Bancos, inventores, mucho 'tochero' y muy poca mujer: ¿Quiénes son los dueños del fútbol español?
  1. Empresas
Diverso mapa accional de los clubes

Bancos, inventores, mucho 'tochero' y muy poca mujer: ¿Quiénes son los dueños del fútbol español?

En la última década la inversión extranjera ha desembarcado en LaLiga por el mediterráneo, mientras que en la orilla atlántica el Dépor ha encontrado el flotador de Abanca. En Sevilla, 'pool' de familias en lucha

Foto: Los presidentes del F.C. Barcelona, Joan Laporta, y del Real Madrid, Florentino Pérez. (EFE/Fernando Alvarado)
Los presidentes del F.C. Barcelona, Joan Laporta, y del Real Madrid, Florentino Pérez. (EFE/Fernando Alvarado)

El mapa accionarial de los clubes del fútbol español es de lo más diverso. Dentro uno encuentra históricos empresarios regionales, grupos de familias -o 'pool' que se dice ahora- que alcanzan acuerdos para tener el control de un club y, desde hace una década, más de uno y más de dos inversores extranjeros, que vieron en LaLiga clubes atractivos en horas bajas. O lo que es igual, baratos de comprar. Y es que el equipo de fútbol de la ciudad es más que “once hombres dando golpecitos a una pelotita”. O si no, que se lo pregunten a Abanca, el banco gallego y, desde hace un año, el dueño del centenario y campeón RC Deportivo de La Coruña.

El equipo coruñés navega hoy por la Primera RFEF, entre fuerte oleaje sin encontrar el equilibrio en el balance. Sólo este año, el banco ha comprometido inyecciones de capital por valor de 47 millones para hacerse con el control de la entidad (77%). Una valoración por encima de lo que marcaba la realidad del mercado antes de la pandemia: un mínimo de 50 millones por clubes con al menos dos años consecutivos en Primera, y entre 5 millones y 15 millones de euros por apostar por un Segunda para llevarlo a la élite.

A menos de 200 kilómetros, el RC Celta disfruta de las mieles de Primera. En Vigo, el modelo de control de la entidad es radicalmente opuesto -y mucho más común-. Un empresario local que hizo fortuna en México dentro de la industria del transporte y comercialización de combustible, y que, a su vuelta, adquirió la entidad en 2006 por cerca de cuatro millones de euros. Diez años después, un grupo empresarial chino le ofreció más de 60 millones por su parte. Rechazó la propuesta.

Foto: EFE/Ana Escobar.

Más allá de Mouriño, la figura del presidente 'todocontrolador' ha ido menguando en esta primera parte de siglo. Marcharon los Lopera, Lendoiro, Sánchez Llibre y Condal. De los presidentes que vieron el cambio de las pesetas a los euros sentados en su sillón central del palco del estadio sólo restan dos: el empresario de la cerámica Fernando Roig (Villarreal CF) y José Fernández Nieto, 'Silvano', (SD Ponferradina), ligado a la minería de El Bierzo, si bien en este caso, el control está diluido entre varios accionistas. En Gijón, la presidencia del Real Sporting va en herencia dentro de la familia Fernández, que ahora ejerce Javier Fernández.

Otros mandatarios con mayorías absolutas en el accionariado en clubes de LaLiga son el constructor Ángel Torres (Getafe CF), el empresario canario que comenzó con la seguridad y ahora controla un gran grupo de 'facility services' Miguel Ángel Ramírez (UD Las Palmas), el empresario del frío industrial y la fontanería Tino Saqués (CD Lugo), el joven inversor inmobiliario Jonathan Praena (CF Fuenlabrada) o un caso curioso y único en LaLiga: el inventor Raúl Martín Presa, que hizo fortuna registrando patentes relacionadas con la publicidad y, desde hace una década, es propietario del histórico Rayo Vallecano. El año pasado su equipo ganó el 'play-off' de ascenso a Primera, en el que también tomo parte la UD Almería del jeque saudí Turki Al-Sheikh.

Merece la pena detenerse en este último dueño. Su llegada en 2019 supuso un 'shock' en el fútbol español, que había presenciado, cerca de allí, la insostenible situación provocada por el catarí Abdullah ben Nasser Al Thani en el Málaga CF. Hoy el club costasoleño tiene un administrador judicial. Sin embargo, Turki mantiene un compromiso con la entidad rojiblanca -amplió capital en 31 millones tras su llegada- que le está llevando, por ahora, disparado hacia LaLiga Santander bajo la atenta mirada de control económico, que tuvo que modificar algunas de sus normas para evitar un caso PSG a menor escala.

Una docena de clubes controlados por capital extranjero

El capital saudí no es el único que ha visto la oportunidad de hacer negocio dentro del fútbol español. En el Girona FC, el dueño del Manchester City, el grupo emiratí City Football Group, comparte propiedad desde 2017 con el hermano del entrenador 'citizen', Pere Guardiola, y el inversor boliviano Marcelo Claure, presidente ejecutivo de WeWork, gigante de las oficinas de espacios flexibles ('coworkings'), controlada por Softbank.

