Es noticia
La gran divergencia de las materias primas: las industriales caen, pero las agrícolas suben
  1. Empresas
Unas frenan y las otras suben

La gran divergencia de las materias primas: las industriales caen, pero las agrícolas suben

El superciclo de las materias primas encara un nuevo desafío: la aparición de ómicron, que ha arrojado incertidumbre sobre la marcha de la pandemia y puede reducir la demanda de metales industriales

Foto: Sacos de café en un almacén de Cuba. (EFE/Ernesto Mastrascusa)
Sacos de café en un almacén de Cuba. (EFE/Ernesto Mastrascusa)

El superciclo de las materias primas encara un nuevo desafío: la aparición de ómicron, que puede provocar un posible recrudecimiento de la pandemia. Los contagiados por covid están repuntando en la mayoría de países y el temor de una desaceleración en el ritmo de recuperación de la economía está encima de la mesa. El ejemplo más claro se aprecia en el mercado de 'commodities' en el que hay una clara divergencia entre la marcha de los metales industriales, claramente dependientes de la evolución del ciclo económico, y las agrícolas.

Los metales industriales son, junto con los precios de la energía que han cedido terreno tras máximos, los que ponen a prueba el superciclo de las materias primas. El paladio, utilizado en la fabricación de automóviles, acumula una caída superior a los dos dígitos en el último mes, similar al castigo que sufre el platino (-10,3%). Los más tradicionales, como el plomo, el cobre o el aluminio tampoco eluden las correcciones, aunque sus retrocesos se sitúan sobre el 5%.

Ben Laidler, estratega de mercados globales de la plataforma de inversión en multiactivos eToro, ve lógico el castigo que han sufrido la mayoría de las materias primas. "El aumento de la cuarta ola del virus y la preocupación por una nueva variante altamente contagiosa están provocando un fuerte debilitamiento de los mercados mundiales. Esta reacción de aversión al riesgo está afectando a los activos más sensibles a las perspectivas de crecimiento del PIB, como las materias primas y la renta variable. Mientras que los activos más seguros, como el dólar, los bonos y el oro, están en demanda".

Foto: Granos de café. (EFE/Bienvenido Velasco)

Las materias primas agrícolas no solo escapan de las caídas (casi) generalizadas, sino que registran subidas en las últimas semanas. ¿Los motivos? Las condiciones climatológicas juegan en contra de su producción por lo que, ante una menor oferta, el precio se dispara con fuerza. Los expertos prevén que se produzca una alteración del clima por el fenómeno de La Niña durante este invierno, lo que afectará a los productores del hemisferio sur.

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) pronostica un 90% de probabilidades de que se produzca el fenómeno meteorológico de doble inmersión de La Niña, por segundo invierno consecutivo, que genera un clima seco en muchos de los grandes exportadores agrícolas.

Con esta radiografía, no parece descabellado que el índice de precios de los alimentos de la ONU (FAO) se encuentre en su nivel más alto de una década, ya que ha alcanzado niveles no vistos desde junio de 2011. Si miramos el de los cereales, la subida es aún mayor. "La fuerte demanda combinada con la escasez de la oferta, especialmente de trigo de mayor calidad en los principales países exportadores, siguió empujando al alza por quinto mes consecutivo los precios del trigo, que alcanzaron su nivel más elevado desde mayo de 2011", esgrimen desde Naciones Unidas. "La calidad posiblemente menor de las cosechas en Australia, tras unas precipitaciones intempestivas, y la incertidumbre respecto de posibles cambios en las medidas de exportación de Rusia también favorecieron la subida".

Foto: El desayuno. (iStock)

Los precios del azúcar también han repuntado con fuerza debido, principalmente, al aumento de los precios del etanol. Este escenario fomentó un mayor uso de caña de azúcar para producir etanol en el Brasil, el mayor exportador de azúcar del mundo, y también se vieron favorecidos por una mayor demanda de importaciones a nivel mundial. Así, el precio del café ha repuntado un 25% en el último mes, el arroz cerca de un 10% y el trigo más de un 5%

Esta subida de las materias primas agrícolas encarecerá la cesta de la compra. Alex Tedder, responsable de renta variable global de Schroders, destaca que "es factible que las empresas sean capaces de superar los próximos 12 meses repercutiendo los precios más altos a los consumidores, cuyas finanzas domésticas están en su mayoría en buena forma y que pueden encontrar tolerable una subida de precios del 5% para los bienes de consumo a medida que aumentan los salarios. Sin embargo, muchas empresas, especialmente las de sectores fragmentados con poca o ninguna diferenciación de productos, no podrán repercutir los costes más altos. En el entorno actual, los sectores de consumo básico e industrial parecen los más vulnerables al aumento de los costes de los insumos, dada la fuerte subida de las materias primas básicas, como los cereales y el azúcar o el acero y el cobre. Además, estos sectores suelen ser muy competitivos".

Foto: Foto: EFE/Biel Aliño.

No obstante, ya hay compañías que han decidido incrementar sus productos en los sectores de consumo básico. Por ejemplo, Nestlé pudo subir los precios más de un 4% gracias a su potente franquicia mundial de café, mientras que otras empresas del sector, como Unilever o Procter & Gamble, han tenido dificultades para subir el precio de sus productos.

Las gestoras están optando por ampliar su gama de productos ligados a las materias primas. La última, y esta misma semana, ha sido WisdomTree con el lanzamiento del WisdomTree Broad Commodities UCITS ETF, que busca replicar el Bloomberg Commodity Total Return Index. Nitesh Shah, su responsable de Análisis de Materias Primas en Europa, ha destacado que "las materias primas han sido históricamente una de las mejores coberturas contra la inflación, que es la mayor registrada en una década en Europa y EEUU y está impulsada por 'shocks' de oferta". De ahí que se haya producido un 'rally' en los mercados, agudizado por la sequía y los cuellos de botella en el transporte, que impactan directamente sobre los precios y las cestas de consumo. "No solamente estos son los fenómenos que están impulsando los precios. Un renacimiento de las infraestructuras combinado con la transición energética podría impulsar un superciclo en ciertas materias primas durante la próxima década", esgrime la experta de WisdomTree.

El redactor recomienda