Los bancos españoles esquivan la mayor parte del golpe de Basilea III
  1. Empresas
NUEVA DIRECTIVA

Los bancos españoles esquivan la mayor parte del golpe de Basilea III

Santander y BBVA verán amortiguados los mayores impactos previstos en la nueva normativa europea, que entrará en vigor más tarde de lo previsto

Foto: Ana Botín, presidenta de Santander, y Carlos Torres, presidente de BBVA. (EFE)
Ana Botín, presidenta de Santander, y Carlos Torres, presidente de BBVA. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Alivio en los despachos de los bancos españoles. Bruselas anunció este miércoles una reforma en profundidad de las normas bancarias europeas, de la que las entidades españolas saldrán, 'a priori', beneficiadas. Tanto Santander como BBVA calculan que esquivarán el mayor impacto de la nueva directiva europea, que ha sido suavizada frente a lo que otros bancos más afectados —franceses y alemanes— temían.

"No hemos visto todavía la legislación definitiva. No hemos visto el borrador que se filtró hace unos días con un multiplicador de pérdidas internas (ILM) igual a 1; si se confirma y el tratamiento de las participaciones accionariales y otros cambios pequeños, el impacto para Santander va a ser muy pequeño", expuso José Antonio Álvarez, consejero delegado de Santander, ante los inversores.

En los mismos términos se expresó hace unos meses el CEO de BBVA, Onur Genç: "Sobre Basilea IV, la respuesta es que vamos a ser uno de los buenos, porque como saben (...), tenemos la mejor densidad de riesgo que existe, por lo que no nos veremos afectados por el impacto clave de Basilea IV, que es el 'output floor".

Foto: Las banderas delante de la sede de la Comisión Europea. (Reuters)

La negociación de esta normativa ha sido de gran impacto en Europa, sobre todo en Francia, donde incluso se implicó personalmente su presidente, Emmanuel Macron. Las entidades de este país y, principalmente, las alemanas temían el golpe que puede implicarles el 'output floor', un suelo con el que Bruselas y el Banco Central Europeo (BCE) quieren acabar con las exenciones que tienen los bancos a la hora de medir sus riesgos.

El 'lobby' de Botín

El eje franco-alemán ha conseguido que Bruselas dé más tiempo a los bancos europeos para adaptarse a esta norma, que no empezará a aplicarse hasta 2025, y lo hará de forma progresiva en los siguientes años. La Federación Bancaria Europea (EBF, por sus siglas en inglés), que preside Ana Botín, aplaudió este miércoles los cambios introducidos por la Comisión Europea (CE), y lanzó un mensaje adicional: "Si bien la propuesta presenta varios aspectos previamente identificados por la federación y proporciona una base para un debate adicional, deben adoptarse soluciones permanentes para mantener las ratios de capital actual de los bancos sin reducir su capacidad para financiar la recuperación económica y para financiar la transformación digital y la transición sostenible".

Bruselas explica en su directiva, parte de cuyos detalles adelantó este medio, que supondrá 'apenas' 27.000 millones de euros a los mayores bancos europeos, frente a los 1,4 billones de capital que tienen los 100 mayores bancos y los 100.000 millones que ganaron en 2019. Aun así, la EBF no se fía: "[Esta cifra] No refleja la cantidad de capital que la mayoría de los bancos europeos tendrán que reunir para mantener el coeficiente de capital corriente del 15%. Preservar tal nivel de activos financieros ha demostrado ser crucial para mantener a flote los hogares y las empresas durante una crisis sin precedentes como la del covid-19".

placeholder El consejero delegado de BBVA, Onur Genç. (EFE)
El consejero delegado de BBVA, Onur Genç. (EFE)

Al margen de este potencial impacto, lo que más preocupaba a las entidades españolas es otro de los epígrafes de la directiva europea: los métodos de medición avanzada (AMA). Este es un nuevo colchón de capital que Bruselas va a imponer para cubrir el riesgo operacional, por faltas de conducta o por controles inadecuados. Los legisladores quieren evitar que sustos como las demandas de clientes o las multas puedan poner en peligro la estabilidad de una entidad.

Por ello, decidieron que las entidades tengan que calcular su factura de los últimos 10 años por estos hechos imprevistos y refuercen su solvencia de acuerdo a ello. La amenaza para los bancos españoles era que Bruselas había estudiado aplicar un multiplicador, de forma que el impacto se hubiera visto disparado. Finalmente, como explica el CEO de Santander, se ha quedado en un multiplicador de una vez. Otra alegría más para los bancos españoles en frente, aunque hay muchos más en Bruselas y Fráncfort.

Alivio en los despachos de los bancos españoles. Bruselas anunció este miércoles una reforma en profundidad de las normas bancarias europeas, de la que las entidades españolas saldrán, 'a priori', beneficiadas. Tanto Santander como BBVA calculan que esquivarán el mayor impacto de la nueva directiva europea, que ha sido suavizada frente a lo que otros bancos más afectados —franceses y alemanes— temían.

Comisión Europea Banco Central Europeo (BCE) Banca
El redactor recomienda