En el arco mediterráneo, el Elche CF lleva dos temporadas bajo el control del empresario argentino, vinculado a la intermediación de futbolistas, Christian Bragarnik. En 2017, el cub ilicitano estuvo cerca de pasar a manos del hólding británico-catarí Skyline. Pues bien, el grupo, controlado por la familia Kabchi, acabó comprando el Albacete Balompié, al que ahora intenta llevar de vuelta al fútbol profesional.

Foto: Reuters.

Desde Estados Unidos, dos nombres propios: Robert Sarver y David Blitzer. El primero, dueño de los Phoenix Suns de la NBA, es el mandamás en el RCD Mallorca desde hace un lustro, con notable éxito en lo deportivo y económico para bien del club balear. Por su parte, Blitzer controla el AD Alcorcón, que vive una situación compleja en lo bajo de la tabla de LaLiga SmartBank. Además del equipo alfarero, el empresario es copropietario del Crystal Palace de la Premier League, de los Philadelphia 76ers de la NBA y de los New Jersey Devils de la NHL.

Los otros dueños extranjeros del fútbol español son los multimillonarios asiáticos Peter Lim (Valencia CF) y Chen Yansheng (RCD Espanyol), a los que se suma el hólding chino DDMC (Granada CF); el exfutbolista Ronaldo Nazàrio (Real Valladolid), y uno de los hombres más ricos del planeta: el mexicano Carlos Slim, propietario del Real Oviedo.

Las guerrillas en Sevilla y los ‘raritos’ megaclubes sociales

Por último, caben destacar otros tres perfiles de clubes. En Sevilla, históricamente, sus dos grandes equipos están controlados por grupos de familias que acuerdan cómo y quién lleva la gestión de Real Betis y Sevilla FC. No siempre en paz.

En territorio bético, hay un consenso entre los empresarios Ángel Haro -presidente- y su socio José Miguel López Catalán con Manuel Castaño, la familia Galera y Joaquín Caro. En la acera de enfrente, la tensión florece en cada una de las últimas juntas generales del Sevilla. ¿El motivo? El intento de vuelta de José María Del Nido a la presidencia. Por ahora, las familias Castro y Del Nido -su hijo José María Del Nido Carrasco es vicepresidente del club- mantienen una alianza con las familias Alés Guijarro y Carrión y Gómez y Miñán. El hólding americano Sevillistas Unidos 2020, ha intentado hacerse con el control del club en los últimos años sin suerte.

En la SD Huesca, la Fundación Alcoraz tiene el control junto a la agencia de representación del afamado José Antonio Martín 'Petón' (Bahía TyC); y en la capital aragonesa, el expresidente de Telefónica, César Alierta, salió hace dos años al rescate del Real Zaragoza.

Foto: El entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti. (EFE/Javier Lizón)

En Euskadi, Real Sociedad y SD Eibar -uno de los dos clubes con presidenta (Amaia Gorostiza), junto al CD Leganés de Victoria Pavón y su marido Felipe Moreno- tienen muy diluidos sus accionariados con nadie superando el 3% y el 5%, respectivamente, mientras que, en Gasteiz, el Deportivo Alavés fue rescatado -y llevado de vuelta a Primera División- por Josean Querejeta, santo y seña del Baskonia de ACB. Tras la compra, creó el Grupo Baskonia-Alavés.

Un club que ha modificado su perfil de accionariado es el Atlético de Madrid. Bajo control de la familia Gil y el producto de cine Enrique Cerezo desde hace décadas, la última crisis de los 2000 trajo consigo la llegada de capital extranjero: destaca el grupo chino Wanda -title sponsor del Metropolitano- y del fondo israelí Quantum Pacific Group. Este año, sin embargo, otra firma, Ares Management, ha entrado con una inyección de 120 millones para aplacar el golpe de la covid.

Por último, los tres clásicos y el oasis navarro. Real Madrid, FC Barcelona y Athletic Club nunca han descendido de Primera División, siendo siempre clubes sociales. Sin embargo, la metamorfosis del fútbol les está abocando a una situación incongruente: todos los socios son parte, pero muy pocos pueden ser presidentes por culpa de los avales y un negocio de cientos de millones. Florentino Pérez y Joan Laporta, sin necesidad de ser presentados, suman fuerzas con sus homólogos norteños, el cocinero Aitor Elizegi (Athletic Club) -que dejará Ibaigane en 2022- y el empresario navarro Luis Sabalza (CA Osasuna), para subsistir como los 'raritos' del fútbol español con un modelo de gobernanza inexistente ya en el resto de grandes ligas europeas.

Cotizalia Sports
El redactor recomienda