia de Valencia como reacción a la proliferación de grandes parques de paneles solares que, según sostienen, atentan contra el equilibrio medioambiental y paisajístico. El término de Requena, la puerta de entrada a la Meseta castellana, es muy atractivo para los inversores por las grandes extensiones de suelo llano, en su mayor parte ocupado por viñedos.

Los proyectos están siendo tramitados por Cobra, que ACS está a punto de traspasar a Vinci

El proyecto de Cobra cuenta con evaluación de impacto ambiental y ha sido sometido a información pública en el marco del Decreto-ley 14/ 2020, con el que la Generalitat valenciana, a través de la Conselleria de Economía, está tratando de dar salida a los cientos de solicitudes de proyectos de renovables atascados en los despachos de la Administración. La norma permite acelerar plazos burocráticos, pero también marca criterios de afección medioambiental y paisajística para su autorización. El decreto incluye un mapa de zonas incompatibles y condicionadas para instalaciones fotovoltaicas (pinche para ver el mapa).

La previsión de la Administración valenciana es dar luz verde para 2030 a proyectos por 6.000 MW (seis veces la central nuclear de Cofrentes) sobre una extensión estimada de 12.000 hectáreas, el 1,5% de la superficie del suelo común no urbanizable sin protección medioambiental. La previsión de instalación de potencia es menor que la cantidad de presolicitudes que se acumulan en la 'conselleria' que dirige Rafael Climent.

Foto: (Reuters)

La de Requena no es la única incursión renovable de Florentino Pérez en la Comunidad Valenciana. ACS, a través de Cobra, también tiene en marcha una planta solar en Castalla (Alicante), con 100 MW de potencia y una inversión prevista de 55 millones, y otra todavía más ambiciosa, de 140 MW en Villena (Alicante), con más de 75 millones de euros de inversión. Estas dos instalaciones llevan meses superando trámites administrativos.

Los pasos de la constructora del presidente del Real Madrid indican una apuesta decidida por el sector de las renovables. El Grupo Cobra ha ejecutado o tiene en fase de ejecución plantas con capacidad de potencia de más de 1.000 MW en Samper de Calanda (Teruel), Alcázar de San Juan (Ciudad Real), Bonete (Albacete) o Mula (Murcia). Esta última instalación ya está en servicio, roza los 500 MW y fue vendida al fondo de inversión canadiense Norhleaf por unos 300 millones de euros. Ese es el modelo de negocio. Tramitar y construir grandes parques fotovoltaicos para después recuperar la inversión vía colocación del activo a inversores institucionales. En septiembre del año pasado, ACS vendió a Galp el 75% de Zero-E, su filial de energías renovables. No obstante, promotoras como la que tramita el proyecto de Requena siguen estando controladas por Cobra, representada por Luis Rein Rojo, 'managing director' de Cobra Concesiones y CEO de Zero-E. Habrá que ver si las placas requenenses y alicantinas no terminan también en los activos de Vinci cuando se firme el traspaso definitivo de la división industrial Cobra.

Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda