El Gobierno prorroga el blindaje antiopas para proteger a Telefónica
  1. Empresas
HASTA 2023

El Gobierno prorroga el blindaje antiopas para proteger a Telefónica

Pedro Sánchez ha alargado un año más el real decreto que obliga a un inversor a obtener la autorización formal para tomar el control de una compañía estratégica

Foto: Logo de Telefónica. (Reuters/Sergio Pérez)
Logo de Telefónica. (Reuters/Sergio Pérez)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La oferta pública de adquisición lanzada por KKR sobre Telecom Italia por 10.800 millones de euros provocó este lunes una fuerte subida de la cotización de Telefónica en bolsa, la mayor desde el pasado 13 de enero. Una revalorización similar a la inquietud provocada en el consejo de administración de la operadora y en el Gobierno por el temor a que un fondo de capital riesgo se aproveche de la baja capitalización de una compañía considerada estratégica para tomar su control. Una preocupación que se extiende a otras empresas del Ibex, como Repsol o Banco Santander.

Para evitar este riesgo, este martes el Ejecutivo dirigido por Pedro Sánchez ha ampliado por doce meses el real decreto aprobado en marzo de 2020 para proteger a las multinacionales españolas afectadas por los efectos del covid-19 de los excedentes de liquidez de los fondos de ‘private equity’. Por tanto, el Gobierno ha alargado por segunda vez esta medida, conocida como 'escudo antiopa', que impide a cualquier inversor tomar más de un 10% del capital de una compañía calificada como esencial sin la autorización de Moncloa. La definición afecta a sociedades cotizadas en España o a sociedades no cotizadas, si la inversión es superior a 500 millones de euros.

Foto: Foto: EC.

Hasta la fecha, el Consejo de Ministros ha aprobado las opas lanzadas por KKR, Cinven y Providence por MásMóvil, por 5.000 millones de euros, y la parcial del fondo australiano IFM por Naturgy por una cantidad similar, rebajada posteriormente a la mitad por su baja aceptación. El Ejecutivo también ha dado su visto bueno a otras operaciones de menor calado, también con los ‘private equity’ como protagonistas, y ahora tiene que pronunciarse sobre el interés de Vivendi por hacerse con el 30% de Prisa.

Pero la preocupación más relevante ha sido Telefónica, que gracias a la apreciación de este martes capitaliza 23.700 millones, muy lejos, no obstante, de los 100.000 millones que llegó a valer antes del estallido de la crisis de 2008. La cotización de la operadora dirigida por José María Álvarez-Pallete ha pasado de cambiarse a 30 euros por acción en los máximos de la burbuja 'puntocom' a apenas tres hasta hace unos meses y a los cuatro euros a los que se mueve ahora tras el impacto de la operación sobre Telecom Italia por parte de KKR.

Por la compañía española ya se interesó a finales de 2018 Elliot, un fondo oportunista que trata de aprovecharse de situaciones de debilidad en bolsa para tomar una participación y exigir cambios drásticos en la gestión. Telefónica consiguió evitar la entrada de Elliot hace ahora tres años, cuando aún cotizaba cerca de los siete euros por acción, con la ayuda incluso del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), que suele informar a las altas instancias del Estado de cualquier movimiento que pueda influir en compañías que son esenciales para el Gobierno. Un papel que se puso de manifiesto durante los peores momentos de la pandemia, en los que la red de la teleco permitió que millones de españoles pudiesen teletrabajar desde casa sin que se cayera el servicio y, por tanto, la actividad económica.

Foto: Foto: Reuters.

Desde el Ministerio de Economía indicaron a El Confidencial que la ampliación del Real Decreto 8/2020 estaba encima de la mesa y así ha sido al adoptar la prórroga un año más. En este aspecto, agregaron que tendría todo el sentido del mundo, ya que la Comisión Europea ha autorizado alargar hasta esa fecha el fondo de ayuda vehiculado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) por hasta 10.000 millones de euros.

Desde Telefónica desconocían la decisión que adoptaría el Ejecutivo y agregaron que, con real decreto o no, cualquier operación de control debería tener el conocimiento de Moncloa. Pero otras fuentes agregaron que una cosa es el conocimiento y otra obtener el plácet obligado del Gobierno. Las mismas fuentes indicaron que la buena sintonía entre Pallete y Sánchez allana la protección del capital de Telefónica de cualquier fondo oportunista que quiera beneficiarse de una situación sobrevenida por un elemento extraordinario, como el covid-19.

La situación de Telefónica se puede aplicar a Repsol, que no está ni en el 'top 10' del Ibex 35, o al Banco Santander, que vale apenas una cuarta parte de lo que capitalizaba antes de la crisis financiera de 2008. Sobre todo porque ni la petrolera ni la entidad financiera tienen accionistas de referencia que sean propietarios, como sí pasa en Telefónica con BBVA y CaixaBank, de una participación de al menos el 10%.

La oferta pública de adquisición lanzada por KKR sobre Telecom Italia por 10.800 millones de euros provocó este lunes una fuerte subida de la cotización de Telefónica en bolsa, la mayor desde el pasado 13 de enero. Una revalorización similar a la inquietud provocada en el consejo de administración de la operadora y en el Gobierno por el temor a que un fondo de capital riesgo se aproveche de la baja capitalización de una compañía considerada estratégica para tomar su control. Una preocupación que se extiende a otras empresas del Ibex, como Repsol o Banco Santander.

KKR Pedro Sánchez Naturgy José María Álvarez Pallete
El redactor recomienda