La UE estudia medidas que suavizarán el colchón anticrisis de Santander
  1. Empresas
REFORMA DE DIRECTIVA

La UE estudia medidas que suavizarán el colchón anticrisis de Santander

La Comisión Europea ultima cambios en la directiva de resolución que permitirían al grupo español activar nuevas deducciones en sus colchones anticrisis, que ascienden a más de 100.000 millones

Foto: Ana Botín, presidenta de Banco Santander. (EFE)
Ana Botín, presidenta de Banco Santander. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

No todo son malas noticias para la banca española. Al margen del nuevo recargo de capital que prepara Bruselas con los borradores que presentará este miércoles, la Comisión Europea (CE) también estudia otros cambios que podrían beneficiar a Banco Santander, según fuentes comunitarias y bancarias consultadas por este medio.

Bruselas ha aprovechado esta ofensiva regulatoria para modificar la directiva de resolución, la 2014/59/EU. Esta norma estableció, entre otras cosas, los colchones de capital que los grandes grupos europeos tienen que reunir para hacer frente a potenciales rescates, sin necesidad de ayudas públicas. Según las fuentes consultadas, esta directiva de 2014 tenía partes de su redacción que perjudican a las grandes entidades presentes en diversos países, como Santander, algo que querría corregirse ahora.

Foto: Christine Lagarde y Luis de Guindos, presidenta y vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE). (Reuters)

Dichas fuentes añaden que actualmente "hay problemas para que se reconozcan los ajustes a la deducción establecidos en el acuerdo internacional" del TLAC —colchón anticrisis para los grupos internacionales—. Estas multinacionales hacen frente a exigencias en todos los países donde están, y deducen del total los conceptos repetidos, para no equivocarse. Sin embargo, según estas fuentes, estas deducciones se estaban aplicando mal en países extracomunitarios.

Para Santander, este es un tema importante, ya que las exigencias en su caso le hacen acumular más de 100.000 millones en capital y deuda computable, con los costes financieros que ello implica. Cualquier alivio de esta carga supondría un ahorro de costes en sus márgenes. Las propuestas que haga la Comisión Europea deben recibir también el apoyo de la Eurocámara y de los ministros de Finanzas de los Veintisiete, por lo que la idea original de Bruselas sufrirá modificaciones.

placeholder Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), del BCE. (BCE)
Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), del BCE. (BCE)

Esta reforma de Bruselas aplicaría inicialmente tan solo a Santander y no a BBVA, ya que entre las exigencias que marca el borrador de la directiva está que los bancos sean considerados sistémicos internacionalmente y tener un sistema de supervisión en el que cada filial sea relativamente independiente —'multiple point of entry' (MPE)—.

Parte de la confusión regulatoria surge de que las mayores entidades internacionales tienen que hacer frente a dos colchones anticrisis, que en gran parte se entremezclan: el TLAC, que miran muchos inversores de fuera de la UE, y el MREL, que es el que vigila la Junta Única de Resolución (JUR).

Más de 100.000 millones

Las últimas cuentas de Santander reflejan que el grupo tenía en junio 120.860 millones en activos computables para el TLAC, que después de deducciones se quedaban en 72.102 millones, un 25,2% de sus activos ponderados por riesgo (APR). Este nivel implica casi 13 puntos porcentuales más que la tasa de capital que es exigible desde el punto de vista supervisor —CET1—. En el caso del requerimiento europeo, MREL, Santander tenía a finales de 2019 109.000 millones en capital y deuda computable.

Junto a ello, el objetivo de la reforma de esta directiva es que, "en caso de resolución, cada entidad de resolución y grupo perteneciente a esas entidades sistémicas puedan seguir desempeñando funciones críticas sin riesgo de contagio. Las enmiendas propuestas no alterarían la arquitectura general del marco, pero garantizarían la aplicación adecuada de TLAC y MREL", expone el borrador, según las fuentes consultadas.

No todo son malas noticias para la banca española. Al margen del nuevo recargo de capital que prepara Bruselas con los borradores que presentará este miércoles, la Comisión Europea (CE) también estudia otros cambios que podrían beneficiar a Banco Santander, según fuentes comunitarias y bancarias consultadas por este medio.

FROB Comisión Europea
El redactor recomienda