Es noticia
Menú
La inmobiliaria de Blackstone y Santander pierde 1.853 millones por el covid en 2020
  1. Empresas
PROJECT QUASAR

La inmobiliaria de Blackstone y Santander pierde 1.853 millones por el covid en 2020

Quasar, la sociedad que heredó los activos de Banco Popular, elevó sus números rojos en 2020 un 50%. Estas pérdidas provocaron tensión entre sus accionistas

Foto: Sede de Blackstone en Nueva York. (Andrew Kelly/Reuters)
Sede de Blackstone en Nueva York. (Andrew Kelly/Reuters)

Pérdidas históricas para Quasar, la alianza inmobiliaria de Blackstone y Santander. Esta sociedad a la que se traspasaron los activos tóxicos del Popular registró unos números rojos de 1.853 millones en 2020, un 50% más que un año antes, según el Registro Mercantil. La menor actividad y, sobre todo, las provisiones prudenciales que hizo Quasar, impulsaron estas pérdidas contables.

"El citado resultado viene derivado de unos márgenes de negocio insuficientes para sostener una estructura de costes compuesta por unos gastos de la cartera de activos inmobiliarios y préstamos y el 'servicer', así como de una financiación de terceros. Adicionalmente, el grupo ha decidido ajustar los valores de algunos inmuebles como parte del ejercicio de valoración anual de la cartera realizado por un experto independiente, influido adicionalmente por el efecto en el mercado inmobiliario de la pandemia provocada por el covid-19", expone Quasar en sus cuentas consolidadas.

Foto: Logo de Blackstone. (Reuters)

Estos resultados provocaron un choque entre los dos accionistas de la sociedad, Blackstone, con un 51%, y Santander, con un 49%, que coincidió con la salida de uno de los principales ejecutivos del fondo en España, Diego San José, como publicó este medio. De hecho, el inversor norteamericano llegó a estudiar la interposición de una demanda por la calidad de esta operación ligada al Popular.

Project Quasar explica en sus cuentas que el escenario macroeconómico ha mejorado desde que se decidieron estas provisiones, por lo que da a entender que podría deshacer parte de estas pérdidas este año en los siguientes.

Pérdidas arrastradas

"El grupo espera, en el año 2021, obtener según sus mejores estimaciones unos ingresos por ventas, alquileres y recobros de activos financieros de 1.005 millones de euros", explica la sociedad en sus cuentas. Las ventas fueron de 830 millones en 2020.

El problema para esta alianza de Blackstone y Santander es que tendrá que intentar remontar el vuelo en un entorno más débil del previsto cuando se cerró el traspaso del ladrillo del Popular. Estos dos accionistas valoraron entonces en 10.000 millones una cartera con una tasación de origen de 30.000 millones. Tras un 2018 en el que la sociedad ganó más de 1.000 millones, Quasar ha generado números rojos por 3.000 millones en los dos últimos ejercicios, con lo que las pérdidas acumuladas son más de 2.000 millones.

"El impacto operativo y financiero general es altamente dependiente de la amplitud y duración de la pandemia provocada por el covid-19, incluyendo la posible aparición de rebrotes adicionales, y podría verse afectado por otros factores que actualmente no se pueden predecir", señala la empresa.

placeholder La presidenta de Santander, Ana Botín, en la Audiencia Nacional para testificar en el caso Banco Popular. (Juan Carlos Hidalgo/EFE)
La presidenta de Santander, Ana Botín, en la Audiencia Nacional para testificar en el caso Banco Popular. (Juan Carlos Hidalgo/EFE)

Entre las provisiones que la sociedad inmobiliaria hizo en 2020 figuran 314 millones que se cargaron para dar de bajas activos fiscales diferidos: "En opinión de los miembros del consejo de administración de la sociedad Dominante y teniendo en cuenta el entorno económico actual y la incertidumbre derivada de la pandemia y sus posibles rebrotes, se ha determinado que la recuperabilidad de parte de dichos activos no se encontraba razonablemente asegurada". El resto de dotaciones ascendieron a 762 millones en el caso de los activos inmobiliario y a 47 millones en el de los créditos morosos.

Según sus últimos datos, Quasar tiene todavía activos por valor de 6.984 millones, por debajo de los 9.400 millones que tenía registrados en 2019. De estos casi 7.000 millones, la mayor parte —76%— son activos inmobiliarios y el resto créditos.

Una de las dificultades a las que se enfrenta esta alianza de Blackstone y Santander es su elevada deuda. Quasar tiene en vigor un préstamo sindicado liderado por Morgan Stanley y Deutsche Bank de 5.962 millones, cuyos intereses ascienden a 200 millones anuales y del que tenía que amortizar 555 millones en 2021 y 905 millones en 2022. El gran reto será en 2023, cuando tiene que amortizar el resto, 4.500 millones.

Pérdidas históricas para Quasar, la alianza inmobiliaria de Blackstone y Santander. Esta sociedad a la que se traspasaron los activos tóxicos del Popular registró unos números rojos de 1.853 millones en 2020, un 50% más que un año antes, según el Registro Mercantil. La menor actividad y, sobre todo, las provisiones prudenciales que hizo Quasar, impulsaron estas pérdidas contables.

Noticias del Banco Santander Blackstone
El redactor recomienda